Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

La ruleta de las Leonas no se detiene: ahora llegó Corradini

Reemplazó a Minadeo, el DT que lo había desplazado del cargo de asistente tras Río de Janeiro 2016

Sábado 13 de mayo de 2017
SEGUIR
LA NACION
0
Agustín Corradini asume el desafío en reemplazo de Minadeo
Agustín Corradini asume el desafío en reemplazo de Minadeo.

Sólo el talento natural de las jugadoras y esa mística que alumbró en 2000 provoca que las Leonas se mantengan entre los tres primeros puestos del ranking mundial. Porque si fuera por la estructura que las cobija deberían estar mucho más abajo en el listado de la FIH.

El último eslabón de este convulsionado ciclo es la designación de Agustín Corradini en reemplazo de Gabriel Minadeo. El asistente que había sido echado por su propio DT tras los Juegos de Río 2016, ahora toma el cargo de su superior. Una ironía relacionada con la llegada, el mes pasado, de las nuevas autoridades en la Confederación Argentina de Hockey. El cordobés Miguel Grasso, titular de la CAH, y el Consejo Directivo se inclinaron por el proyecto del DT que fue campeón con las Leoncitas en el Mundial 2016, en Santiago, Chile.

Desde 2013, el "producto Leonas", bicampeonas del mundo y cuádruples medallistas olímpicas, viene sufriendo cambios de técnicos como el girar de una ruleta. De repente, empezó a mandar la inmediatez de los resultados y se dejaron de lado los proyectos a largo plazo. Antes, cada entrenador del seleccionado femenino duraba por lo menos cuatro años: Sergio Vigil (1997-2004), Gabriel Minadeo (2004-2008) y Carlos Retegui (2009-2012). Después, con el arribo de Aníbal Fernández, la rueda de conductores no se detuvo: Marcelo Garraffo, Emanuel Roggero, Carlos Retegui, Santiago Capurro y Gabriel Minadeo en su segundo ciclo, hasta llegar a Corradini: cinco entrenadores en cuatro años.

No está en duda la capacidad de Corradini, un guía de fórmulas modernas y con experiencia internacional, que llevó a la gloria a las Sub 21 después de aquella histórica consagración de Terrassa '93. El problema es el timing con que la Confederación designó a un nuevo conductor, cuando faltan menos de dos meses para las semifinales de la World League en Johannesburgo, clasificatoria para el Mundial 2018. Es cierto que Corradini no resulta una cara desconocida para las distintas camadas de las Leonas que componen el primer equipo. Pero las constantes modificaciones en la voz de mando y en los objetivos que se persiguen terminan confundiéndolas.

La CAH debería replantear la fecha de las elecciones, fijadas en abril. Lo ideal sería trasladarlas al mes de septiembre, apenas después de unos Juegos Olímpicos, para que quien asuma pueda desarrollar un plan de trabajo a largo plazo. Pero dos veces se cayó en el mismo error: se confía en un nuevo DT luego de una experiencia olímpica, aunque en pleno transcurso de su gestión, a los cinco meses, se lo reemplaza porque en la CAH se impone la oposición. Marcelo Garraffo, que asumió en diciembre de 2012 y fue despedido en abril de 2013, puede dar fe de estos volantazos.

A fin de año, Corradini (32 años) le confesaba a LA NACION que aún no se sentía maduro para conducir a un seleccionado mayor. Eso no quitaba que su sueño fuera siempre dirigir a los Leones y a las Leonas. "Si tengo una cualidad, es que aprendo de todo, así que debo seguir aprendiendo y participar en el hockey internacional. El día en que llegue, llegará", proyectaba. Más temprano que tarde, su tiempo ya llegó.

En esta nota:
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas