Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Una marea luminosa

Lunes 15 de mayo de 2017
0
Foto: AP / Michael Probst

No es la Provenza. No es Van Gogh. Para serlo, necesitaría algo más que la potencia de ese amarillo arrasador y el destello neto, perfecto, del sombrero lila-azulado. Para ser Van Gogh necesitaría la fuerza enloquecida de su pincel: aquellos trazos que convertían una cosecha al sur de Francia (o una noche estrellada, o un barcito en Arlés) en una estremecida invocación a los sentidos. No es Van Gogh, aunque uno quisiera llamar al espíritu de Kurosawa, recrear su film Sueños y sumergirse por un rato en la marea luminosa de la imagen. Habrá que ver si piensa lo mismo la mujer del sombrero, quizás a cargo de este cultivo de colza -de eso se trata- en las afueras de Fráncfort. Para ella, el ensueño de esas flores no será otra cosa que el pan de cada día, la futura producción de aceite o forraje, el temblor ante los caprichos del clima. Nada muy distinto de lo que sentirían los lejanos campesinos de Van Gogh a los que tanta belleza debemos.

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas