Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

La congestión en la ciudad se muda a algunas ciclovías

Mientras el gobierno sostiene que se hacen 280.000 viajes en bicicleta por día, varias sendas colapsan

Sábado 13 de mayo de 2017
SEGUIR
LA NACION
0
La ciclovía en Billinghurst, casi esquina Perón, con mucho tránsito
La ciclovía en Billinghurst, casi esquina Perón, con mucho tránsito. Foto: LA NACION

Podría sonar un tanto exagerado, pero los últimos datos de la Secretaría de Transporte porteña confirman la anécdota de Julieta Cafarelli, que el miércoles pasado sufrió la congestión de tránsito... en dos ruedas. Sí, a bordo de su bicicleta y de regreso hacia su casa después de un evento de trabajo -por la ciclovía de la calle Gorriti, en Palermo- se vio en medio de un embotellamiento de ciclistas. Hubo miradas de asombro y algunas risas entre los conductores. Era una escena más bien inverosímil, y aunque el tapón de tránsito duró apenas unos segundos, la situación sorprendió a todos.

La cantidad de personas que se movilizan por la ciudad de Buenos Aires en bicicleta crece de manera constante, y tan rápido fue el incremento en estos últimos tres años que, como le sucedió a Cafarelli, cada vez hay más ciclovías congestionadas. Esto obligó al gobierno porteño a repensar los futuros planes de acción, entre los que considera la construcción de algunas vías alternativas en los tramos más concurridos -lo que sucede en Gorriti, por ejemplo-, así como el agrandamiento de algunas ciclovías ya existentes, tal es el caso del corredor del Bajo, sobre la Avenida del Libertador.

Mientras que en 2009 sólo 0,4% de los viajes de la ciudad se hacían en bicicleta, hoy ese porcentaje ascendió al 3,5%, lo que significa que ya son unos 280.000 diarios, según datos del último informe de la Secretaría de Transporte.

A fines de 2016, la red de ciclovías y bicisendas tenía 158 kilómetros. Cuando termine este mes serán unos 180 km, que cubrirán todas las comunas y el 77% de los barrios porteños. Para 2018, dicen, la red alcanzará a todos los barrios. Y en 2019 se completarán los 250 kilómetros previstos.

La bicicleta representa hoy una opción concreta para ir a la oficina, a la facultad, trasladarse para hacer un trámite o simplemente salir a pasear. "El cambio cultural está cada vez más instalado. La ampliación de la red se vino cumpliendo en tiempo y forma, y la política de ciclovías fue exitosa -opina Néstor Sebastián, titular de la Asociación de Ciclistas Urbanos (ACU)-. Pero creo que en este momento el gobierno porteño está preso de su propio éxito. Para no quedar atascado en una meseta y que viajar en bici sea una opción segura hace falta revisar algunos puntos y acelerar las obras de infraestructura." El deterioro o descuido de algunas ciclovías, la falta de continuidad de otras o la inexistencia de un sistema seguro de estacionamiento son algunos de los problemas que tanto Sebastián como una gran cantidad de usuarios hoy reconocen, y con los que, afirman, deben enfrentarse a diario.

Para Paula Bisiau, a cargo de la Subsecretaría de Movilidad Sustentable del gobierno porteño, el crecimiento del uso de la bicicleta como un medio de transporte real se dio de manera exponencial y, entre otras cosas, la dificultad para cumplir de forma inmediata con todos los pedidos de la gente se debe a que la expansión de las obras se hace en red, y no de forma lineal. "Para que sea un medio de transporte real debe haber conexión entre las distintas zonas, entonces el primer objetivo es que todos los barrios estén cubiertos, lo cual está previsto para fines del año próximo. En abril pasado se sumaron tres kilómetros de ciclovías entre los barrios de Flores, donde el pedido de los vecinos era muy fuerte, Floresta, San Cristóbal y Constitución, sobre todo en el entorno de la plaza, que a pesar de ser uno de los centros de transbordo más importantes no tenía conectividad."

Con respecto a la congestión de algunas ciclovías, Bisiau reconoce a LA NACION que ya se evaluaron algunas medidas. Hay tramos donde la posibilidad es hacer una vía paralela en otra calle, como en el caso de Gorriti. "En otras zonas como en el corredor de Libertador vamos a ensancharla", señala la funcionaria. Esa misma modificación es la que también reclaman desde la ACU para la ciclovía de Billinghurst. "El ancho total incluye el cordón cuneta que tiene una pendiente muy inclinada, mojada y poceada, y además está saturada, por lo que se necesita que sea más ancha", dice Sebastián. Pero Bisiau explica que no puede darse la misma solución para todas las ciclovías. "En el caso de Billinghurst, el trabajo de ensanchamiento es muy difícil, pero existe la chance de ampliar la red en la zona. Por eso hacemos los estudios de cómo se comporta la demanda en cada zona."

Más bicicletas amarillas

Desde abril de 2015, el sistema Ecobici es totalmente automático y funciona las 24 horas durante los siete días de la semana. El tiempo de uso es de una hora de lunes a viernes, y de dos horas los fines de semana y feriados. La duración de viaje promedio es de 40 minutos, y los jueves es el día en el que se realiza la mayor cantidad de viajes, en coincidencia con el nuevo récord del 4 pasado, donde se contabilizaron 7866 viajes entre las 150 estaciones distribuidas en toda la ciudad y una flota de 1925 bicicletas con anclajes reforzados.

"El último récord había sido en octubre de 2016, con 6145 viajes", detalla el informe. Ya son más de 215.000 los usuarios (44% mujeres y 56% hombres), lo que representó un aumento considerable en la cantidad de mujeres que se animaron a pedalear de forma diaria, un dato que para Bisiau está relacionado con la seguridad que provee la construcción de ciclovías con separación física.

El secretario de Transporte porteño, Juan José Mendez, se entusiasma: "La infraestructura adecuada juega un rol clave para que cada vez más ciclistas se animen a pedalear Buenos Aires. Hoy, con 177 kilómetros de ciclovías, unas 280.000 personas eligen la bicicleta como medio principal o complementario de su viaje. El cambio cultural es posible".

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas