Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

El Mundialito del Porvenir en Lima, un ritual de fútbol callejero que tiene más de 60 años

Se inició en la década de 1950 como una forma de desafiar a la dictadura militar de Manuel Odria, que prohibía jugar en las calles

Residentes se agolpan en los balcones de un edificio para ver a los equipos de fútbol
Residentes se agolpan en los balcones de un edificio para ver a los equipos de fútbol. Foto: AP / Martin Mejia
Martes 16 de mayo de 2017 • 09:38
0

La mañana es fría y el cielo está plomizo, pero los hinchas que se acercaron en masa hasta el barrio limeño de El Porvenir aportan la temperatura necesaria para el arranque del Mundialito del Porvenir, su campeonato anual de fútbol callejero.

Los hincas pagan alrededor de $ 2 dólares para observan el partido desde la terraza de un edificio, durante el campeonato de fútbol callejero el Porvenir en Lima, Perú
Los hincas pagan alrededor de $ 2 dólares para observan el partido desde la terraza de un edificio, durante el campeonato de fútbol callejero el Porvenir en Lima, Perú. Foto: AP / Martin Mejia

Para conseguir los mejores asientos, la gente acampa desde la noche anterior a lo largo de las calles donde se juegan los partidos todos los 1 de mayo desde hace medio siglo.

Otros pagan el equivalente a 2 dólares por un espacio en alguno de los balcones de los edificios circundantes, para presenciar los partidos que los peruanos también llaman "partidos del pueblo".

Una mujer ayuda a una niña a bajar desde la terraza de un edificio desde donde los aficionados ven el campeonato de fútbol callejero el Porvenir en Lima, Perú
Una mujer ayuda a una niña a bajar desde la terraza de un edificio desde donde los aficionados ven el campeonato de fútbol callejero el Porvenir en Lima, Perú. Foto: AP / Martin Mejia

Ese ritual en el barrio de clase trabajadora El Porvenir se inició en la década de 1950 como una forma de desafiar a la dictadura militar de Manuel Odria, que prohibía jugar en las calles.

Como el seleccionado de fútbol de Perú no calificó para jugar en la Copa del Mundo desde el año 1982, el Mundialito del Porvenir se ha convertido en un verdadero foco de interés para los peruanos.

Teodoro Aquino, izquierda, bebe cerveza con sus amigos antes del inicio del campeonato de fútbol callejero el Porvenir en Lima, Perú
Teodoro Aquino, izquierda, bebe cerveza con sus amigos antes del inicio del campeonato de fútbol callejero el Porvenir en Lima, Perú. Foto: AP / Martin Mejia

"Acá vale todo. Esto es para machos, y es una locura para los referís", dice Teodoro Aquino, uno de los hinchas, mientras toma cerveza junto a sus amigos antes del primer partido del día. Hace cuatro décadas que Aquino asiste al torneo en este rincón de la capital donde cunde la inseguridad.

El equipo de fútbol
El equipo de fútbol. Foto: AP / Martin Mejia

Los 56 clubes que compiten llegan con sus hinchas más fervorosos, que defienden cada gol como si en ello se les fuera la vida. Las peleas son moneda corriente, así que este año fueron desplegados unos 50 agentes de la policía antimotines para custodiar la cancha de asfalto. Los policías se encargan de contener a los hinchas que intentan invadir el campo de juego durante los intervalos entre partidos, mientras los vendedores ambulantes venden gelatina fría y papas horneadas entre los asistentes.

Un vendedor de gelatina aprovecha una pausa en el campeonato de fútbol callejero el Porvenir en Lima, Perú
Un vendedor de gelatina aprovecha una pausa en el campeonato de fútbol callejero el Porvenir en Lima, Perú. Foto: AP / Martin Mejia
Un vendedor de comida aprovecha un intervalo durante campeonato de fútbol callejero Mundialito de El Porvenir en Lima, Perú.
Un vendedor de comida aprovecha un intervalo durante campeonato de fútbol callejero Mundialito de El Porvenir en Lima, Perú.. Foto: AP / Martin Mejia

Los referís cuentan con protección especial, ya que siempre hay una mitad de los espectadores que no acata sus decisiones, y los más disgustados son propensos a arrojarles botellas y huesos de pollo por la cabeza. Pero los referís no se amilanan y parecen inmunes a la presión que llega desde los laterales.

Los árbitros reciben protección especial en este evento porque la mitad de los espectadores no están de acuerdo con sus acciones, repudian tirándoles botellas y huesos de pollo, durante el campeonato de fútbol callejero Mundialito de El Porvenir en Lima, Perú.
Los árbitros reciben protección especial en este evento porque la mitad de los espectadores no están de acuerdo con sus acciones, repudian tirándoles botellas y huesos de pollo, durante el campeonato de fútbol callejero Mundialito de El Porvenir en Lima, Perú.. Foto: AP / Martin Mejia

Antes de entrar a la "cancha", los jugadores se persignan y los hinchas encienden bengalas.

Un hincha enciende una bengala desde un balcon de un edificio para ver a los equipos de fútbol
Un hincha enciende una bengala desde un balcon de un edificio para ver a los equipos de fútbol. Foto: AP / Martin Mejia
Hinchas rivales discuten durante campeonato de fútbol callejero Mundialito de El Porvenir en Lima, Perú.
Hinchas rivales discuten durante campeonato de fútbol callejero Mundialito de El Porvenir en Lima, Perú.. Foto: AP / Martin Mejia
Los equipos de
Los equipos de. Foto: AP / Martin Mejia
Un hincha del equipo de fútbol
Un hincha del equipo de fútbol. Foto: AP / Martin Mejia
Un hincha del equipo de fútbol
Un hincha del equipo de fútbol. Foto: AP / Martin Mejia

Al final del día, después de 30 partidos, el equipo del barrio limeño Purito Barrios Altos se alzó con el trofeo de este año y embolsó un premio de 2500 dólares en efectivo y 12 pares de botines. La hinchada perdedora no aceptaba el resultado, y uno de los hinchas del equipo ganador se ocupó de chicanearlos paseándose orgullosamente con el trofeo

Fotos y textos por Martin Mejia / AP

Edición Fotográfica: Alfredo Sánchez

Traducción: Jaime Arrambide

En esta nota:
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas