Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Qué dice la carta que dejó antes de suicidarse el padrastro y presunto asesino de Florencia Di Marco

Fue encontrada en la celda del hombre, que ayer apareció ahorcado

Jueves 11 de mayo de 2017 • 18:39

El sospechoso de haber violado y asesinado a su hijastra Florencia Di Marco, de 12 años, quien apareció muerto ayer dentro de su celda en una cárcel de San Luis, dejó una carta a la madre de la niña en la que dice que la chica "se suicidó en su habitación" y que, ante el temor de que pudieran acusarlo a él, se drogó, se emborrachó y decidió arrojar el cuerpo debajo de un puente.

El juez Penal 1 de San Luis, Sebastián Cadelago Filippi, quien investiga la muerte de Lucas Matías Gómez, de 32 años, en el penal de Pampa de las Salinas, unos 210 kilómetros al norte de San Luis, aseguró que el preso dejó tres cartas de despedida: una destinada a sus hijos, otra a su madre, y la restante a su esposa y madre de Florencia, la también detenida Carina Di Marco, de 32 años.

"En la carta que le dejó a su esposa, dijo que no había matado a Florencia, sino que se había suicidado en su habitación. Que él entró en un estado de desesperación porque pensó que le iban a echar la culpa a él, que entonces entró a tomar y a drogarse y después tomó la determinación de arrojarla donde finalmente la encontraron", relató el magistrado.

Además, el juez Cadelago Filipi aseguró que está investigando al personal penitenciario por la muerte del detenido, quien apareció colgado del cuello con un cordón de su pantalón de joggin que ató a un cable que salía de una pared.

"Todo da a entender que se trata de un suicidio, porque no presentaba ningún tipo de lesiones", dijo el juez, quien agregó que llamará "a declarar a todo el personal penitenciario, sobre todo a quienes tenían el cuidado del preso".

Según el magistrado, Gómez se hallaba alojado solo en un pabellón que tiene espacio para seis detenidos, pero que estaba aislado del resto de la población carcelaria por cuestiones de seguridad "ante posibles agresiones de otros internos".

Los investigadores determinaron que ayer Gómez almorzó y luego se retiró a su celda ubicada en el pabellón D, donde fue encontrado muerto después de las 18, cuando el personal se dispuso a efectuar un habitual recuento de internos.

Todos los penitenciarios que estaban de turno cuando ocurrió el supuesto suicidio declararon hoy en la Unidad Regional de San Francisco del Monte de Oro, a 130 kilómetros de San Luis, a pedido del juez Cadelago Filipi.

Por su parte, el director del Servicio Penitenciario, Hugo Scarzo, ratificó a Télam que además de los requerimientos judiciales y policiales, se inició una investigación administrativa interna para determinar las responsabilidades del personal que estaba trabajando cuando Gómez apareció muerto.

"Todo indicaría que estamos ante la presencia de un caso de suicidio, pero eso lo determinará oportunamente la Justicia, y por esa razón es que decidí abrir una instancia administrativa de investigación interna para determinar la conducta de todos los guardiacárceles de turno, que tenían como una de sus misiones vigilar atentamente al detenido", dijo.

El lunes último, Gómez había sido trasladado a la ciudad de San Luis donde, en la sede de Laboratorios Puntanos, se le realizó un análisis de ADN para comparar su patrón genético con el de los restos de semen encontrados en el cadáver de Florencia.

Gómez estaba detenido desde el 27 de marzo, acusado del crimen de Florencia, hija de su pareja, cuyo cadáver fue encontrado el 23 de marzo debajo de un puente en la localidad de Saladillo, a 55 kilómetros de la capital puntana.

La jueza de la causa, Virginia Palacios, dispuso entonces procesarlo y dictarle la prisión preventiva acusándolo de "abuso sexual con acceso carnal, doblemente agravado" y "homicidio agravado criminis causa, por perpetrarse con alevosía y mediar circunstancias de violencia de género" .

La jueza Palacios también decidió detener y procesar a la madre de la niña asesinada, ya que consideró tener las suficientes evidencias que demostraban que la mujer "conocía que la niña era abusada por su pareja", según lo manifestó en el momento de tomar la medida.

Carina Di Marco quedó acusada de "abuso sexual con acceso carnal agravado, por su calidad de progenitora, respecto de la víctima, por su condición de guardadora y por mediar la condición de convivencia preexistente" y consideró la magistrada que era "partícipe necesaria de los abusos que sufría Florencia desde mucho tiempo atrás por parte de Gómez".

El padre del ahora fallecido Gómez, que era oriundo de San Martín, Mendoza, también decidió suicidarse años atrás.

Agencia DyN.

Te puede interesar