Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Son sirios, están casados hace 65 años y resisten al dolor de la guerra con su amor

Ahmed y Khadijah están en un centro de refugiados y no saben si van a poder volver a ver a sus hijos

Lunes 15 de mayo de 2017 • 12:02
Son sirios, están casados hace 65 años y resisten al dolor de la guerra con amor
Son sirios, están casados hace 65 años y resisten al dolor de la guerra con amor. Foto: Facebook
0

Están en el final de sus vidas. Él tiene 90 años; ella, 75. Estás casados hace más de 60 y viven en Siria , que hace ya seis años afronta una guerra civil llena de destrucción, sangre y tristeza. Ellos resisten. Lo hacen juntos. Es la única opción que les queda.

Ahmed y Khadijah se conocieron hace muchos años a través de sus padres. Ella sólo tenía once cuando tomaron la decisión de unirse para siempre, esa que ahora los convirtió en famosos por un video que se viralizó en las redes y los muestra juntos, aún con una sonrisa en la cara, pese a haberse quedado sin nada porque la violencia los despojó de todo.

"Te amo desde aquí hasta aquel pueblo", le dice él, Ahmed. Y ella, Khadijah, responde: "¿Sólo hasta ahí?". "Hasta el pueblo más lejano", agrega su marido y entonces los dos comienzan a reírse como si el amor bastara para aislarse de todo.

Cuando se unieron en matrimonio apenas se conocían. Ella no entendía que era estar casada. Sin embargo, parece haber sido la mejor decisión de todas: crecieron juntos, se conocieron hasta el fondo y se aprendieron a amar sin límites.

cerrar

Tienen ocho hijos y aseguran que jamás discutieron fuerte o pensaron en separarse. Ni siquiera cuando empezó lo peor, cuando los rebeldes comenzaron a alzar sus voces en las calles y el presidente de Siria, Bashar al-Assad , se mostró dispuesto a todo para permanecer en el poder.

Tras el estallido de la guerra, abandonaron su casa en busca de sobrevivir y se instalaron en un campo de refugiados, un momento que recuerdan como "el fin del mundo", según lo publicado por el diario The Independent.

Vivir como refugiados no es nada fácil. No siempre hay comida suficiente ni agua. Están quienes toman decisiones extremas para resistir y hasta venden órganos en busca de algo de dinero. Pero ellos aguantan: "Nuestros corazones se vaciaron por tanta tristeza, pobreza y opresión", cuenta en el video Ahmed. Ella agrega: "Quise morir en un momento. No tenemos nada más ni a nadie. Lo mejor es dejarlo en manos de Dios".

"Muchas veces pienso en la muerte", asegura Khadijah e insiste: "Qué más puedo decir. Espero que todos podamos volver a casa. Espero que mis hijos vuelvan a casa. ¿Creen que voy a volver a ver a mis hijos?".

El video fue subida a el sábado pasado por el grupo de caridad Spotlight Syria.

En esta nota:
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas