Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Huracán vs. San Lorenzo: el juego de las diferencias, entre las urgencias y las convicciones

Azconzábal se apoya en los más experimentados del plantel; Aguirre sostiene una premisa de base para potenciar a los más chicos

Sábado 13 de mayo de 2017
SEGUIR
PARA LA NACION
Huracán y San Lorenzo animarán otra vez el clásico
Huracán y San Lorenzo animarán otra vez el clásico. Foto: Archivo

Huracán

Es la historia de las dos caras, Huracán . Es una especie de cuento que roza siempre el drama y la alegría, el sufrimiento y la ilusión, la experiencia y la juventud. Nunca tiene el cielo despejado, los contrastes son una costumbre. El clásico que hoy disputará ante San Lorenzo , en el Tomás Ducó posee ribetes fieles a la tendencia ciclotímica con que construye su destino. Con escaso margen de error, amparado en la experiencia de un plantel con un alto promedio de edad, tiene en el recambio juvenil de su archirrival una buena excusa para empezar a salir definitivamente de la zona baja de los promedios. De lo contrario, persistirán las preocupaciones y el futuro se tornará sombrío.

En esa línea de antinomias, el DT Juan Manuel Azconzábal tiene bien en claro que la mejor manera de hacerle frente al irregular presente futbolístico es dándoles confianza a los más veteranos. La sucesión de lesiones, suspensiones y, sobre todo, de bajos rendimientos lo convencieron de una idea que contrasta notablemente con la postura de recambio y juventud que emprendió Diego Aguirre en San Lorenzo. "El clásico es para jugarlo con los mejores jugadores que tengamos disponibles. No podemos ser condescendientes con nadie más allá de la edad y el nombre, ni tampoco regalarle la posibilidad a un joven porque sí", advirtió el Vasco, al que le viene costando mucho repetir la formación titular.

Cuando Azconzábal habla de la edad, se refiere claramente a los tres grupos de jugadores que aparecen en el plantel. Por un lado asoman los más veteranos, Carlos Araujo y Daniel Montenegro. Por el otro, los más pibes. En el medio, jóvenes con mucho rodaje. De los treinta profesionales, hay once que superan los 30 años, trece menores de 24 años (cinco, con continuidad en primera: Villalba, Compagnucci, Romero Gamarra, Mendoza y Briasco), y sólo seis tienen entre 25 y 29 años, incluidos los titulares Martín Nervo y Nicolás Romat.

Huracán es uno de los equipos argentinos con mayor promedio de edad en la primera categoría (26,85), sólo detrás de Aldosivi de Mar del Plata (28,6 años). Con Marcos Díaz (31), Mancinelli (35), Garré (35), Araujo (36), Fritzler (30), Mariano González (36), Toranzo (35) y Montenegro (38) en el grupo, la tendencia aumenta considerablemente a la hora de ponerlos en cancha entre los titulares. Los regresos al primer equipo del defensor Lucas Villalba (22 años) -ingresará por Araujo (36)- y el volante Alejandro Romero Gamarra (22) hacen que el cociente baje levemente a 28,54.

El pasado domingo, Huracán derrotó 3-0 a Aldosivi en Mar del Plata y cortó una racha de seis encuentros sin ganar. Lejos de relajarse, el Globo está obligado a obtener un buen resultado contra San Lorenzo, si no quiere verle nuevamente la cara al descenso.

San Lorenzo

Una de las premisas iniciales que Diego Aguirre recibió al arribar a San Lorenzo en junio de 2016 fue la de potenciar a los juveniles. La condición, saludable, fue uno de los puntos fundamentales para alcanzar un acuerdo como entrenador de la entidad. "En la medida que demuestren, les vamos a dar chances", aseguraba el uruguayo por aquellos días. Con el tiempo -obligado también por algunas ventas-, el desarrollo y promoción de varios jóvenes se convirtió en una virtud en el ciclo del DT.

En un plantel con un promedio de edad elevado (ronda los 30 años) la presencia de los chicos oxigena y refresca. En definitiva, le brindó un lavado de cara a un equipo que retomó la senda ganadora luego de un comienzo de año turbulento que no sólo hizo tambalear al entrenador: algunos históricos también quedaron en la mira de los simpatizantes. En San Lorenzo son varios los jóvenes que se fueron consolidando en el equipo titular y otros que asoman desde atrás pidiendo pista: Gabriel Rojas (19), Paulo Díaz (22), Bautista Merlini (21), Marcos Senesi (19), Cristian Barrios (18), Tomás Conechny (19) y Ezequiel Ávila (23) conforman los ejemplos que en esta parte del año habitualmente son incluidos en las concentraciones. Una salvedad, claro, es que no todos se iniciaron futbolísticamente en el club. Lo cierto es que tanto Merlini (hoy en duda por una contractura en el muslo) como Rojas, defensor titular, se ganaron espacios que quedaron vacantes tras las ventas de futbolistas clave como Sebastián Blanco y Emmanuel Más. En el comienzo de este año, Lautaro Montoya (22) fue quien ocupó el lateral izquierdo, pero no convenció.

Un momento puntual, reciente, grafica el mensaje que bajó Aguirre: cuando su ciclo agonizaba, frente a Universidad Católica en la Libertadores, optó por mandar a la cancha el ímpetu de Barrios (autor del 2-1), Ávila y Senesi. En el banco quedaron Juan Mercier (37), Tino Costa (32) y Gonzalo Bergessio (32).

Como remarcaron esta semana varios referentes de la historia de San Lorenzo en la nacion, en la actualidad el club atraviesa una etapa de transiciones. El Ciclón conjuga la experiencia y los laureles de los campeones de América en 2014 con el empuje y la rebeldía futbolística de un nutrido grupo marcado como el futuro de la institución. Senesi y Conechny, por caso, son promesas que buscan ganarse un lugar y hoy forman parte del seleccionado Sub 20 que disputará el Mundial de Corea del Sur.

Los contratos de emblemas como Leandro Romagnoli (36), Néstor Ortigoza (32), Sebastián Torrico (37), Mercier y Bergessio finalizarán el 30 de junio próximo y sus futuros están en evaluación. Detrás, San Lorenzo cuenta con una joven camada que empieza a dar pasos cortos pero firmes

En esta nota:
Te puede interesar

Debido a la veda electoral estas notas estarán cerradas a comentarios hasta el domingo a las 18hs. Muchas gracias.