Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

¿Tiene el fútbol datos duros relevantes? Un deporte que se resiste a ser analizado desde los laboratorios

Martes 16 de mayo de 2017
0
La estadística en el fútbol
La estadística en el fútbol. Foto: Archivo

Un partido de fútbol no siempre queda reflejado en sus estadísticas. Otros deportes son más transparentes con sus datos. El fútbol, imperfecto a veces, injusto en ocasiones, no se explica totalmente con sus planillas. Algunos hasta consideran que ese es su estado natural, liberado de los análisis científicos. Y lo argumentan con un dato fetiche: Messi es el que menos corre y es el más influyente en Barcelona. Pero como hablamos de fútbol, cada caso tiene su contraejemplo: Dani Alves es uno de los que más corre en Juventus y participó en los cuatro goles del equipo en las semifinales de Champions League contra Mónaco. Todo tiene que ver con todo: Dani Alves fue el principal asistidor de Messi cuando jugaron juntos en Barcelona. ¿Sirve entonces saber cuánto corre un futbolista o no? ¿Qué estadísticas relevantes le ofrece el fútbol a los fanáticos para entender el juego?

“El fútbol tiene once jugadores por lado. Otros deportes no concentran tantos participantes. La suma de las partes hace que el rendimiento individual sea menos analizable desde el punto de vista estadístico. Otra variable que ofrece, muy diferente a otros deportes, es que la posesión de la pelota no siempre define un resultado. Dependiendo de la estrategia, un equipo puede resignar ese aspecto y tener éxito en el resultado. Está estudiado que en los deportes colectivos la posesión del balón, la velocidad en las transiciones defensa-ataque y someter al rival a situaciones defensivas, acercan a un equipo al triunfo. Pero en el fútbol eso no siempre pasa. Lo relevante es descubrir si lo que sucede en un partido es sostenible a través del tiempo: cuando los datos se transforman en tendencia y eso genera la información que realmente vale”, dice Pablo Sarinelli, director comercial para Latinoamérica de Stats, una compañía norteamericana de análisis estadístico que actualmente ofrece información y tecnología a la Serie A de Italia, la liga francesa, la liga china, 19 de 20 equipos de la Premier League y a la selección alemana.

Todas las empresas líderes dedicadas a relevar las ligas de fútbol del mundo (Stats recoge datos de 150 ligas) trabajan a su vez con medios de comunicación para fortalecer el análisis de los partidos que llegan a los aficionados. El fútbol, comparado con el básquet e incluso con el rugby, queda a mitad de camino cuando ofrece datos sueltos, sin un contexto que los explique. Los mapas de calor y los metros recorridos se quedan en meras intenciones.

“El fútbol entrega datos técnicos como los pases, otros tácticos como posición de un equipo y los roles de sus jugadores y físicos como distancia recorrida, velocidad e intensidad. Lo útil aparece cuando se cruzan esos datos. Sin ese contexto no son relevantes. Xavi en aquel Barcelona y Gago son futbolistas técnicos y que juegan en el centro del campo. Sus métricas indican que son los que más corren y a su vez los que dan más pases y los que dan más pases correctos. Con la información cruzada podemos determinar que su ´sacrificio´ es inteligente porque corren para ofrecerse, para ser opción para la circulación de la pelota y para direccionar un ataque. Corren para sus compañeros. Por el contrario, hay equipos que tienen un 60-70 por ciento de posesión de la pelota, pero sus jugadores no arriesgan en los pases y son conservadores. Eso indica que esa posesión ha sido intrascendente. Si un jugador corre poco, pero se ubica siempre en el último tercio de la cancha, da buenos pases y remata mucho al arco, ¿qué importa cuánto corre? No es relevante. El contexto define la importancia de los datos”, argumenta Sarinelli.

Las métricas del futbol son importantes cuando se especifica donde ocurren las acciones. Si se mide cuánto corre un equipo o un jugador, además de ser importante para el cuerpo técnico, ese dato sirve cuando se precisa si se corre con dominio de la pelota, cuando un equipo va ganando o perdiendo y en qué zona del campo de juego sucede la acción. Un nuevo elemento que se incorporó a los registros de los partidos es lo que se da en llamar “pase clave”. Es el pase que antecede al pase-gol. En términos de NBA sería el pase anterior a la asistencia, un dato que desde hace tiempo Sergio Hernández, técnico del seleccionado, “reclama” como fundamental para mejorar la lectura de las estadísticas del básquet.

La información estadística puede servir tambien para que un jugador modifique comportamientos. Hay delanteros que se desentienden de algunas funciones cuando consiguen su gol. Sarinelli asegura que sus métricas comienzan a bajar porque entienden que su partido individual ya fue jugado y ganado, entonces se desligan de otras tareas: “Es notable como muchos futbolistas argentinos aprenden a correr mejor en la cancha y a jugar con un sentido táctico cuando les muestran las estadísticas. Los datos en manos de los técnicos, en ese caso sirven, para convencerlos de una idea y de una necesidad”.

La recolección de la información de los partidos se hacen con sistemas de cámaras en los estadios y con seguimiento en tiempo real. Los entrenamientos permiten usar GPS y otros dispositivos para contar con datos más precisos de juego y rendimiento físico, elementos clave para mejorar la producción futbolística y prevenir lesiones. El próximo paso tecnológico es el uso de la realidad virtual para recrear situaciones de partidos ya disputados y buscar una evolución del futbolista sumergido en otro entorno.

Las estadísticas en el fútbol también sirven para alimentar las Ligas de Fantasía en la que los fanáticos juegan a ser managers de los equipos. Stats, en ese aspecto, provee de datos a la UEFA para todo su desarrollo de “gaming”

“Los datos de un partido pueden no justificar un resultado. Un equipo pudo haber ganado y haber sido el que menos remates al arco hizo. Pero las estadísticas valiosas son las que indican que un rendimiento es sostenible en el tiempo. Leicester fue campeón en la Premier en 2016, pero los números del Tottenham fueron superiores en casi todos los rubros: posesión, situaciones ofensivas, remates, más goles a favor y menos en contra. No fue campeón, pero su rendimiento se sostuvo con el tiempo. Leicester fue una sorpresa, eficaz en el corto plazo, pero no logró mantenerse.”, justifica Sarinelli.

Podría decirse, en términos futboleros, que el bueno uso de las estadísticas tal vez ganen algunos partidos pero son vitales para ganar campeonatos. Imperfecto para ser interpretado con exactitud por los datos analíticos, el fútbol incorpora cada vez más las métricas para ser entrenado, jugado y entendido. Nunca será un producto de laboratorio, pero cuando alguien diga que no importa cuánto corrió Messi, mejor piensen en Dani Alves.

Las estadísticas reales también se usan para para las ligas de fantasía que arman los fanáticos del fútbol

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas