Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Lo detuvieron como un gran narco, pero era el hombre equivocado

A Daniel Lobos fueron a buscarlo a su casa; se llama igual que un sospechoso conocido como "Gangoso", aunque él no tiene problemas al hablar; pasó una semana preso en Bouwer

SEGUIR
PARA LA NACION
Lunes 15 de mayo de 2017
Daniel Lobos, preso por error
Daniel Lobos, preso por error. Foto: Diego Lima
0

CÓRDOBA.- Daniel Edgardo Lobos habla sin dificultades, claro y de corrido. A fines de abril fue detenido como el "Gangoso", un importante líder narco. Estuvo una semana preso en la cárcel de Bouwer. Fueron "sólo siete días" porque cuando estaban a punto de tomarle declaración una empleada judicial advirtió: "Pero este hombre no es gangoso". Quizá le hubiese llevado mucho más tiempo demostrar que no era quien el Ministerio de Seguridad de la Nación anunció haber encontrado después de "una exhaustiva investigación criminal".

El otro Lobos integraba una banda narco desarticulada en febrero, cuando se decomisaron en Paraná, Entre Ríos, 750 kilos de marihuana transportados en una camioneta BMW hacia Córdoba. Desde entonces la Federal buscaba al "Gangoso", que había logrado escapar.

"La pesquisa arrojó datos concretos sobre su paradero: frecuentaba un domicilio del Barrio Vicor (Córdoba). Con la información precisa se montó una vigilancia discreta en el lugar. Finalmente, fue detenido a instancias del juzgado federal de Córdoba", informó el Ministerio en un comunicado de prensa.

A las 9.30 de un viernes de fines de abril dos hombres y una mujer -todos de civil- golpearon la puerta de Lobos. Tenían una planilla con varias hojas; le dijeron que los tenía que acompañar "por un tema de drogas". Su primera reacción fue de sorpresa. Insistió con que no entendía porqué lo buscaban.

"Si no venís quedarás en situación de prófugo y si te para la policía en la calle te lleva preso. Te llegaron tres citaciones y nunca respondiste", le plantearon. Lobos afirmó que nunca había recibido un solo papel y que todo le parecía "poco serio". Igual, subió a una Trafic blanca sin identificación acompañado por su esposa, Roxana. Iban preparados para un trámite rápido y regresar.

Pero el mundo se le desmoronó apenas entraron a la sede de la Federal y escucharon "acá está el detenido". Lobos aseguró a LA NACION que esas horas fueron terribles. Le sacaron fotos, lo desnudaron y revisaron y le entintaron los dedos. Aunque insistía en que le explicaran qué pasaba, sólo consiguió que le dijeran: "Estás por comercialización de estupefacientes".

Antes de trasladarlo a los tribunales le preguntaron si conocía "a Ludueña". Ex taxista y remisero, hoy técnico en refrigeración, respondió: "Por mi trabajo conozco a mucha gente, tráiganme una foto. A ver si digo sí y buscan a uno como yo, que no entiende qué pasa". También señaló que se sentía "maltratado". Los policías reaccionaron: "¿Te pegamos?", le espetaron. "No, pero el maltrato también es psicológico. Me desnudaron, me sacaron fotos, no sé qué pasa... Si no es maltrato, salgan a la calle y busquen otra gente y hagan lo mismo", les soltó, nervioso.

A la hora de firmar las constancias de traslado, repitió que estaba nervioso, en estado de shock, que no iba a entender y que tenía que llamar a un abogado.

Hacia la sombra

"Poné las manos que te esposamos", le ordenaron. Una mujer y un hombre se pusieron camperas y gorras de la Federal, lo tomaron uno de cada lado y hubo otra sesión de fotos, las que después salieron publicadas. Fue a la alcaldía de los tribunales federales y no vio a ningún funcionario. Le dieron una bandeja de comida y le avisaron que lo llevarían a Bouwer. La pesadilla recién empezaba.

Hasta el miércoles estuvo en el área de ingreso, en el MD1, celda 5. "Vi que era cuestión de sobrevivir, porque ahí es todos contra todos. A un muchacho que iba conmigo le robaron las zapatillas, las tarjetas de teléfono... A mí, un acolchado. Los van rotando en esa área. En la celda estuve con uno que estaba preso por robos y otro que estaba por un asesinato".

Le explicaron que hay que acatar lo que ordenan los "plumas" (jefes) y que no hay que buscar líos. Dormir fue una utopía; tenía siempre un ojo abierto, escuchaba ruidos y estaba atento a todo. El miércoles lo trasladaron a otro pabellón, el de los permanentes.

Allí se le presentó el "pluma"; le marcó enseguida: "Acá todos nos respetamos", y le advirtió que si se mandaba "alguna cagada" lo haría trasladar. Le pidió los 15 pesos para el DirectTV y le describió que ellos, los presos, organizan y compran la pantalla plana y la conexión.

Afuera, su esposa buscó un abogado y le dio el papel donde a mano le habían anotado el motivo de la detención "artículo 7 de la ley 23.737", la de estupefacientes: "organización" de bandas narcos, con una pena mínima de ocho años. A Lobos lo acusaban de ser partícipe necesario.

Juan Manuel Rivero, el defensor, admitió a LA NACION que pensó que podía haberse tratado de una "negligencia" de Lobos; por ejemplo, que hubiera prestado su habilitación para comprar productos químicos a otro y que ése estuviera involucrado en alguna "cocina" de drogas.

Lo habló con él en la cárcel: "¿Le ocultás algo a tu familia?". Lobos juró una y otra vez que no tenía idea de lo que pasaba. Al otro día, el lunes, estaban los dos en el juzgado federal N° 2 esperando para ver la causa y declarar cuando la empleada los miró y, un poco incrédula, dijo: "Pero este hombre no es gangoso, debe haber un error... Presenten una excarcelación".

Una hora después, cuando el abogado llegó con la excarcelación no se la recibieron porque el juzgado se apartó de la causa por amistad con el defensor de otro imputado. Lobos sólo pensó: "Más tiempo en Bouwer". Los días corrían y el nuevo juzgado, a cargo de Hugo Vaca Narvaja, debía analizar los seis cuerpos del expediente para resolver si le daba la libertad.

El viernes al mediodía llegó la resolución de falta de mérito y la orden de "inmediata excarcelación". En unos 20 días -junto al procesamiento del resto de los detenidos- saldrá su sobreseimiento.

Unas semanas después de su odisea Lobos -que no tiene antecedentes penales ni contacto con nadie de la causa- recibe a LA NACION en su casa de Ampliación Vicor. Tiene ánimo suficiente para contar algunas anécdotas de la cárcel. Como el del ése que le preguntaba si lo conocía: "Soy el hermano de Karina Jelinek". Adolfo, detenido en noviembre pasado, después de estar casi dos años prófugo en una causa por tenencia de drogas, "chapeaba con el apellido", ríe Lobos.

Mientras prepara una acción civil contra el Estado nacional, Lobos repite: "Al final, me trataron mejor los presos que las autoridades".

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas