Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Entregan a Stanley un duro informe sobre malnutrición en el país

Según un relevamiento de Barrios de Pie, 40% de los menores en los comedores no están bien alimentados

SEGUIR
PARA LA NACION
Lunes 15 de mayo de 2017
0

Casi la mitad de los niños y adolescentes que viven en villas, asentamientos y barrios populares del país presentan signos de malnutrición. Entre las distintas formas que asume el déficit alimentario, prevalecen el sobrepeso y la obesidad. Esas son las principales conclusiones del relevamiento que elaboró Barrios de Pie, y que en los próximos días la organización llevará al despacho de la ministra de Desarrollo Social, Carolina Stanley . Además, pasado mañana desplegarán ollas populares por todo el país, donde recibirán donaciones para los comedores.

El estudio es una continuidad del que la organización, en trabajo conjunto con el Instituto de Investigación Social, Económica y Política Ciudadana (Isepci), le presentó al papa Francisco en noviembre pasado. LA NACION accedió a un adelanto del nuevo estudio, que cuenta con el análisis de casi 30.000 casos sobre el total de los 40.000 relevados en más de 560 comedores y merenderos. De allí surge una cifra alarmante: 42% de los chicos encuestados padece alguna variante de malnutrición.

"El relevamiento se llevó a cabo en el conurbano bonaerense, la ciudad de Mar del Plata y las provincias de Tucumán, Chaco, Corrientes, Misiones, Santiago del Estero, Córdoba, Mendoza, Neuquén, Salta y Santa Fe. Durante marzo y abril se pesaron y midieron 27.226 niños y adolescentes que viven en barrios en situación de vulnerabilidad socio-económica-sanitaria-ambiental", explicó Laura Lonatti, coordinadora del informe del Isepci. Los parámetros del estudio toman como base las tablas antropométricas -talla y peso- de la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Los resultados del informe ratifican un fenómeno de los últimos años en la Argentina: la proliferación del sobrepeso y obesidad entre los niños de más bajos recursos, como consecuencia de una dieta poco saludable. Se alerta sobre la aparición de enfermedades como asma, diabetes, deformaciones óseas y riesgo de enfermedades cardiovasculares.

La mayoría de los encuestados dependen de la alimentación que reciben en comedores y merenderos escolares, o de las organizaciones sociales y parroquias.

El estudio remarca que reciben una dieta rica en azúcares, grasas e hidratos, en detrimento de una alimentación proteica. "Surgen dificultades para acceder a la canasta básica de alimentos, y la dieta está constituida principalmente por hidratos y grasas, en detrimento de las proteínas necesarias, con poco consumo de lácteos, frutas y carnes", consigna el informe.

"Ante el aumento de personas que asisten a comedores empezamos a relevar el estado nutricional. Seguimos esperando políticas para frenar la pobreza. Nos preocupa cómo impacta el hambre en niños y niñas de los barrios humildes del país", aseguró el referente de Barrios de Pie, Daniel Menéndez.

De la mano de esta evaluación, la organización trabaja en la presentación de un proyecto de ley para reforzar la asistencia a los comedores. Los otros dos miembros del "triunvirato piquetero", la CTEP y la Corriente Clasista y Combativa (CCC) acompañarán el proyecto, que apunta a "garantizar el acceso a alimentos de alto valor nutricional" y un esquema de "tutores" que hagan un seguimiento en los comedores. Todavía está en etapa de elaboración, pero los impulsores ya trabajan para alcanzar un esquema de consenso "amplio".

"Queremos que se reformulen los programas alimentarios, que hoy se limitan a la entrega de alimentos con escaso valor nutricional", agregó Menéndez.

A la espera de que el Gobierno libere fondos para la emergencia social, las organizaciones suman otra demanda para "paliar la situación en los barrios".

Los visitadores médicos, en pie de guerra

Los visitadores médicos siguen sin poder acordar su paritaria. Es que las cámaras empresarias que agrupan a todos los laboratorios se niegan a firmar el acuerdo mientras no se modifique la ley de profesionalidad que rige la actividad. El viernes, el personal agrupado en la Asociación Agentes de Propaganda Médica protestó frente a la cámara empresaria que reúne a los laboratorios nacionales (Cilfa). También están llevando a cabo la interrupción sistemática de todas las reuniones y capacitaciones que tienen lugar en los laboratorios. Esto último generó que muchas empresas realizaran las reuniones con sus empleados en Uruguay o Chile. "Nos piden cambiar la ley a cambio del aumento; no podemos porque eso corresponde al Legislativo", explicó Salvador Agliano, titular de AAPM.

En esta nota:
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas