Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

En fotos: el día en que al papa Juan Pablo II le dispararon en la Plaza San Pedro

Hace 36 años, el Sumo Pontífice recibió dos disparos del terrorista turco Alí Mehmet Agca, a quien luego visitaría en la cárcel y perdonaría

Sábado 13 de mayo de 2017 • 02:02
El Papa Juan Pablo II se desploma después de que el joven turco Mehmet Ali Agca le dispare. Foto: Archivo
Una mano que sostiene una pistola, a la izquierda, apunta desde la muchedumbre a Juan Pablo II. Foto: Archivo
El atentado de 1981 en la Plaza de San Pedro. Foto: Archivo
El momento del disparo en la Plaza de San Pedro. Foto: Archivo
Alois Estermann, el jefe de la Guardia Suiza, ayuda al Pontífice herido, segundos después de que recibiese un disparo . Foto: Archivo
El Papa Juan Pablo II en el hospital Gemelli de Roma, luego de haber sido herido durante el atentado del 13 de mayo 1981. Foto: Archivo
El Papa Juan Pablo II se recupera en el Hospital Policlinico Agostino Gemelli de Roma, el 19 de mayo de 1981, 6 días después de que le dispararon. Foto: Archivo
El Papa Juan Pablo II se reunió con el hombre que intentó asesinarlo, Mehmet Ali Agca, en la prisión de Rebibbia, Italia, el 27 de diciembre de 1983. Foto: Archivo
El Papa Juan Pablo II se reunió con el hombre que intentó asesinarlo, Mehmet Ali Agca, en la prisión de Rebibbia, Italia, el 27 de diciembre de 1983. Foto: Archivo
0

El atentado que casi le costó la vida al papa Juan Pablo II, se produjo a las 17.17 del 13 de mayo de 1981, cuando celebraba la audiencia general de los miércoles.

En ese momento, el terrorista Ali Mehmet Agca, que se encontraba en la plaza de San Pedro , le disparó cuatro tiros, de los cuales dos alcanzaron al Sumo Pontífice. Uno le hirió en la mano izquierda, le perforó el bajo vientre, atravesó el hueso sacro y se incrustó en el piso del "papamóvil". El proyectil pasó a pocos milímetros de la arteria aorta y rozó la espina dorsal del papa. El otro proyectil le rozó un codo e hirió a dos mujeres.

Cuando Juan Pablo II visitó a Agca en la cárcel, éste le preguntó por qué no había muerto si él era un buen tirador y había apuntado al pecho. "Porque usted no tuvo en cuenta a la Virgen de Fátima", le respondió.

cerrar

En esta nota:
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas