Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Macron presenta una lista parlamentaria ecléctica

Busca la renovación de cara a los comicios legislativos

SEGUIR
LA NACION
Viernes 12 de mayo de 2017
Foto: Archivo

PARÍS.- El más joven tiene 24 años, el mayor, 72. Estricta paridad entre hombres y mujeres, casi 20 años menos de edad promedio que en la asamblea anterior y más de la mitad procedentes de la sociedad civil. Los 428 candidatos a diputados presentados ayer por el partido de Emmanuel Macron respetan el principio de "renovación" prometida por el presidente electo de Francia durante la campaña. Dos elementos complican el prototipo: una escasa representación de la derecha y el enojo de ciertos aliados.

En política, una virtud esencial es el equilibrismo. Sobre todo cuando alguien pretende renovar los viejos sistemas, abrir la participación a todos los sectores y, al mismo tiempo, obtener una mayoría parlamentaria. Con la presentación de una primera ola de candidatos a las elecciones legislativas del 11 y el 18 de junio, el presidente electo francés dio ayer la prueba de que no lo hace nada mal.

Los observadores de la vida política lo imaginaban. La realidad igual los desorientó. Por un lado, 52% vienen de la sociedad civil y no los conoce nadie. "Es el retorno definitivo de los ciudadanos a la vida política", dijo Richard Ferrand, secretario general de la República en Marcha (REM), el nuevo nombre del movimiento En Marcha. "Jamás un partido había hecho algo similar", agregó.

Sin ninguna experiencia previa o mandato electivo anterior, escogidos con la intención de representar todos los sectores de la sociedad, hay entre ellos maestros, abogados, empresarios, jubilados (4%), desempleados (2%) y estudiantes (1%).

Por otro lado, Macron también sabe hacer política "a la antigua". Por ejemplo, halló una buena solución para el problema que planteó la candidatura lanzada por Manuel Valls. El ex primer ministro de François Hollande no será investido por REM, pero el presidente no pondrá un candidato de su partido frente a él en su circunscripción.

La jugada es sutil: Macron evitó así ser acusado de ser una "continuación" de la política de Hollande y, al mismo tiempo, debe haberse asegurado la colaboración del ex jefe de gobierno socialista en la futura asamblea.

En busca de apoyo multisectorial, el presidente electo decidió aplicar la misma política con varias figuras importantes tanto de izquierda como de derecha, que no tendrán adversarios de REM enfrente.

Pero la alquimia resultó ser más complicada de lo previsto. En la lista de ayer hay 24 parlamentarios socialistas salientes y ningún conservador de Los Republicanos (LR) ni de sus aliados, los centristas de la Unión de Demócratas e Independientes (UDI).

Lo que no quiere decir que falten candidatos. "Existe cierto número de representantes de ambas formaciones que declaran querer ayudar al presidente. Lo tomaremos en cuenta para recibirlos", declaró Ferrand. Antes de cambiar de partido en grupo, esos miembros de LR y UDI esperan que Macron nombre un primer ministro de derecha. Por esa razón, la REM dejó 149 candidaturas en suspenso y se dio plazo hasta el 17 del actual para completar la lista de 577 nominaciones.

El futuro presidente tampoco consiguió escapar de los intereses personales que condicionan la política tradicional. Después de aplaudir su programa y darle todo su apoyo, el líder centrista François Bayrou publicó anoche una declaración donde afirma que "la lista de REM no cuenta con el asentimiento del MoDem", su partido.

En claro: Bayrou no está nada contento con el número de circunscripciones reservadas para su agrupación, muy inferior -según él- a lo que habrían acordado con Macron.

En esta nota:
Te puede interesar