Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

¿A quién le importa el medio ambiente?

Con Trump al frente de Estados Unidos, la ecología dejó de ser una prioridad en la agenda, lo que amenaza con transformar el escenario global de la política ambientall

SEGUIR
PARA LA NACION
Domingo 14 de mayo de 2017
Ilustración: María Elina Méndez
Ilustración: María Elina Méndez.
0

¿Quién puede preocuparse por un río envenenado, la progresiva desertización o la pérdida de biodiversidad en medio de bombardeos o de alarmas nucleares? Nadie piensa en sus bisnietos cuando sus hijos corren peligro.

Entre tantas consecuencias de las medidas tomadas por Donald Trump en sus primeros cien días como presidente de Estados Unidos, luce en primer plano una ausencia: el interés por el ambiente. No sólo por el desfinanciamiento de áreas clave, como la propuesta de reducción del presupuesto de la Agencia de Protección Ambiental (EPA) en un 31%, sino también por colocar en sitios importantes a funcionarios con dudoso pasado privado en la materia, como el ex CEO de la petrolera Exxon Mobil, Rex Tillerson, a cargo de la Secretaría de Estado y el negacionista del cambio climático Scott Pruitt al frente de la misma EPA. Pero quizás lo más significativo sea que el cuidado de los recursos naturales esté fuera de agenda. Con guerras comerciales, bombazos por doquier, peligros atómicos (Corea del Norte, Pakistán y el seguramente mítico botón rojo de la propia Casa Blanca) entre otras inestabilidades, pensar en el mediano plazo y la sustentabilidad parecería imposible.

Como el futuro no elimina el pasado pero sí la lente con la que puede mirárselo, a la luz de las primeras medidas de Trump, Barack Obama aparece como un campeón del ambientalismo. En los seis años que van de 2009 a 2015, el 80% de su período de gobierno, Obama pasó del sonoro fracaso de la cumbre de Copenhague al éxito del Acuerdo de París, en el que se decidió, bajo el paraguas de la ONU, que cada país redujera lo que pudiera sus emisiones de gases contaminantes para que la temperatura del planeta no subiera más de 2ºC promedio hacia fin de siglo. Si bien Obama no fue todo lo "verde" que el movimiento ecológico esperaba, generó una serie de medidas importantes dentro del país, en el plano bilateral (en coalición con la China de Xi Jinping) y multilateral (la ONU accedió a modificar el método pre-Kioto de medición de emisiones de gases contaminantes para que Estados Unidos pudiera entrar).

Para Mariano Turzi, doctorado por la Universidad Johns Hopkins y autor de Todo lo que necesitás saber sobre el (des)orden mundial (Paidós), se profundiza una tendencia de Estados Unidos en contra de temas globales, como el cambio climático. "Cuando uno piensa en la falta de apoyo de los republicanos al Protocolo de Kioto (1999) vemos ahí una tendencia de largo plazo. En relación específicamente con la ecología, Trump tiene una doble situación: por un lado el negacionismo y por el otro la desaparición del tema de la agenda interna de Estados Unidos", dice. Turzi, que es también profesor en la Universidad Torcuato Di Tella, añade que "es muy probable que nunca se den las reuniones de funcionarios de ambiente de China y Estados Unidos como durante el gobierno de Obama. Trump no se pone del lado de la sociedad civil que busca más energías limpias y renovables, sino del minero abandonado por Washington".

"No sólo la ecología está fuera de agenda sino que también se está deshaciendo la agenda de Obama sobre el tema. En cien días las decisiones tomadas dan idea de que se está desmantelando el gran avance que había tenido Estados Unidos respecto de temas ecológicos globales durante los años de Obama", coincide Paula Lugones, periodista y autora del reciente libro Los Estados Unidos de Trump (Ariel).

El presidente actual, además de defensor del regreso a energías sucias como el carbón y el petróleo en detrimento de las energías limpias y renovables, dio vía libre para dos oleoductos muy peligrosos y tiene en carpeta más eliminaciones de regulaciones a la industria. "Ahora, las empresas carboníferas o mineras no tienen la obligación de suministrar los niveles de metano y otros contaminantes que expulsan a la atmósfera. Con las regulaciones de Obama tenían la obligación de darlos periódicamente", agrega Lugones, corresponsal del diario Clarín en Washington.

Ma non troppo

Sin embargo, los ambientalistas no se rinden. Qué va a pasar respecto del Acuerdo de París contra el cambio climático es una de las grandes preguntas. Si bien durante la campaña Trump se mantuvo fuerte en contra de la mismísima existencia del cambio climático (para qué luchar contra algo que es un invento chino), luego se mostró moderado, algo inédito para él.

"Hay mucha especulación sobre qué va a pasar con el Acuerdo de París", dice Amanda Starbuck, directora de campañas de Greenpeace Argentina. "Su equipo de asesores dice que va a tomar una decisión el 29 de mayo, pero sabemos que es un equipo que está dividido. Por un lado, su hija Ivanka, que parece muy influyente en su círculo íntimo, estuvo en París y le interesa el Acuerdo, pero está claro que Pruitt piensa lo contrario", dice la británica.

Starbuck, que dejó su cargo en la californiana Rainforest Action Network para vivir en Sudamérica, cree que todos los cambios propuestos por el presidente republicano "son un sabotaje a las acciones climáticas", pero advierte que ese intento va a fallar. "Todos los países actúan y saben lo caro que es no actuar. China, la India y la Unión Europa han reafirmado su compromiso. El G-7 confirmó que el clima es una absoluta prioridad. No importa qué haga Trump o lo que él crea; él no es la única voz. California, que es una de las más grandes economías del mundo, trabaja a favor. Y también los empresarios que saben que el 71% de las personas en Estados Unidos piensan que hay que actuar. Por más que la agenda de Trump sea la contaminación de carbono y el aislacionismo, seguimos hablando de una prioridad global."

Dentro del movimiento ambiental hay diversas posiciones sobre si conviene o no que Estados Unidos permanezca en el Acuerdo, porque tampoco es bueno que se quede a cualquier precio. "Hay dos posturas -dice Enrique Maurtua, director de cambio climático de la Fundación Ambiente y Recursos Naturales (FARN)-. Algunos creen que es bueno que Estados Unidos se quede para no perder la fe en el multilateralismo. Pero otros temen que se quede y no sea constructivo: en la ONU las negociaciones son por consenso. Se puede quedar y decir que no está de acuerdo con nada y patear el tablero todo el tiempo. O unirse a Arabia Saudita, Venezuela y Rusia, que pueden escudarse detrás de Estados Unidos. Si sale del Acuerdo va a ser un golpe, la inercia de París se va a ver disminuida, pero algunos estarían felices por eliminar este riesgo. Si Estados Unidos va a bloquear, mejor que se vaya." En la reunión de este fin de año en Bonn (Alemania, COP23), Estados Unidos va a participar porque legalmente no le alcanza el tiempo para irse por más que repudie el Acuerdo. La otra opción, extrema, es que no sólo se salga del Acuerdo de París sino incluso de la misma Convención de Cambio Climático de la ONU. No es un escenario factible, pero tampoco se puede descartar.

La trama es tan intrincada que Trump no termina de tomar la decisión y hasta hay sectores de la industria -como megapetroleras- y aliados a ella -como Tillerson-, que prefieren por razones comerciales permanecer en la lucha oficial contra el cambio climático, dado que cambiar el modo en que produce el mundo su energía y sus productos también es un negocio fabuloso (la semana pasada, una solicitada a página completa en The New York Times, firmada por 200 grandes empresas, pidió a Trump no abandonar el Acuerdo de París). Incluso desde el punto de vista que parece ser el que privilegia Trump, el del trabajo para los trabajadores norteamericanos, no parece sensato olvidarse de un plumazo de las energías renovables. "Sólo la energía solar dio más empleo el año pasado que todas las tradicionales combinadas", apunta Maurtua. Lo dice un informe del propio Departamento de Energía de Estados Unidos: son 374.000 empleos solares versus 187.00 de las energías fósiles.

Tampoco desde el Sierra Club, organización ambientalista norteamericana fundada en 1892, creen que estemos al borde del fin de la agenda ecológica global en la era de Trump. "¡Desde luego que no!", se escandaliza Steve Herz, abogado de la ONG. "Desde que fue electo Trump otros 30 países ratificaron el Acuerdo de París y muchos otros han confirmado su compromiso con las metas de reducción de contaminantes, más allá de lo que haga Trump. Y ningún país ha dicho que seguirá a Estados Unidos si se va del Acuerdo. París es fuerte", remarcó.

¿Y la guerra como factor que deja todo en segundo plano? Starbuck también lo relativiza: "Estados Unidos siempre estuvo en actividades bélicas en diferentes lugares del mundo. El cambio climático tiene muchas maneras de impactar en el mundo, pero una de las consecuencias es un aumento en el número de migrantes. Mi miedo es que fallar en el manejo del cambio climático genere más conflictos humanitarios y más inestabilidad en ciertos lugares del mundo". Maurtua matiza: "En la época de Bush, durante la guerra contra Irak después de las Torres Gemelas y hasta 2008, Estados Unidos fue un país difícil para las negociaciones. Pero da la sensación de que este escenario es más tenso aún. El tema es que todo lo negativo que haga Estados Unidos va a generar frenos".

Lo paradójico es que el liderazgo en materia ambiental ahora lo tiene China, poco sujeta a los vaivenes de las democracias occidentales y con un historial de gran contaminador. Hace un tiempo, el país oriental decidió poner proa hacia las energías renovables, impulsado por razones estratégicas y por los desastres ambientales que literalmente matan a su población. Con China al mando, los amigos de las teorías conspirativas, irónicamente, quizás tengan un argumento en su favor.

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas