Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

El perro que detecta los niveles de azúcar de su dueña diabética

Claire probó con todas las tecnologías disponibles; pero ninguna fue tan eficiente como su fiel amigo Magic a la hora de anticiparle los riesgosos episodios de su enfermedad

Miércoles 17 de mayo de 2017 • 00:55
0
Foto: Gentileza Diabetes Research

Un perro puede ser un gran compañero, un fiel amigo, un miembro más de la familia. Pero para Claire Pesterfield, enfermera en un hospital de Cambridge, Reino Unido, su perro Magic es mucho más que eso.

A Claire le diagnosticaron diabetes tipo 1 cuando tenía 13 años, por lo que tuvo que aprender a convivir con su enfermedad. En los últimos diez años ha utilizado una bomba mecánica de insulina y unos sensores que monitorean continuamente sus niveles de glucosa, además de un segundo sistema de medición de sangre. A pesar de contar con todo el kit, sufrió episodios de inconsciencia en varias ocasiones porque ninguno de los aparatos fue lo suficientemente veloz como para alertarla. "Probé la última tecnología disponible pero no nunca me advirtió con suficiente tiempo como para prevenir los episodios o hacerlos menos graves. En cambio, Magic me avisa treinta minutos antes y me da tiempo de actuar", asegura Pesterfield en una entrevista en la revista especializada Desang.

Foto: Gentileza Diabetes Research

Magic es un perro de asistencia médica. Su entrenamiento lo convirtió en un experto en olfatear los niveles de azúcar en la sangre de su dueña. En los últimos tres años, Claire asegura que el perro le ha salvado la vida más de tres mil veces.

Llegar a Magic no fue fácil. El proceso de selección y acoplamiento fue largo y tedioso. Pero esta enfermera está convencida de que la espera valió la pena: "Un par de meses después de haberlo conocido, mi vida cambió por completo. No volví a desmayarme desde entonces. Además, ahora tengo un mejor control de mi enfermedad y estoy más tranquila. Él me cuida y me da seguridad".

En consonancia con su enfermedad, Claire trabaja como enfermera con chicos que también sufren de diabetes tipo 1, apoyando y educando a sus familias. "Sin Magic tendría que hacerme la prueba de glucosa cada 20 o 30 minutos, pero con él sé que puedo hacer mi trabajo tranquila ", explica. Por las noches, el perro duerme junto a ella. Cuando detecta que algo no está bien, inmediatamente la empuja con su pata para despertarla. "Antes me levantaba cada hora tratando de comprobar mi nivel de glucosa en la sangre e intentando predecir cuándo ocurrirían los episodios. Era agotador", relata.

Pesterfield está eternamente agradecida con su amigo de cuatro patas: "Él es mejor que cualquier sensor. Sé que sin él no estaría viva", finaliza.

SI QUERÉS QUE CONTEMOS LA HISTORIA DE TU MASCOTA, ESCRIBINOS A mascotaslanacion@gmail.com

En esta nota:
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas