Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

El rol clave de un chaqueño en la misa

Trabaja en el santuario y llevará las ofrendas junto a su esposa

SEGUIR
LA NACION
Sábado 13 de mayo de 2017
0

FÁTIMA, Portugal (De una enviada especial).- Jorge Hernán Sosa, chaqueño que se llama como el Papa, de 41 años, casado con una portuguesa, Isabel, y padre de dos chicos (Francisco, de 11, y Jacinta, de 7, como los pastorcitos) tendrá hoy un día inolvidable. Junto a su familia llevará las ofrendas al Papa durante la misa solemne en la que canonizará a los testigos de las apariciones de María, "algo histórico, muy emocionante", dijo a LA NACION.

Jorge, que se define como un "hombre de fe, humilde" y fue bautizado por sus padres en el santuario de Nuestra Señora de Itatí, Corrientes, conoció a Isabel en Buenos Aires.

Juntos decidieron mudarse a Portugal en 2005. Vivieron en Pombal, de donde es oriunda Isabel, hasta que en 2008 ambos respondieron a un anuncio y se postularon para un empleo en el santuario de Fátima, lugar donde siempre quisieron trabajar. Él consiguió trabajo como vigilante -sacristán- y ella, en la recepción de peregrinos.

"Cuando nos casamos, Isabel me dijo que el mejor sitio para irnos a vivir era Fátima. Fue siempre el lugar donde quisimos ir y criar nuestra familia", contó Jorge.

"Todo esto siempre fue una señal de la providencia divina, a la que nunca dejó de orar este chaqueño", agregó, sonriente. "Cuando estamos cerca del abismo, Dios no nos deja caer. Nosotros, con mi esposa, siempre confiamos en Dios."

Cuando vivió en Buenos Aires, Jorge no tuvo casi contacto con el entonces arzobispo de la ciudad. "Recuerdo haber estado una vez en una misa en la Catedral", dijo.

Jamás imaginó que tendría el privilegio de saludarlo en una misa para canonizar a dos chicos que se volverán los primeros santos de la Iglesia, que se llaman como sus hijos, "una verdadera gracia de Dios".

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas