Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

La historia de la salida de Gustavo Alfaro, una renuncia anticipada en Gimnasia

El alejamiento del DT se precipitó por la falta de resultados que venía de arrastre

SEGUIR
PARA LA NACION
Domingo 14 de mayo de 2017
Adiós para Gustavo Alfaro, otro DT que abandona el barco en el torneo de primera división
Adiós para Gustavo Alfaro, otro DT que abandona el barco en el torneo de primera división.
0

LA PLATA.- El rumor recorría el Estadio Centenario de Quilmes desde bien temprano: Gustavo Alfaro se iba. Se escuchaba en cada rincón, lo repetían todos. Sin saberlo, la fuente de información había sido el propio entrenador, quien el viernes le había anunciado al presidente de Gimnasia , Gabriel Pellegrino, que dejaba el cargo. ¿Por qué? Tras la derrota con Estudiantes y luego de anunciarle a sus dirigidos la decisión, el técnico eligió una frase para salir del paso: "Mis decisiones no están vinculadas directamente con cuestiones futbolísticas". Pero la verdad era otra.

Las cuatro derrotas seguidas en el torneo argentino (Rosario Central, San Lorenzo, Racing y Estudiantes), más la eliminación de la Copa Sudamericana, representaron la imagen de una pintura que se descascaró rápido ni bien se la raspó; abajo no había nada. Y los jugadores, analistas al detalle de cada DT, tomaron nota y desconfiaron del mensaje futbolístico que bajaba. El planteo en la caída ante un San Lorenzo alternativo, y las declaraciones posteriores del técnico, ya habían tensado las relaciones.

La historia reciente marca que Alfaro había asumido en marzo de 2016, cuando sucedió a un histórico como Pedro Troglio. Casualmente o no, el motivo del cambio también había sido una derrota ante el rival eterno. Vale decir que en estos 14 meses tuvo que convivir primero con tensiones políticas-institucionales, y luego con una dirigencia que siempre lo miró de reojo.

Si se busca otra explicación al adiós, esa no se encuentra en las estadísticas. El ex entrenador de Arsenal -donde vivió su ciclo más exitoso- obtuvo casi el 50% de los puntos en 39 partidos. Para un club que no tiene la exigencia mayúscula de los grandes ni el dinero necesario para adquirir jugadores de gran categoría, es una cifra respetable.

Como balance de su paso por Gimnasia, se puede afirmar que terminó de clasificar al club platense a la Sudamericana; que lo llevó hasta las semifinales de la Copa Argentina, cuando se cruzó con el posteriormente campeón River; que logró hilar siete partidos sin perder en el inicio del año; y que le otorgó la titularidad en el arco a Alexis Martín Arias, transformado en uno de los pilares del equipo. Como contrapartida se puede remarcar que no ganó los encuentros clave (las instancias coperas ante el equipo de Núñez y Ponte Preta, y el clásico), además de que el equipo nunca exhibió un funcionamiento confiable.

"Cuando uno quiere estar en un lugar, está, y cuando no quiere estar, no está", fueron las últimas palabras del presidente Pellegrino a la salida del vestuario visitante, cuando el sol bajaba en Quilmes y el ciclo de Alfaro en el Lobo se transformaba en pasado.ß

En esta nota:
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas