Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Con Trump, Francisco buscará "puertas que estén entreabiertas"

Anticipó que será "sincero" con el presidente norteamericano, a quien recibirá el próximo 24 de mayo

SEGUIR
LA NACION
Domingo 14 de mayo de 2017
0

A BORDO DEL VUELO PAPAL.- En la habitual conferencia de prensa que concedió en el vuelo de regreso a Roma desde Fátima, el Papa anticipó que será "sincero" con el presidente norteamericano, Donald Trump, al referirse al encuentro que sostendrán por vez primera en el Vaticano, el próximo 24 de mayo.

A bordo del Airbus A320 de la aerolínea portuguesa TAP, una pregunta obligada fue sobre la audiencia que tendrá con el presidente republicano, considerado su opuesto. Francisco fue diplomático, conciliador y adelantó que no irá al cara a cara con prejuicios. "Nunca juzgo a una persona sin escucharla, yo diré lo que pienso -y ustedes ya saben bien lo que pienso-, y él, lo que piensa. Siempre hay puertas que no están cerradas. Hay que buscar puertas que están entreabiertas, hablar de cosas en común y seguir adelante", dijo, optimista, más allá de las diferencias entre los dos líderes, en temas que van desde inmigración, cambio climático, justicia social y proliferación de armas, entre otros.

"La paz es artesanal, se hace cada día. También la amistad, el conocimiento mutuo y la estima son artesanales, se hacen todos los días", dijo. "Hay que decir con respeto lo que cada uno piensa, para caminar juntos y ser sinceros con lo que uno piensa", insistió. Es más, dijo que se preparaba para el encuentro -que se espera con inmensa expectativa- sin hacer ningún "cálculo político".

"No soy alguien que hace proselitismo, ni siquiera en religión", afirmó Francisco.

Otra pregunta fue sobre el portazo que dio en marzo pasado la irlandesa Marie Collins, víctima de pedofilia que integraba la Comisión para la Tutela de Menores del Vaticano, a la que renunció tras acusar a la Congregación para la Doctrina de la Fe (CDF) de no escuchar sus recomendaciones. Francisco le dio en parte la razón.

"Marie Collins me explicó bien las cosas. Hablé con ella, es una buena mujer. Sigue trabajando en la formación de sacerdotes [en la comisión] y un poco de razón tuvo al hacer esta acusación, porque hay muchos casos retrasados y amontonados (en la CDF)", admitió.

Al respecto, reconoció que falta personal y afirmó que el Vaticano está buscando corregir eso. En este sentido, el Papa adelantó que se planea crear "tribunales continentales", por ejemplo uno para América latina. Destacó, por otro lado, los "grandes progresos" realizados por el Vaticano en este tema.

Tribunal

"Hoy, en todas las diócesis hay un protocolo", recordó, al subrayar la puesta en marcha de un nuevo tribunal de segunda instancia que juzga los recursos que presentan los curas abusadores que fueron reducidos al estado laical. Al respecto, recordó que puso al frente de ese tribunal al arzobispo de Malta, Charles Scicluna, que fue durante años promotor de justicia de la CDF. "Una persona indiscutible, la más fuerte en el tema abusos", dijo.

Finalmente, a pesar de que en febrero pasado hubo versiones periodísticas que lo acusaron de haber perdonado a sacerdotes pedófilos, el Papa aclaró que eso es totalmente falso. "Nunca firmé una gracia", afirmó.

Por otra parte, al ser consultado sobre las apariciones del santuario mariano de Medjugorje, en Bosnia-Herzegovina, que se dan desde 1981, Francisco se mostró cauto. "Todas las apariciones o presuntas apariciones pertenecen a la esfera privada, no son parte del magisterio público ordinario de la Iglesia", dijo.

Recordó que existe sobre la cuestión un informe, aún no publicado, realizado por el cardenal Camillo Ruini bajo encargo de Benedicto XVI, que elogió. "Está muy bien hecho", dijo, al lamentar que pese a ello fue puesto en duda por la CDF.

Indicó, además, que hay que distinguir las primeras apariciones, que deben seguir siendo investigadas, y las actuales, sobre las que se mostró muy escéptico. "Yo prefiero a la Virgen madre y no a la Virgen jefa de una oficina postal, que todos los días envía un mensaje a tal hora. Esa no es la mamá de Jesús. Estas presuntas apariciones no tienen tanto valor", señaló.

Reconoció, no obstante, que en Medjugorje se da "un hecho espiritual, pastoral" importante, y que en el futuro, luego de consultas también con teólogos, el Vaticano dirá "algo".

Sobre las especulaciones de un acuerdo con los disidentes tradicionalistas de la Fraternidad Sacerdotal San Pío X, los lefebvrianos, el Papa hizo entender que se trabaja en algo, aunque evitó dar detalles. Se especula con una prelatura, como la del Opus Dei, para sanar la división.

"Las relaciones actuales con los lefebvrianos son fraternales", dijo Francisco, que recordó que el año pasado les dio licencia para poder confesar y una forma de jurisdicción para poder celebrar matrimonios. "Pero no me gusta apurar las cosas, hay que caminar. Después veremos. Para mí no es un problema de vencedores y vencidos, sino de hermanos que tienen que caminar juntos", agregó.

En esta nota:
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas