Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

La abundancia, el gran problema del Real Madrid

Martes 16 de mayo de 2017
PARA LA NACION
0
Nombres: le sobran figuras a Real Madrid
Nombres: le sobran figuras a Real Madrid. Foto: AFP

MADRID.– Una vibración especial envuelve al Real Madrid, arrollador en la recta final de la temporada. Necesita cuatro puntos en los dos últimos partidos –en Vigo y en Málaga– para proclamarse campeón de Liga y ha alcanzado la final de la Champions League, donde pretende hacer historia. Si derrota a la Juventus, será el primer equipo que logra el título en dos temporadas sucesivas con el formato actual, alumbrado en 1994. No es mal momento para intentar el asalto. El equipo emite las mejores señales en muchos años. Sólo tiene un problema, el de la abundancia.

Hay razones para pensar que el Real Madrid dispone de la mejor plantilla de su historia. Los futbolistas titulares son magníficos y los suplentes, tan buenos o mejores, en algunos casos. El caso de Gareth Bale define la peculiar situación del equipo. El jugador galés se lesionó en el partido contra el Barça, en la última semana de abril. Para cualquier equipo sería una ausencia trascendental. Bale es una estrella mundial, uno de los principales reclamos del Real Madrid en el escenario global del fútbol. En términos de popularidad mundial sólo lo supera Cristiano Ronaldo. Su traspaso del Tottenham Hotspurs al Real Madrid significó un récord en el mercado: 101 millones de euros.

Se dice que el presidente Florentino Pérez no tolera que Bale sea suplente. Si no es una orden, lo parece. Bale es un fijo en las alineaciones desde su llegada al Madrid en 2013. Sólo lo retiran del equipo las lesiones, que se suceden con una frecuencia alarmante. Es un futbolista de cristal, acribillado por los problemas musculares. El cuerpo no aguanta su explosivo estilo. Por lo que se refiere a sus cualidades, Bale concentra todos los recursos posibles –veloz, potente, perfecto rematador, imbatible en el juego aéreo–, excepto ese intangible que es el conocimiento del juego. No domina los secretos del fútbol. Digamos que está en las antípodas de Modric, que es un manual con botines.

Gareth Bale
Gareth Bale. Foto: AP

A cualquiera que no estuviera muy pendiente del Real Madrid, le resultaría difícil de explicar la contradictoria relación entre la ausencia de Bale y el fenomenal despliegue del equipo, que en las últimas semanas ha eliminado al Bayern de Múnich y al Atlético de Madrid en la Champions. En la Liga española, el Real Madrid arrolla. Ayer marcó cuatro goles al Sevilla. Nadie se acuerda de Bale en el Bernabéu y son mayoría los que temen el regreso del galés. El temor está fundado: el equipo ha encontrado un ecosistema perfecto. Con un delantero menos, Zidane añade un centrocampista más. Pueden ser Isco, James, Kovacic o Asensio, un proyecto de gran futbolista que cada vez añade más recursos a su juego.

Estos cuatro jugadores son suplentes en el Real Madrid, pero serían estrellas en cualquier otro equipo. Su importancia se magnifica porque añaden al equipo las cualidades que le faltan cuando Zidane se obliga a formar con Bale, Cristiano Ronaldo y Benzema, tres delanteros con muy escasa implicación defensiva y con una altísima protección del presidente. Sin Bale, el Madrid es menos rígido, más imprevisible y más compacto. Es la impresión que ha traslado en el último mes, donde ha emergido la figura de Isco, jugador que nunca ha dejado indiferente a nadie, pero que ahora mismo atraviesa un momento deslumbrante.

Se podría definir a Isco como un jugador más argentino que español. Adora la gambeta y no culpabiliza por su estilo, que le ha generado tantos admiradores como detractores desde su etapa juvenil. Andaluz de nacimiento, fichó por el Valencia con 17 años y regresó al Málaga con 19. Dos años después, el Manchester City y el Real Madrid se disputaron su fichaje. Eligió el club español, un tanque irresistible cuando se decide por un futbolista.

Antes de la eliminatoria con el Bayern de Múnich, Isco sólo había jugado 77 minutos en los ocho partidos de la Champions League. Era un hombre residual en la competición más prestigiosa del mundo. La prensa le consideraba transferible. Sus detractores le consideraban un barroco recalcitrante, y es posible que tuvieran algo de razón.

Sin embargo, el último Isco ha sido deslumbrante. El medio punta con poco gol se ha convertido en un centrocampista de cuerpo entero, con un promedio de casi un gol por partido en las últimas semanas. Juega con tanta autoridad que resulta imparable para los rivales. Si no es el mejor del Real Madrid, lo parece.

Todo el mundo habla de Isco, que ha redondeado al equipo, y nadie de Bale, el delantero de los 100 millones de euros. Al fondo, el debate más fastidioso posible en este momento, ¿quién de los dos jugará la final de la Champions? A un lado, la conveniencia deportiva (Isco). Al otro, los intereses estratégicos del club (Bale). Las apuestas son casi unánimes. Jugará Bale.

En esta nota:
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas