Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

NBA: San Antonio Spurs y Ginóbili se mostraron a la altura de un rival que parece inalcanzable

En el arranque de la final del Oeste, el equipo liderado por Ginóbili llegó a sacarle una ventaja de 25 puntos a Golden State, pero sufrió la lesión de su figura, Leonard, se desdibujó y perdió 113-111

SEGUIR
PARA LA NACION
Lunes 15 de mayo de 2017
Foto: AP
0

OAKLAND.- Si Golden State parecía un equipo prácticamente invencible, San Antonio se encargó de exponer su vulnerabilidad. Durante la primera mitad, la mejor defensa de la NBA había logrado descifrar la fórmula para domar el vendaval ofensivo que suele ser un elenco que conjuga a dos de los máximos anotadores de la liga. El Oracle Arena estaba en silencio porque el engranaje defensivo de Gregg Popovich había funcionado: los Warriors habían registrado seis pérdidas durante el primer cuarto, tan solo una menos que en dos de los cuatro partidos en la semifinal de conferencia frente a Utah Jazz.

Su eficacia ofensiva completaba la ecuación: Kawhi Leonard parecía recuperado del esguince en el tobillo izquierdo que lo había marginado del sexto partido frente a Houston y castigaba al local con un alto porcentaje de efectividad. San Antonio, cuya máxima ventaja llegó a ser de 25 puntos, brillaba en un mediodía en el que los hinchas se preguntaban cómo podía ser posible que su equipo, el más letal de la liga con un promedio de 115.9 puntos por partido, el mismo que venía de barrer a Portland Trail Blazers y a Utah Jazz en los playoffs, apenas hubiera anotado 42 unidades en los primeros dos cuartos.

Ni siquiera Stephen Curry parecía ser suficiente cuando en el tercer cuarto hilvanó tres triples en una ráfaga pero su equipo no podía recortar el marcador. San Antonio respondía también desde el perímetro con Leonard, LaMarcus Aldridge y Jonathon Simmons. Que Aldridge, quien en sus diez años como profesional apenas encestó 93 triples, anotara uno en el momento más caliente del partido parecía una señal inequívoca de que era el día para San Antonio, la oportunidad de adelantarse en una serie en la que sus probabilidades eran poquísimas.

Pero dos jugadas arruinaron su ilusión con apenas un puñado de minutos de diferencia. El tobillo izquierdo de Leonard fue otra vez el protagonista: primero se enganchó con el pie de un compañero tras convertir un triple y después cayó mal tras un lanzamiento en el que Zaza Pachulia lo desacomodó cuando caía. La máxima estrella de los Spurs se fue al vestuario y nunca más volvió.

"Verlo en el piso fue un golpe duro porque él venía de una lesión. Ante un equipo como Golden State lo necesitamos aún más, por la presión defensiva que ejercen contra nosotros, por los cambios. Él es un jugador que no sufre tanto esa presión por su fuerza y su talento. En el momento en el que más lo necesitábamos, no estaba. Nos costó mucho atacar, la presión de ellos nos molestó, perdimos balones y su juego floreció", confesó Manu Ginóbili, tras el 113-111 en favor de Golden.

San Antonio, que sin Leonard había vencido a Houston Rockets en el suplementario del quinto partido y en el sexto juego, no pudo sobrevivir pese a la ventaja de 23 puntos que tenía cuando su líder quedó marginado.

Sin Leonard, Gregg Popovich le entregó el equipo a Manu Ginóbili. El bahiense, el jugador más experimentado y con mayor jerarquía del equipo, asumió la responsabilidad y volvió a brillar con 17 puntos, 3 robos, un rebote y una asistencia durante 25 minutos. Ginóbili fue la respuesta pero ante un equipo con las individualidades de Golden State no es suficiente. "La clave es saber cómo estará Kawhi, si no juega se nos complicará muchísimo", agregó el bahíense de cara al segundo partido.

El domingo ideal de San Antonio terminó siendo una pesadilla, pese a que se demostró a sí mismo que es capaz de estar a la altura de un rival que parece inalcanzable.

"Realmente es el peor partido que podríamos haber jugado, más allá de que lo hicimos bien. Haber estado por más de veinte puntos arriba y haberlo perdido sobre el final, gastamos un montón de energía, perdimos a nuestro mejor jugador. Es difícil verle lo positivo, hubiese preferido perder por 25, que su confianza se vaya por el techo y nosotros jugar con ese hambre y con ese enojo. Es duro. Una mejor oportunidad que hoy es difícil tener", se sinceró Ginóbili ante la nacion.

La gran ventaja de Golden State sobre cualquier otro equipo en la NBA es que sus individualidades son capaces de inclinar el marcador a su favor incluso en tardes como la de este domingo cuando su defensa, también una de las mejores de la liga, estuvo lejos de su mejor nivel. Stephen Curry aportó 40 puntos a la causa y Kevin Durant sumó otros 34.

Aun así, sin Leonard, San Antonio luchó hasta el final y pudo haber forzado el suplementario con un tiro de tres puntos de LaMarcus Aldridge. Esta vez, como marca su historia pobre en esos lanzamientos, la pelota no entró.

En esta nota:
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas