Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Ciudad Oculta ya tiene su primera escuela primaria

Los vecinos construyeron esta institución parroquial y gratuita; asisten 60 chicos en situación de vulnerabilidad social

SEGUIR
LA NACION
Lunes 15 de mayo de 2017
0

cerrar

Faltan pocos minutos para el final del recreo. En Santander 5955, en Mataderos, 60 alumnos de primer grado juegan a la mancha, a saltar la soga, al fútbol y al "pato ñato". El gris del cielo que ese mediodía amenaza con lluvia, contrasta con el blanco de los guardapolvos que llevan, en el costado izquierdo, la inscripción: "La escuela de mi barrio Virgen del Carmen". A lo largo y ancho del patio, detrás del los limites que marca el paredón de ladrillos, se levantan las paredes de las casas -la mayoría, en construcción- de la villa 15, conocida como Ciudad Oculta.

"Estamos en la primera escuela del barrio, que abrió sus puertas el 6 de marzo y que construimos entre todos los vecinos con mucho esfuerzo", cuenta Damián Reynoso, un sacerdote de 35 años que llegó a la parroquia Virgen del Carmen, en el corazón de Oculta, hace cuatro.

Se trata de una institución parroquial, primaria y gratuita, a la que actualmente asisten 60 chicos distribuidos en dos aulas de primer grado. Tiene orientación en artes y doble turno: funciona de 8 a 16 y allí reciben el desayuno, almuerzo y la merienda. Por la tarde hay talleres de danza, música, tecnología, inglés y teatro, entre otros. Es un proyecto ambicioso: una vez terminada, recibirá a 450 alumnos.

Desde el momento en que el padre Damián puso un pie en la villa, el objetivo de construir una primaria se volvió prioritario. No tardó en contagiarle el proyecto a Sebastián Sury, párroco de Virgen del Carmen. "Todos los febrero y marzo escuchaba a muchas mamás que no conseguían vacantes para sus hijos. Estamos en la Comuna 8, que es una de las que tienen mayor población infantil y las escuelas están abarrotadas", dice. "Debíamos colaborar para aliviar un poco esa situación."

Una construcción colectiva

En febrero de 2016, la parroquia había inaugurado un jardín de infantes; y, entusiasmados con la respuesta de los padres, los curas se propusieron construir la escuela. Consiguieron que la Agencia de Administración de Bienes del Estado (AABE) les cediera el terreno sobre la calle Santander, en el límite de la villa.

"Ahí dijimos: «Ahora nos falta la plata para la construcción». En septiembre pasado empezamos con una campaña en Facebook y por el barrio para conseguir los fondos", asegura Reynoso. "Repartimos sobres en toda la villa, donde viven cerca de 30 mil personas. El Arzobispado de la ciudad de Buenos Aires también colaboró."

A las 12, con el timbre, las maestras arman dos filas para entrar a las aulas, donde los chicos almuerzan.

"Falta construir todo el resto de las aulas, la biblioteca, la sala de música, el taller de ciencia y el comedor. Desde el área Asistencia Directa a Instituciones del Ministerio de Desarrollo Social de la Nación se comprometieron a financiar la construcción de cuatro nuevas aulas, para poder concluir así el primer ciclo: primero, segundo y tercer grado", explica con entusiasmo Reynoso. "Pero necesitamos más donaciones. Si conseguimos la plata, calculamos que en 2019 o 2020 la escuela estará concluida".

Juliana Gavilán Valenzuela recuerda la mañana del pasado julio en que su hija menor, Malena, de 6 años, llegó a su casa con un sobre. Le dijo: "Ma, el padre Damián dice que vamos a hacer una escuela, pero todavía no tenemos ni una monedita".

"Convenció a todos sus tíos para que colaboraran", cuenta Juliana, que es madre soltera, tiene 46 años y hace 12 llegó desde Paraguay a Oculta. "A los pocos días ya había juntado más de 300 pesos."

Los sobres de los vecinos empezaron a acumularse: con enorme esfuerzo, cada uno ponía lo que podía. También se agruparon los voluntarios: hombres que se ofrecían como albañiles, mujeres que querían colaborar llevándoles comida o con la limpieza. "El barrio se fue apropiando de la escuela, que busca ser una institución de prevención, no sólo educativa", sostiene Reynoso.

Hace seis meses que Juliana, luego de ser operada de la columna, perdió su trabajo como empleada doméstica. Mandar a sus dos hijas mayores en colectivo a escuelas alejadas (las únicas en que consiguió vacantes) es un costo difícil de afrontar. "Alrededor del barrio hay escuelas, pero faltaba una acá mismo. Todos nos pusimos la responsabilidad al hombro y se notó. Poder llevar a Malena caminando a clases es una bendición", subraya.

Reynoso resume con una sonrisa la epopeya barrial: "Los primeros días de septiembre iniciamos la campaña de recaudación de fondos y a principios de agosto vinieron los primeros camiones de arena. Todo esto era baldío. El 23 de diciembre pusimos la losa y en dos meses empezaron las clases".

Para el sacerdote es una satisfacción enorme sentir que la escuela está haciendo "historia en el barrio". Pero todavía los desafíos son grandes. Además de necesitar el dinero para seguir construyendo la escuela, pagarle al personal también se hace cuesta arriba. "El Estado cubre los sueldos de los docentes, pero no los de la portera o cocinera. Somos una escuela parroquial que no cobra cuota. Todavía el Ministerio de Educación no atiende la necesidad de este tipo de instituciones", dice.

Y concluye: "De momento, de portera hace la directora y la merienda la hace la secretaria. El Estado tendría que reconocer que vale la pena invertir acá. Yo confío en que será así. Hoy la principal necesidad es comenzar las próximas cuatro aulas para que estos chicos puedan empezar segundo grado el año que viene".

Dar prioridad a quienes más lo necesitan

Reynoso afirma que el proyecto de la escuela surgió con el objetivo de que fuera "netamente inclusiva". "Queríamos darle la prioridad a los hijos de los recién llegados de Paraguay o Bolivia, por ejemplo", sostiene el sacerdote. "Hay muchas familias que realmente necesitan una jornada completa para sus chicos y no en cualquier escuela, sino en una con un gabinete psicopedagógico, donde los vengan a revisar los médicos, o que requieren una maestra integradora u otros cuidados. Son niños en situación de fuerte vulnerabilidad."

Como la capacidad de la institución es limitada, son esos chicos los que están primeros en la lista. "El filtro es ese: ver la necesidad de la familia: si es una madre soltera, si tiene muchos hijos, si son padres que están en consumo. Hoy una escuela, sobre todo en una zona así, tiene que tener un abordaje integral (desde lo médico, la alimentación, el acompañamiento psicológico, entre otros): debe ser un faro en medio de la noche para todas esas familias que lo necesitan."

Como colaborar

Escuela Virgen del Carmen

www.escuelaciudadoculta.com.ar

(011) 15-6137-8923 (Damián Reynoso)

En esta nota:
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas