Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Toda una excusa para una decisiva lucha de poder

LA NACION
SEGUIR
Sebastián Fest
Viernes 12 de mayo de 2017
0

De Gerard Piqué se dicen muchas cosas, entre ellas que es un superdotado. Si el coeficiente intelectual normal para un adulto oscila entre 90 y 110 puntos, su familia sitúa el del futbolista en 140. Algo está claro: el central del Barcelona es muy inteligente, además de un hombre de múltiples conexiones e influencias. Con eso le sobra para sumarse, desde el fútbol, a una de las actividades predilectas en el tenis: cebarse con la Copa Davis.

No sorprende que Piqué abandere ahora el enésimo plan para arrinconarla. Lo que sorprendería, llegado el caso, es que verdaderamente tenga un respaldo tan claro de la ATP, porque eso significaría toda una declaración de guerra a la ITF, la Federación Internacional de Tenis, que se financia y promueve el desarrollo del deporte en todo el mundo con los ingresos de la Davis.

No hay nadie en la Argentina -y pocos en el mundo- que conozca las grandezas y las miserias de la Davis tan bien como Armando Cervone. El presidente de la Asociación Argentina de Tenis (AAT) integra desde hace años el órgano en el que se deciden aspectos decisivos para los casi 200 países que disputan año tras año el centenario trofeo. Está bien metido en la cocina del asunto. Y Cervone observa con cierta alarma la cada vez más acelerada carrera por modificar la estructura de la Davis. En 2015 estuvo a punto de votar por el indio Annil Khana como presidente de la ITF, pero finalmente se inclinó por el estadounidense David Haggerty. La diferencia entre ambos fue tan escasa que el voto argentino resultó decisivo. Y es hoy Haggerty el gran impulsor de las modificaciones a la Davis. Si se sale con la suya, y parece bastante probable que lo haga, la Davis pronto se jugará al mejor de tres sets y los cuatro semifinalistas se reunirán en una misma ciudad para luchar por el título. Se parecerá, en cierta forma, cada vez menos a la Davis, todo un peligro para su futuro y un alivio para la ATP, el ente que le discute a la ITF el poder en el tenis. Que el plan de Piqué se concrete -improbable- sería sólo la frutilla del postre.

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas