Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Grillo jugó como si el viento no soplara y está expectante a la caza del título de The Players

Con una sensacional tercera vuelta de 67, sólo superada por Pat Pérez (66) ayer, el chaqueño se ubica quinto, a tres golpes de la punta

Domingo 14 de mayo de 2017
SEGUIR
LA NACION
0
El toque de Emiliano Grillo cerca del green
El toque de Emiliano Grillo cerca del green. Foto: AFP

Se paró en el tee del 17 e hizo todo rápido, pero no urgente. Con naturalidad, como fue toda la tercera vuelta de Emiliano Grillo en The Players. Los preparativos mínimos y la pelota que cayó en la tan temida isla a menos de dos metros del hoyo, para redondear el segundo consecutivo bajo el par y el séptimo de la jornada, que se completó con dos bogeys (en el 5 y el 8). El total, 66, para sumar 210 y quedar -6, compartiendo el quinto puesto, a tres golpes de los líderes, los norteamericanos J.B. Homes y Kyle Stanley.

La tarde en el TPC Sawgrass de Ponte Vedra, Florida, fue más ventosa que la de anteayer pero menos calurosa. Según la dirección del fenómeno, la pelota tanto sorteaba los repetidos espejos de agua como se volvía cómplice de éstos, que atrajeron unas cuantas en el día.

Pero Grillo dominó el viento que se sentía ingobernable casi siempre. Su pelota siguió encontrando fairways y greens como el viernes, pero la gran diferencia en su favor se la dio el putt. Venía de bajar el 16 y llevó al siguiente ése envión, como si las presiones bajaran con el score, en lugar de aumentar conforme se acercaba a la punta. Se lo notó relajado, en control de todos los momentos. Tan distinto de los días anteriores, en los que la deuda se generó en el green, sin embocar.

Para el cierre, un gran golpe de salida en el 18, con lo que el chaqueño anotó el par en una tarde en la que el último hoyo se presentó difícil.

"Era cuestión de ser paciente -comentó Emiliano- y pasar los momentos en que había más viento. Estar sereno lo es todo en este campo; sabía que como estaba pegando era cuestión de esperar, que iban a venir los resultados. Es necesario ir golpe por golpe, no apurarse". No podía evitar la sonrisa el argentino; sabía que había encontrado la sensación que espera mantener hoy, en la última vuelta. Que el tablero no condicione el equilibrio que alcanzó.

Como Grillo, el español Sergio García tuvo un progreso firme. El águila del 16 le debe haber dejado un sabor parecido a aquel que hizo en el 15 del domingo de Augusta, cuando recortó la ventaja respecto de Justin Rose y forzó el playoff que luego le daría el título. Sin embargo, esta vez, un bogey en el 18 le apagó el cierre. Sólo el cierre, porque la vuelta fue de 67.

"Los primeros dos días estaba nervioso, todavía con las sensaciones del Masters y el permanente reconocimiento de todos aquí, por eso lo importante era pasar el corte. Hoy, más relajado, hice buenos tiros, pese a las condiciones que se dieron en la media tarde. Pegué dos muy buenos en el 5; en el 12,13 y 14 (birdies en los dos primeros) y el águila en el 15. El viento fue fuerte y venía por ráfagas

En esta nota:
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas