Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Nadal se agiganta en el polvo soñando con su décimo Roland Garros

El español conquistó Madrid tras vencer a Thiem; ahora, jugará en Roma, pero ya es el gran favorito para ganar el Abierto de Francia

SEGUIR
LA NACION
Lunes 15 de mayo de 2017
0

Si Roger Federer vio rejuvenecer su tenis en el comienzo de la temporada ganando el Abierto de Australia, Indian Wells y Miami con un nivel exquisito -quizás, el mejor de su carrera-, Rafael Nadal está apoyándose en el segmento históricamente más provechoso para él, la gira europea sobre polvo de ladrillo, para relanzar su vida deportiva. El español, de 30 años, conquistó el Masters 1000 de Madrid luego de vencer al explosivo austríaco Dominic Thiem por 7-6 (10-8) y 6-4, en dos horas y 17 minutos. La Caja Mágica, atiborrada por 10.000 espectadores -varios famosos, como el ex futbolista brasileño Ronaldo-, se rindió a los pies del tenista de Manacor. Así, a pocos días del comienzo de Roland Garros (desde el 28 del actual), Nadal es el gran favorito para ganar el trofeo, que en su caso sería el décimo.

Después de haber interrumpido antes de tiempo su temporada en 2016 por diversas molestias físicas y titubeos tenísticos, la actual versión del mallorquín es totalmente opuesta. Luce imponente, casi sin grietas. Rafa recobró la confianza, la agresividad de sus efectos, la certeza con su saque y el optimismo que abruma hasta a los más atrevidos. Un día después de derrotar con facilidad al serbio Novak Djokovic, un oponente que supo generarle un sinfín de dolores de cabeza, Nadal debió recurrir a su espíritu para no ceder (sobre todo en el primer parcial) ante un talentoso con futuro directo de top 5 como Thiem. El más querido por el público español remontó un 1-3 en el primer set y levantó dos sets points en el tie-break. "Jugué bajo presión bastante tiempo, hacia el final del primer set, el partido ha sido más lógico, me he serenado, si bien es cierto que podía pasar cualquier cosa. Sabía que el comienzo del segundo set era importante, he hecho un break al principio y eso ha sido bueno", analizó Nadal, más sereno, tras despojarse de un escollo que no deja de crecer como Thiem.

"Siempre que juego una final en Madrid estoy con emoción y nervios, siempre es algo único y especial. Nunca sabes si es la última, así que hay que disfrutarla al máximo", expresó Nadal, que celebró por quinta vez en Madrid y llegó a los 30 títulos de Masters 1000 (la categoría inmediata por debajo de los Grand Slams), igualando la marca que Djokovic ostentaba en soledad. Ahora, detrás de ambos quedaron leyendas como Federer (26), Ivan Lendl (22), John McEnroe (19), Jimmy Connors (17), Andre Agassi (17), Björn Borg (15) y Andy Murray (14). Además, el español llegó a las 72 coronas en su carrera, la número 52 sobre polvo de ladrillo.

Por primera vez desde 2010, Nadal comenzó el año con una marca de 15-0 en sus primeros tres torneos sobre canchas lentas. Cerca de cumplir 31 años (lo hará el 3 de junio próximo), el ganador de 14 grandes acumula títulos en Montecarlo, Barcelona y Madrid. El español, que lejos conformarse con sus éxitos sumó a su grupo a un ex número 1 como Carlos Moyá tratando de incorporar nuevas estrategias que lo ayudaran a hallar alternativas productivas, desplazó a Federer del cuarto lugar del ranking y pasó a liderar la Carrera a Londres. Ahora, el suizo (que en estos días anunciará si actúa en Roland Garros) es el segundo de ese ranking paralelo y, Thiem quedó como el tercero, tras pasar al suizo Stan Wawrinka.

Ni bien terminada la final de Madrid se sospechó que Nadal podría ausentarse del Abierto de Roma para poder tomarse un respiro y descansar con miras a Roland Garros, pero el propio jugador descartó esa posibilidad. "Físicamente me siento bien, estoy con ilusión, lo lógico es ir a Roma, dar el máximo allí y luego tengo unos días para descansar", fundamentó Nadal, que saldrá adelantado en el Foro Itálico y esperará por el ganador del cruce entre el español Nicolás Almagro y el italiano Andres Seppi. Allí, en la tierra donde Gabriela Sabatini era mimada como en casi ningún sitio, Nadal conquistó siete títulos; pero el año pasado se marchó en cuartos de final tras caer ante Djokovic.

Salvo en 2009, siempre que Nadal ganó tres certámenes sobre polvo de ladrillo en la etapa europea -2005, 2006, 2007, 2008, 2010, 2012 y 2013- en junio terminó levantando la Copa de los Mosqueteros. Para conocer si logrará su décimo Abierto francés en el Bois de Boulogne habrá que aguardar algunas semanas, pero no hay dudas: es el gran candidato.

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas