Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí
CONTENT LAB PARA Knorr

Cómo es el proceso de elaboración sustentable de las sopas más famosas

Knorr abrió las puertas de su planta deshidratadora de Mendoza para mostrar "la cocina" detrás de la fabricación de este alimento que está presente en el 95% de los hogares argentinos

Martes 30 de mayo de 2017 • 17:33
El modelo sustentable de Knorr permite disfrutar del máximo sabor de sus sopas
El modelo sustentable de Knorr permite disfrutar del máximo sabor de sus sopas.

Ya no es exclusiva del invierno; se sirve de entrada, como plato principal, caliente o fría y está en la carta de los restaurantes más prestigiosos. La sopa se consolida como un alimento gourmet y la tendencia se traslada a los hogares.

El término "sopa" connota familia, cuidado, salud, encuentro, invierno y equilibrio. Esto nos cuenta de la riqueza de realidades que atraviesa. Hoy, este alimento llega al 95% de los hogares argentinos y Knorr está presente en la mayoría de ellos. Estas sopas aseguran el máximo sabor gracias al modelo de producción sustentable de sus vegetales.

Disolver el contenido del sobre Knorr en agua, llevar al fuego y cocinar unos minutos. Ese procedimiento tan simple esconde un largo proceso natural -y atado a normas de sustentabilidad- que se lleva a cabo en Mendoza con 13 vegetales: tomate, zanahoria, albahaca, ajo, cebolla, zapallo, espinaca, repollo, papa, batata, puerro espárrago y morrón.

"Las sopas están hechas con verduras que cultivamos y deshidratamos con dedicación. Esto significa cuidar el agua, el suelo, la energía, la biodiversidad y respetar a los agricultores que trabajan en nuestras fincas", explica María Elena Rodríguez Torres, directora de Marketing de Knorr de Cono Sur.

Estos vegetales son provistos por 23 agricultores junto a quienes la marca trabaja en la región de Cuyo. "Respetamos los tiempos de la naturaleza, que significa cultivar y cosechar cada vegetal en su debido momento, para poder asegurar el mejor sabor en los vegetales que se utilizan en las sopas", cuenta con orgullo José Gámez, agricultor de la finca modelo Los Almendros, ubicada en Maipú, Mendoza.

cerrar

Desde el 2010, Unilever implementó un plan de sustentabilidad considerando que es una nueva forma de hacer negocios en la que se piensa en las nuevas generaciones a través de una agricultura sostenible. Por eso, la compañía desarrolló junto a diversas ONG un Código de Agricultura Sustentable, que hoy es un valor agregado.

El Código de Agricultura Sustentable de Unilever establece los estándares mínimos que los agricultores deben cumplir en cuanto a cuidado del agua, la energía, el uso del suelo y fertilizantes, el respeto de las comunidades y la biodiversidad.

Una vez cosechados, los vegetales pasan a la planta de deshidratación, la única que la empresa tiene en el mundo y está en Mendoza. El proceso es clave para conservar todos sus nutrientes y sabor, y es muy similar al que se realiza en cualquier casa: las verduras se pesan, se clasifican, se cortan, se pelan, se lavan, se quitan las semillas y partes duras y se llevan al horno. Luego se pasa a una sala de clasificación donde los vegetales se seleccionan a mano para pasar al proceso de molienda o ser directamente utilizados en escamas en las sopas, ya sea para abastecer al consumo interno o bien para viajar desde Mendoza a Alemania o España.

Germán Horn, ingeniero agrónomo, a cargo del área de abastecimiento de Knorr
Germán Horn, ingeniero agrónomo, a cargo del área de abastecimiento de Knorr.

La sopa reúne numerosas virtudes que colaboran con una alimentación y una vida más saludable. "Aumenta la ingesta de vegetales, facilita la digestión, favorece la hidratación, ayuda a mantener o normalizar el peso, contribuye a la relajación y además es un alimento rico y versatil", señala Maximiliano Fontanet, chef de Knorr.

Respetar los tiempos de cada cultivo, cuidar a las personas y preservar la tierra es lo que permite a Knorr obtener el máximo sabor de los vegetales con los que elabora las sopas. Y también es la prueba de que aquello de "El sabor está en nuestra naturaleza", no es solo un claim de marca, es una frase comprobable, llena de sentido.

En Los Almendros hay un vegetal que conquista por su poderoso color naranja y su aroma: se trata del zapallo Aconcagua, un híbrido que obtuvo el Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria (INTA) en un trabajo conjunto con Unilever. "Se obtiene de la cruza del zapallo Anco con el Zapuco, también del INTA. Luego, el cruzamiento llega a través del polen llevado por las abejas o por el viento. Después, se termina el cultivo y crece el fruto. Se cosecha y se traen las semillas que se siembran para el año siguiente. Luego crece una planta y sale este zapallo que es el Aconcagua", explica Germán Horn, ingeniero agrónomo a cargo del área de abastecimiento Knorr.

+Sustentable

Unilever desarrolló cinco compromisos de Nutrición Sustentable bajo la visión de crear alimentos ricos, que hacen bien y no dañen la tierra.

La planta deshidratadora de Knorr no envía residuos a rellenos sanitarios.

El 98% del agua utilizada en el proceso productivo es devuelta al cauce público de riego.

Se ahorran 15 toneladas de CO2 al mes al despachar los productos

El sistema de riego por goteo permite ahorrar un 30% de agua.

En esta nota:
Te puede interesar