Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

El festejo de River lejos de la Bombonera: la llegada al Monumental y los videos de los jugadores desde adentro del micro

En la Bombonera, el equipo de Gallardo dio un paso fundamental para pelearle el título a Boca; así se vivió el triunfo en la intimidad del plantel

Lunes 15 de mayo de 2017 • 07:52
Tras ganarle a Boca, el plantel de River fue recibido por una multitud en el Monumental
Tras ganarle a Boca, el plantel de River fue recibido por una multitud en el Monumental.
0

Cerca de las 15.20 del domingo, más de 3 mil almas despidieron al plantel de River que partía desde el Monumental en micro hacia la Bombonera. Cuando tomó la Avenida Leopoldo Lugones, muchos corrieron hacia el Puente Labruna para poder seguir, al menos, un rato más el rumbo de los jugadores y el cuerpo técnico que buscarían la victoria en la Bombonera. Algunos, tal vez los más confiados, decidieron quedarse en las inmediaciones del estadio, otros -los socios- ingresaron a la confitería del club para ver el partido, y algunos retornaron a sus casas. Posiblemente, estos últimos, consumado el 3-1, decidieron retornar a la noche: el recibimiento del regreso fue igual de imponente que el de la partida.

La delegación millonaria, compuesta por los 18 jugadores convocados, más los compañeros que no pudieron estar presentes, el cuerpo técnico y la comitiva dirigencial dejó La Boca pasadas las pasadas las 20.15 en medio de abrazos, voces gastadas y sonrisas por el triunfo conseguido. Es que no bien ingresaron los jugadores al vestuario, se desató la locura: allí los esperaban parte del cuerpo técnico, los dirigentes y los futbolistas que los acompañaron. "Te felicito", le dijo el presidente Rodolfo D'Onofrio a Marcelo Gallardo cuando lo vio ingresar por el túnel, y se fundieron en un abrazo.

La CD, que vio el juego hasta los 28 minutos del segundo tiempo en el palco, bajó por cuestiones de seguridad hasta el vestuario y el gol de Sebastián Driussi se gritó en conjunto frente a un televisor. "Me parece que Boca no sale campeón, me parece que Boca no sale campeón... sale River, sale River, sí señor", fue el grito que se popularizó dentro del reducto que el Millonario se encargó de adornar con banderas y pancartas para motivar al plantel.

Pero eso no fue todo. Cuando el micro y las combis que llegaron hasta la Bombonera partieron de regreso al Monumental, el festejo siguió entre los asientos con cánticos, aplausos y golpes en el interior de un colectivo que parecía tener vida propia. El camino terminó donde se inició, y allí estaban nuevamente los fanáticos millonarios para recibir a los héroes que habían logrado el esperado y ansiado objetivo.

Con parte de la fiesta organizada por la Subcomisión del Hincha y muchos simpatizantes que quisieron tener cerca a sus ídolos, la fiesta siguió por varios minutos con un micro que pudo avanzar muy lentamente ante la marea de gente que, con banderas, camisetas y bengalas, le manifestó toda su gratitud al plantel.

"River, River yo te quiero, yo te llevo adentro, de mi corazón... gracias, por esa alegría, de ganarle a Boca, qué feliz que soy", fue uno de los primeros gritos que surgió. Ante la euforia generalizada en Alcorta y Udaondo, en el interior del colectivo, también todo era festejo: los jugadores cantaban y saltaban al ritmo de la cumbia y las canciones que iban surgiendo, mientras también guardaban un recuerdo del momento filmando con sus teléfonos celulares.

Así lo hizo, por ejemplo, Iván Alonso -no fue convocado ya que se encuentra poniéndose a punto físicamente tras una lesión-, quien subió a su cuenta de Twitter un video de la llegada, y expresó: "Tremendo recibimiento. Gracias hinchada, felicitaciones a todos". Otro de los que compartió su alegría en las redes sociales fue Rodrigo Mora, quien subió un corto video a Instagram Stories y escribió "gracias y gracias" en letras rojas.

Luego de varios minutos a pura intensidad, la delegación ingresó al Monumental y, de a poco, la gente empezó a desconcentrarse. El gran objetivo ya estaba cumplido. Con los hinchas regresando con una sonrisa y sin voz a sus casas, los jugadores regresaron a sus hogares sin demasiado tiempo que perder: desde las 9, se entrenarán en el River Camp de Ezeiza pensando en el encuentro de Melgar del próximo jueves en Perú. Posiblemente, viaje un equipo alternativo el miércoles, y una parte del plantel se quede en Buenos Aires entrenando para preparar el duelo del lunes ante Gimnasia y Esgrima La Plata. Pese a la gran alegría, todavía todo está por venir.

En esta nota:
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas