Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Golpeado por el Rusiagate, Donald Trump amenaza en Twitter al ex jefe del FBI y a la prensa

El presidente sugirió que la Casa Blanca podría suspender los encuentros con periodistas y entregar "respuestas escritas"; advirtió que podría develar "cintas" de sus conversaciones con Comey

SEGUIR
LA NACION
Viernes 12 de mayo de 2017 • 10:57
Trump amenaza suspender los encuentros con la prensa
Trump amenaza suspender los encuentros con la prensa. Foto: Archivo
0

WASHINGTON.- En un nueva escalada en la peor crisis de su presidencia, Donald Trump amenazó en Twitter al ex director del FBI, James Comey, a quien echó esta semana, para impedir que filtre información y hable con la prensa, a la cual, a su vez, le dejó otra advertencia: que podría cancelar los encuentros periódicos en la Casa Blanca donde los periodistas hacen preguntas a sus voceros.

Desatado, Trump cerró su peor semana en Washington con seis mensajes contra Comey, los demócratas, la prensa y el Rusiagate, el escándalo por la intromisión del Kremlin en las elecciones presidenciales, y las sospechas de que hubo un pacto entre su campaña y el gobierno de Vladimir Putin.

"Como un presidente muy activo con un montón de cosas sucediendo, ¡no es posible para mis sustitutos pararse en el podio con perfecta precisión!", escribió el presidente en Twitter. "¿Tal vez lo mejor para hacer sería cancelar todos los futuros «informes de prensa» y entregar respuestas escritas por el bien de la precisión?", preguntó.

Trump también lanzó una amenaza directa al ex director del FBI, James Comey, a quien ya había llamado "fanfarrón" y "presumido": "¡Más le vale a James Comey que no haya «cintas» de nuestras conversaciones antes de que comience a filtrar a la prensa!", dijo, en otro mensaje en Twitter.

La doble amenaza de Trump cierra una de las peores semanas de su presidencia, que lo ha dejado envuelto en una crisis política y de credibilidad tras el despido de Comey, una decisión que abrió una guerra entre la Casa Blanca y el FBI.

Trump, Comey y el FBI han chocado respecto de la gravedad del Rusiagate, la intromisión del Kremlin en la última elección presidencial, y la sospecha de que haya habido colusión entre el gobierno de Vladimir Putin y la campaña del presidente. Trump ha dicho que es un "invento" y una farsa, mientras que en el FBI creen que se trata de una investigación "altamente significativa".

Correr detrás de la realidad

El equipo de comunicación de la Casa Blanca ha tenido que correr detrás de la realidad, forcejeando para acomodar el relato oficial a los volantazos que ha dado Trump al explicar los motivos para echar a Comey.

El martes, cuando se conoció la noticia, la Casa Blanca dijo que Trump había actuado "basado en la clara recomendación" del fiscal General, Jeff Sessions, y el fiscal General Adjunto, Rod Rosenstein, quien escribió un memorando criticando la labor de Comey. Todo su equipo brindó esa explicación: su vocera, Sarah Huckabee Sanders; el vicepresidente, Mike Pence, y su asesora, Kellyanne Conway.

De hecho, en su carta a Comey, Trump dice que ha "aceptado" la recomendación de Sessions y de Rosenstein.

Ese relato dejó furioso a Rosenstein, quien luego exigió a la Casa Blanca que aclarara que no había recomendado despedir a Comey. El miércoles, Huckabee comenzó la ardua tarea de retocar la historia oficial, al afirmar que Trump ya venía pensando desde hace tiempo en despedir a Comey, incluso antes de asumir la presidencia.

Todo empeoró ayer, cuando Trump, en una entrevista con la cadena NBC, dijo que ya tenía decidido echar a Comey "independientemente" de lo que dijeran Sessions y Rosenstein, y que cuando tomó la decisión pensó en el Rusiagate, un escándalo al cual el FBI ha catalogado como una "investigación altamente significativa".

"Sabes, esta cosa de Rusia con Trump y Rusia es una historia inventada, es una excusa de los demócratas por haber perdido una elección que deberían haber ganado", dijo Trump en su entrevista con NBC.

Hoy insistió con lo mismo: "De nuevo -escribió en Twitter- la historia de que hubo colusión entre los rusos y la campaña de Trump fue fabricada por los demócratas como una excusa por perder la elección."

En esta nota:
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas