Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

¿Cuánto cuesta alquilar cerca de las estacions de subte?

La estación Varela, de la línea E, registra los valores más económicos, mientras que Carranza, de la D, los más caros; radiografías de cada zona

SEGUIR
PARA LA NACION
Sábado 13 de mayo de 2017
0

El Upper East Side neoyorquino se revolucionó a fines de 2016 cuando la línea de subte "de la Segunda Avenida" avanzó en sus obras. Algunos vecinos y comerciantes entraron en pánico por el inminente ascenso de los precios del alquiler. Otros, propietarios, sonrieron. Los turistas festejaron la llegada de nuevos lugares "cool". En una ciudad que late junto a su sistema de transporte subterráneo, cada paso significa una revolución en el mercado inmobiliario de la zona. En Buenos Aires, aunque en menor medida, la relación es similar.

Un medio de transporte del que se suben y se bajan unas 1.200 millones de personas diariamente no puede crecer sin dejar marcas: las consecuencias van desde la facilidad para alquilar o vender una propiedad hasta las dificultades de los vecinos para encontrar un lugar para estacionar.

"Una estación de subte cerca es un aliado a la hora de crear un anuncio para alquilar o vender", explica Toribio Pablo de Achával, presidente de la inmobiliaria homónima. "La conectividad es un gran valor en una ciudad con tanto tráfico. El subte es una alternativa barata y eficiente", sigue.

Además, señala, abre las posibilidades de que barrios más alejados del centro se vean "más cercanos". En ese sentido, Properati.com.ar realizó un relevamiento sobre 50.000 avisos en el que señaló la palabra más relevante para los anuncios de cada barrio. En Núñez, por ejemplo, "Libertador" -por la famosa avenida- fue el término más utilizado. En cambio, en Villa Ortúzar, Almagro y Flores, la estrella es "subte".

Achával consideró que aún no hay resultados relevantes para saber cuánto aumenta el precio de una propiedad con la apertura de una nueva estación de subte, aunque afirma que "la accesibilidad" empieza a pesar más en la valuación, aunque el "efecto" aún esté "en su etapa inicial".

Por otro lado, nota que la proyección de futuras estaciones de subte influye en decisiones de compras de terrenos o de mudanzas. "En la Ciudad se ve mucha obra y mucha actividad que ya está aprobada. La gente está viendo previsibilidad", opina. Indica que algo de eso sucede con las propiedades en la zona de Retiro, en la que convivirán en el mediano plazo la estación terminal de la línea H, aún no construida, y el Paseo del Bajo, que conectará las autopistas Illia y Buenos Aires-La Plata.

Otros cambios más "silenciosos" ocurren en los barrios hacia donde se extiende el subte: los comercios pueden proliferar por la mayor afluencia de personas en la zona -un ventaja también para los existentes- y las calles y avenidas alrededor de las estaciones terminales, como en el caso conocido de Congreso de Tucumán de la línea D, se atiborran de autos que los pasajeros dejan estacionados antes de ingresar bajo tierra para hacer su trayecto hasta el centro (¿una oportunidad para los estacionamientos?).

Para que los precios empiecen a hablar, eventualmente, será cuestión de ver cómo evoluciona la infraestructura de la Ciudad en el mediano plazo y el tiempo que quienes viven o trabajan allí tardarán en moverse de un punto a otro.

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas