Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Andar oriental y ritmo cafetero para el empuje de Boca

El manejo de Bentancur y los piques de Fabra, una apuesta del Mellizo; casos de extranjeros que dejaron su huella en azul y oro

SEGUIR
PARA LA NACION
Sábado 13 de mayo de 2017
Betancur jugará ante River y luego se irá al Sub 20 de Uruguay
Betancur jugará ante River y luego se irá al Sub 20 de Uruguay. Foto: Prensa Boca
0

El partido latirá en la Bombonera, pero la expansión se propagará con la lógica de un evento de interés global en tiempos reinantes de la comunicación instantánea. La resonancia que genera cada cruce entre Boca y River lo convierte en un plato internacional. El interés expandido detrás de las fronteras de nuestro país, tiene también sus representantes extranjeros adentro de la cancha. En el conjunto que dirigen Guillermo y Gustavo Barros Schelotto estarán el uruguayo Rodrigo Bentancur y los colombianos Frank Fabra , con su lugar ganado en la formación inicial, y Wilmar Barrios, quien aguardará su oportunidad entre los relevos.

El juvenil oriental, titular inamovible para los Mellizos, afrontará su cuarto superclásico. La línea que compone en el medio campo con Fernando Gago y Pablo Pérez es la zona de gestación de un conjunto enfocado en el arco rival. El encuentro del domingo marcará su despedida del club, porque después de ese partido se sumará al seleccionado de su país para disputar el Mundial Sub 20 en Corea del Sur y luego su carrera continuará en el coloso del fútbol italiano, Juventus. Pero por algo recién se irá después de jugar ante River. Así de importante es el volante para los Barros Schelotto. No es el único que lo valora puertas adentro. Para Gago, Bentancur "es uno de los grandes jugadores que tiene Boca en su plantel" por "técnica, ritmo de juego y presencia por su altura". Ese es el repertorio que de él se espera ante el desafío que concentrará todas las miradas.

En la historia del duelo madre del fútbol argentino, el xeneize tuvo distintas presencias charrúas, desde el legendario Severino Varela hasta Sergio Daniel Manteca Martínez, autor de un recordado gol en el superclásico del torneo Apertura de 1992. José Luis Villarreal ejecutó un tiro libre que después de rebotar en la barrera dejó la pelota suelta en dentro de área; entonces Manteca la conectó de media vuelta para festejar trepado al alambrado y con el torso descubierto. Aquel equipo que estiró a diez partidos la racha invicta frente a River era dirigido por un hombre también nacido en la otra orilla del Río de La Plata: Oscar Tabárez.

La era más gloriosa de la historia de Boca tuvo un trío que quedó instalado para siempre en el recuerdo de los hinchas xeneizes. Era el que componían los colombianos Oscar Córdoba (arquero), Jorge Bermúdez (defensor central) y Mauricio Serna (mediocampista central), garantes de la granítica solidez de un equipo tres veces campeón del torneo argentino, que alzó la Copa Libertadores en dos ocasiones consecutivas y se situó en la cima del mundo del fútbol al derrotar al Real Madrid, en Tokio. La continuidad cafetera se extendió en la figura de Fabián Vargas, Luis Amaranto Perea y ahora en Fabra y Barrios. Del actual plantel, Sebastián Pérez es otro volante colombiano de buenas condiciones, que se recupera de una rotura de ligamentos cruzados y estaba relegado entre las preferencias del entrenador.

Una flecha en el lateral

Con velocidad y proyección en ataque, el jugador que llegó proveniente de Independiente Medellín se adueñó del lateral izquierdo. Titular en 17 partidos en el torneo (marcó un gol, ante Belgrano), su ausencia en el equipo respondió mayormente a sus convocatorias a la selección que dirige José Pekerman. El domingo tendrá la doble tarea de contener a Pity Martínez y escalar sobre la posición del paraguayo Jorge Moreira.

Otro colombiano que el domingo se podrá la camiseta azul y oro será Wilmar Barrios, pero al menos desde el arranque la tendrá cubierta con una campera. Es que pese a las destacadas actuaciones que tuvo ante las ausencias de Gago y su compatriota Sebastián Pérez, el recomendado por Chico Serna para ser "el 5 de Boca" estará sentado en el banco de suplentes. Guillermo y Gustavo saben que si lo que el partido demanda es dinámica y firmeza en el medio campo, entonces podrán recurrir al nacido en Cartagena.

Ante River, además del aporte de uruguayos y colombianos, Boca disfrutó también de los goles paraguayos del recordado Roberto Cabañas y el histórico Delfín Benítez Cáceres, de la clase boliviana de Milton Melgar y de la jerarquía de los peruanos Julio Meléndez Calderón y Nolberto Solano. Pero el mayor referente xeneize en los superclásicos llegado desde el exterior fue Paulo Valentím. El brasileño brilló en la década del 60 del siglo pasado y le convirtió a River diez goles en siete enfrentamientos, marca que lo mantiene como el máximo goleador de Boca ante su eterno rival en partidos oficiales.

Como los extranjeros que lo consiguieron en el pasado, Rodrigo Bentancur, apoyado en un criterioso manejo de la pelota; Frank Fabra, destacado en el largo recorrido por izquierda, y Wilmar Barrios, de entrega infatigable, buscarán dejar su marca en el recuerdo de los hinchas de Boca.

En esta nota:
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas