Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Un joya que mostró todo su brillo musical

SEGUIR
PARA LA NACION
Lunes 15 de mayo de 2017
Monserrat Maldonado encarnó notablemente a la protagonista
Monserrat Maldonado encarnó notablemente a la protagonista. Foto: Gentileza Juan I. Ingelmo
0

Norma /Ópera de Vincenzo Bellini / Dirección musical: Hernán Sánchez Arteaga / Dirección escénica: Florencia Sanguinetti / Elenco: Monserrat Maldonado - Mariana Carnovali (Norma) / Darío Sayegh - Nazareth Aufe (Pollione) / Nidia Palacios (Adalgisa) / Mario De Salvo - Carlos Esquivel (Oroveso) / María Goso - Romina Jofre (Clotilde) / Jerónimo Vargas Gómez - Ramiro Pérez (Flavio). juventus lyrica / En el teatro avenida / Nuevas funciones: jueves y sábado, a las 20 / Nuestra opinión: buena

Juventus Lyrica comenzó con su temporada 2017 nada menos que con Norma, una joya del bel canto que, junto con su heroína, ha logrado cautivar al público de la ópera a través de la historia. Esta versión, con una impronta atemporal, como la excelente factura de su partitura, consiguió una gran calidad en lo musical, que no pudo ser igualada por la puesta en escena.

Hernán Sánchez Arteaga logró una equilibrada relación entre la orquesta, los personajes y los coros. En cada aria, enfatizó la intención dramática, permitiendo que los cantantes desplegaran su capacidad vocal con claridad.

La soprano Monserrat Maldonado ha encarnado notablemente a una heroína desbordada por la tragedia del deber ser: Norma, la sacerdotisa, la guerrera, la amiga, la madre, la amante. Maldonado supo comunicar con su lenguaje físico la piedad y la furia de una mujer que no puede tener otro destino que la fatalidad. En cuanto a su despliegue vocal, sostuvo con vigor y particular riqueza en matices uno de los papeles más exigentes para su cuerda, y le ha valido un fervoroso aplauso al aria "Casta diva".

Nidia Palacios (Adalgisa) estuvo a la altura de su compañera, con momentos de gran musicalidad en los dúos. El tenor Darío Sayegh (Pollione) cumplió robustamente, con una proyección clara, y equilibró con su mesurada actuación el brío de sus partenaires femeninos. De la misma manera, María Goso (Clotilde) y Carlos Esquivel (Oroveso) encarnaron sus roles con corrección.

Los enormes volúmenes angulosos que componían el escenario, estáticos durante toda la obra, presentaron problemas para el vestuario que fueron sorteados con gran discreción por los cantantes (al igual que ciertos desajustes en la iluminación).

Las proyecciones en la pantalla del fondo concedían coordenadas espacio-temporales, incurriendo en redundancias y sobrecargando la escena muchas veces innecesariamente. El trabajo en el espacio fue un punto positivo de la puesta: permitió claridad visual en la distribución de los personajes y los coros, incluso al estar todos presentes en el escenario.

El final de Norma no tuvo la fuerza de su enorme fatalidad: prevaleció el ruego a Oroveso en vez de la justa y dramática decisión de los amantes de morir unidos en la hoguera. No estuvo la oportunidad de contemplar a un Pollione volviendo a amar a Norma ni la integridad de ella al caminar junto a él a su inexorable y liberadora muerte. En su lugar, tuvimos la desesperación de Norma enredada en los pies de su padre, quien empuja (físicamente) a su hija a los brazos del amante romano en agonía.

Como un buen augurio de temporada 2017, Juventus Lyrica propuso una ópera con una gran belleza musical de la mano de Vincenzo Bellini, Monserrat Maldonado y de Hernán Sánchez Arteaga. Bravo por ellos y adelante.

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas