Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Empezó una nueva era en la FIFA, sin rastros de Blatter y Grondona

El Congreso que finalizó ayer en Bahréin mostró un organigrama distinto al de otros tiempos; Infantino cambia nombres y formas

Viernes 12 de mayo de 2017
La alianza creada por Gianni Infantino, presidente de la FIFA; y Diego Maradona
La alianza creada por Gianni Infantino, presidente de la FIFA; y Diego Maradona. Foto: Reuters
0

Gianni Infantino lleva poco más de un año como presidente de la FIFA . En este tiempo, el ítalo-suizo se encargó de liquidar cualquier rastro de su antecesor en el cargo, Joseph Blatter, y su canciller, el argentino Julio Humberto Grondona. En la nueva FIFA aumenta la cantidad de sudamericanos y europeos del Este. Suizos y alemanes ya no lo controlan todo.

El Congreso de la FIFA que finalizó ayer en Bahrein mostró un organigrama muy distinto al que gobernaba la multinacional del fútbol hace apenas dos años. No están ni Blatter ni su ex mano derecha, el francés Jerome Valcke. Tampoco Michel Platini. Ni el mismísimo Issa Hayatou, el eterno presidente de la Confederación Africana que perdió las elecciones de su continente este año. La reforma de nombres incluye a otros de alto perfil, como la australiana Moya Dodd, quien aspiraba a un puesto en el Consejo de la FIFA y perdió la elección contra la ignota Mahfuza Ahkter, de Bangladesh. Tampoco permanece el ruso Vitaly Mutko, a quien la FIFA no le permitió presentarse a la reelección en el Consejo por un evidente conflicto de intereses: ocupa un cargo con amplios poderes en el gobierno de Vladimir Putin, algo que el estatuto reformado de la FIFA prohíbe.

En el cuadro jerárquico faltan todos los miembros independientes que la FIFA contrató para lavar su imagen cuando la gestión de Blatter comenzaba a empantanarse. Fue en el Congreso celebrado en la Isla de Mauricio, en 2013, cuando la entidad creó un doble comando para el Tribunal de Ética, y puso al frente a un alemán (Hans-Joachim Eckert) y a un suizo (Cornel Borbely). El mandato de ambos, responsables de la suspensión de Blatter, Platini, Valcke y otros 70 ejecutivos del fútbol mundial, vencía este mes. El Consejo, a sugerencia de Infantino, resolvió su recambio. Suiza y Alemania mutaron en Colombia y Grecia. De allí son la abogada María Claudia Rojas (flamante presidenta de la Cámara de Investigaciones) y Vassilios Skouris (nuevo presidente de la Cámara de Resoluciones). Eckert y Borbely reaccionaron con fuerza ante la novedad del despido. Se enteraron de su remoción al aterrizar en Manama, la capital bahreiní. Y convocaron a una conferencia de prensa que sonó apocalíptica para el futuro de la FIFA: "Varios cientos de casos todavía están abiertos. Tenemos muchas investigaciones en curso", dijo Borbely durante el encuentro con los medios realizado en el hotel Al Raya Suites. "Los investigadores y jueces con más experiencia ya no están", agregó Borbely. Según los dos funcionarios despedidos, la transición entre los viejos y los nuevos directivos podría llegar a tomar hasta dos años.

"Le tienen que preguntar a Infantino por qué hizo esto", dijo a la prensa Reinhard Grindel, presidente de la Federación de Alemania. Y agregó: "Un día antes de la decisión fui a la oficina de la Secretaria General (la senegalesa Fatma Samoura) y pregunté si era cierto que ambos serían desplazados. Me dijeron que no, y que no había ninguna información". A las salidas de Borbely y Eckert se le suma la del portugués Miguel Poaires Maduro. Este abogado era el responsable de realizar las pruebas de integridad a quienes se postulaban para ocupar un sillón en el Consejo de la FIFA. Formaba parte del Comité de Gobernanza y será reemplazado por un abogado de otro país emergente: el indio Justice Mukul Mugdal.

Maduro criticó a la FIFA en declaraciones a Diario de Noticias, un periódico de su país: "Me presionaron más en este cargo que cuando estuve en el gobierno (portugués). Si el ejercicio de este cargo causa tantos problemas a ciertas confederaciones, es mejor no estar allá. No sé si las confederaciones están preparadas para tener un alto nivel de independencia". Las últimas dos "víctimas" de Maduro habían sido el ruso Mutko y el jeque kuwaití Ahmad al-Sabah, uno de los lobbistas más influyentes del deporte mundial, y uno de los responsables de la elección del alemán Thomas Bach como presidente del Comité Olímpico Internacional en 2013. Al-Sabah debió renunciar a los cargos que ocupaba en la FIFA luego de ser incluido como co-conspirador en la confesión de un dirigente de Guam, quien admitió haber recibido un millón de dólares para votar a determinado candidato a presidente de la organización.

Además de maquillar nombres y limpiarse de todo rastro que remita al pasado blatterista, la FIFA también cambió las formas. Sus ejecutivos ya no van al exclusivísimo Baur Au Lac, de Zurich, sino que optan por hoteles bastante más baratos cada vez que vuelan a esa ciudad suiza. Y, a partir de ahora, las federaciones nacionales reciben pasajes en clase turista -antes era en ejecutiva-. Lo único que no cambia es el viático: por ir al Congreso de Bahrein cada delegado (puede haber hasta tres por país) cobró 1000 dólares por dos días de trabajo. Porque pertenecer sigue teniendo sus privilegios.

El presidente de la FIFA y un encendido discurso

Como se esperaba, los delegados de los 211 países que integran la FIFA apoyaron todos los pedidos del Consejo, esa mesa chica de directivos que reemplazó al viejo comité ejecutivo. Gianni Infantino dio un discurso y, por unos instantes, se pareció al polémico Donald Trump, presidente de los Estados Unidos. "Manchar a la FIFA se transformó en un deporte en ciertos países", dijo, y habló de las "noticias falsas" en relación con los reportes con información calificada que suelen aparecer en la prensa europea. Además, realizó un llamamiento a los delegados: "Si alguno de ustedes piensa que se puede enriquecer con el fútbol, váyase ahora". La actitud del presidente no le gustó demasiado al príncipe jordano Ali bin Al-Hussein, quien perdió las elecciones con Infantino: "La mayoría de este congreso depende absolutamente de la FIFA, por lo que es muy difícil oponerse a un presidente", señaló Al-Hussein, citado por la agencia Bloomberg.

En esta nota:
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas