Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

En los países del mundo desarrollado, la baja inflación seguirá un tiempo más

Hace unos meses se creyó que la tendencia se revertiría tras una recuperación del valor del petróleo; ahora no hay señales de una mayor demanda de bienes y empleos

Domingo 14 de mayo de 2017
0
En los países del mundo desarrollado, la baja inflación seguirá un tiempo más
En los países del mundo desarrollado, la baja inflación seguirá un tiempo más.

NUEVA YORK.- Hay un exceso mundial de oferta que incluye pozos petroleros, plantas siderúrgicas y gente ansiosa por conseguir trabajo. Y se necesitará más que una elección presidencial en Estados Unidos y unos pocos meses de crecimiento global firme para solucionarlo. Eso es, en una frase, la realidad que acecha a la economía mundial tras haber pasado ya un tercio de 2017.

Por años, la baja inflación en la mayor parte del mundo avanzado fue parte de un círculo con onerosas cargas de deuda y bajo crecimiento. Los principales bancos centrales tuvieron dificultades para alcanzar la tasa de inflación del 2% a la que apuntan. Luego de un ligero aumento de los precios del petróleo en 2016 y un cambio abrupto de sentimientos tras la elección de Donald Trump, parecía que la economía mundial podía sentir el sacudón y salir de ese círculo vicioso. Algunos lo llamaron el efecto de la Trumpflación. Pero ahora parece que las proclamas de victoria eran prematuras y que el mundo con baja inflación se quedará más tiempo.

En la zona del euro la inflación alcanzó el 2% en el período de 12 meses finalizado en febrero, por primera vez desde 2013. En EE.UU. una medición clave de la inflación que es la favorita de la Reserva Federal superó el nivel del 2% por primera vez en cinco años. Parecía que venía más de eso y a tal expectativa comenzaron a apostar los inversores globales.

Esa evaluación se ha revertido en parte. Las mediciones de la inflación "núcleo", que excluye los precios volátiles de alimentos y energía, básicamente han mostrado estabilidad de valores durante meses. Parece claro que el aumento de la inflación en el invierno boreal fue impulsado por una recuperación circunstancial de los precios del petróleo, luego de la caída que había tenido a inicios de 2016.

Los precios del petróleo se estabilizaron: el del crudo West Texas Intermediate osciló entre 48 y 54 dólares desde diciembre, comparado con precios que llegaron a caer a 26 dólares en febrero de 2016. Hay pocos indicios de que el petróleo seguirá alimentando una suba general de precios.

Más allá de eso, la dinámica global subyacente empuja a precios más bajos. Parece haber más capacidad mundial que demanda para commodities como el acero y el aluminio, en parte debido a que China protege a empresas estatales de las vicisitudes del mercado. La integración de países con alta población como China y la India a la economía mundial sigue a ritmo sostenido, creando lo que puede ser un exceso de trabajadores.

Esencialmente todos los factores que han creado presión a la baja sobre los precios en lo va de este siglo siguen actuando en ese sentido, más allá de lo que haga o no haga Trump.

Además, parte de los planes del presidente que parecían apuntar a una mayor inflación y a tasas de interés más elevadas se están evaporando. Un plan de inversiones en infraestructura a gran escala, por caso, podría hacer subir tanto los tipos de interés como la inflación en EE.UU. Pero hasta ahora la atención de la administración a la infraestructura no se tradujo en ideas concretas.

"Hemos dado vuelta la esquina en relación a la baja inflación", dijo Joseph Gagnon, fellow del Instituto Peterson para Economía Internacional, describiendo que esa es su expectativa básica. "Pero los futuros incrementos serán graduales y con retrocesos ocasionales. Hay riesgos significativos en ambas direcciones", agregó.

Si no hay sorpresas, el curso más probable es un proceso largo en el que la demanda global de bienes y servicios crecerá lentamente hasta que el exceso de oferta gradualmente ceda su lugar a mercados laborales con más demanda.

Si la economía funciona como dicen los libros de textos, eso debería llevar a ingresos más altos, más demanda de consumidores y también precios más elevados.

Traducción de Gabriel Zadunaisky

En esta nota:
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas