Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Tras el derrumbe que mató a su perra, habló el dueño del departamento: "El problema viene ahora, otra vez solo"

Guillermo está durmiendo en un departamento alquilado y espera que se acerque algún funcionario de la Ciudad

Viernes 12 de mayo de 2017 • 10:08
0

cerrar

Ayer, una obra ubicada en el barrio porteño de Palermo produjo un derrumbe en una casa ubicada en Gurruchaga y Guatemala, y mató a una cachorra de cinco meses. Guillermo, dueño de la vivienda, quedó destrozado. Los daños materiales fueron importantes, pero para él, la pérdida mayor fue Gala, su perra: "Era la perra más cariñosa que conocí. El problema viene ahora, otra vez solo".

Como todas las mañanas Gala fue a la cama de Guillermo a despertarlo. "Yo generalmente me levanto muy temprano. Ella siempre venía a la cama a darme besos y jugarme. La verdad que yo estaba chocho", contó, emocionado, en Más Despiertos , de LN +. "Era la perra mas cariñosa que conocí. Ni una mujer me dio ese cariño. Era cargosa, se te tiraba encima, te mordía, te lamía".

Cuando Guillermo fue a desayunar, la perra encaró para el patio de la casa. "Gala empezó a ladrar. Vi que se arrimaba y retrocedía, como si hubiera un bicho en las plantas. Ahí me di cuenta que había una rajadura en la pared", explicó el hombre. Entonces entró a su casa a llamar al administrador, pero momentos después ocurrió el derrumbe. "A los 10 segundos que entro, escucho el ruido y ella quedó entre los escombros".

"Para colmo viene el arquitecto a explicarme que me iban a arreglar todo pero me dice: «La mascota, es una mascota... No tiene precio». Yo me quedé helado. Lo difícil viene ahora, otra vez solo", relató con lágrimas en los ojos. Por el momento Guillermo está durmiendo en un departamento que alquiló: "No sé quién lo pagará. Ahora empieza la parte legal".

Según lo que sabe este vecino de Palermo, el gobierno de la Ciudad tenía conocimiento de la construcción. "Entiendo que no pueden estar al tanto de todo lo que pasa, pero por ahora no se acercó nadie. Lo que me hubiese gustado es que venga algún funcionario de renombre a darme alguna caricia y decirme «quédese tranquilo». Es importante, me extrañó que no haya pasado".

En esta nota:
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas