Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Cloacas

LA NACION
SEGUIR
Víctor Hugo Ghitta
Lunes 15 de mayo de 2017
0

Entre las pequeñas miserias humanas está la de los funcionarios que inauguran obras de bien público. Hace muy poco vimos la incomodidad que sintieron algunos de ellos cuando coincidieron en la presentación de un tramo del Metrobus en el distrito de La Matanza. Una mezquindad parecida se percibe ahora en Ituzaingó, donde el intendente Alberto Descalzo, de sello kirchnerista, distribuyó volantes en los que se atribuye haber impulsado el tendido de redes cloacales que llevarán un beneficio esencial (¿un derecho humano básico?) a miles de vecinos. La obra la lleva adelante el gobierno nacional por medio de AySA.

Es posible que muchos de esos proyectos requieran el trabajo de un equipo integrado por personas de distinto signo político. Debería alentarlos la idea del bien común. Pero somos incapaces de esa generosidad. Aunque capaces de mentir. Muchos funcionarios merodean las obras públicas con el instinto de un animal depredador. Apropiarse de ellas (rubricarlas, plotearlas) es un modo de traficar votos. A Descalzo habrá que atribuirle una destreza singular en materia de planificación. En diciembre hará veintidós años que asumió ese distrito: veintidós años en que no tuvieron cloacas (ni salud) esos vecinos.

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas