Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Las reglas de la plaza: compartir juguetes y nunca retar a hijos ajenos

SEGUIR
LA NACION
Lunes 15 de mayo de 2017 • 18:09
Foto: Shutterstock
0

Los juguetes se comparten. No se reta a ningún niño ni se interviene en posibles pequeñas peleas. Así es la plaza. Ese lugar apreciado y odiado a la vez -siempre están los/as que tejen rumores porque disfrutan de las intrigas y de las rivalidades-, donde las madres y también los padres -a veces- encontramos un oasis de paz en el sentido de sentarnos y de quizás, por unos quince o veinte minutos, no hacer nada más que contemplar cómo va y viene nuestro/a hijo/a del tobogán a la hamaca o de la casita al sube y baja.

A medida que las plazas de la ciudad van quedando sin arena -reemplazada por unas polémicas baldosas blandas de ¿neumáticos? reciclados que cuando se calientan levantan un fragancia espantosa a plástico quemado capaz de descomponer a cualquiera-, los baldecitos, los moldes, las palitas y los rastrillos han dejado de ser los juguetes estrella para cederle el paso a bicicletas, monopatines, rollers, triciclos, pata patas, pelotas, camiones y muñecas en algunos casos.

Hasta ahí, está todo bien, organizás con tu hija el paseo a la plaza: llevan la bici, la muñeca sentada atrás en una sillita de juguete y una cartera repleta de miniaturas que ya tiene prohibido abrir en el medio del espacio de juegos "para que no se te pierda todo". El problema surge cuando, llegadas a la plaza, no terminan de pasar tres minutos que ya hay cinco -o una multitud- de nenas esperando su turno para que tu hija les preste la bicicleta con muñeca pasajera incluida. Tu hija llora, no quiere prestar ahora, preparó sus juguetes para ella, no es que no quiera compartir, es que la idea era jugar con sus cosas.

¿Obligar a compartir?

La pregunta, entonces, es, ¿qué podemos hacer nosotros como padres? ¿Debemos obligarlos a compartir? Marisa Russomando, psicóloga especialista en crianza y maternidad, asegura que se trata de un tema de consulta frecuente y aconseja, como regla general, considerando la promoción de una sana convivencia, "que los niños aprendan que cuando hay otros niños -cualquiera sea el espacio- aquellos juguetes que se llevan son para compartir". Así de simple: nos guste o no, lo que se lleva se comparte. Para evitar conflictos, Russomando recomienda dos opciones: o no se lleva nada o que antes de salir que el/la niño/a decida qué quiere llevar sabiendo que eso deberá ser compartido.

Foto: Shutterstock

Porque el compartir no se reduce a una virtud pasiva de dejar que todos se apropien de lo de uno -compartir no es de ninguna manera una actitud peyorativa, sino enriquecedora-, sino que implica un contexto mayor que es el de la socialización con otros niños. Por eso, no tiene importancia el comportamiento de los otros, sino el de nuestro/a hijo/a. Los padres tenemos el deber de educar a nuestros hijos, no a toda la plaza, de ahí que haya que adaptarse a todos los estilos de crianza sin juzgarlos aunque no estemos de acuerdo con la actitud de los niños o de los padres. "Aprender a compartir es una situación social productiva que ayuda a crecer, a convivir con pares, a disfrutar del juego", señala Russomando.

Aquí también interviene la cuestión de la autoridad: si un niño le quiere sacar un juguete al nuestro y termina pegándole, ¿tenemos derecho a retarlo? ¿debemos llamar al adulto responsable de ese niño mejor? La especialista acá es muy clara respecto de los principios de autoridad. "Si alguna situación lo requiere, el llamado de atención debe ser transmitido a la persona mayor que acompañe al niño. No es bueno retarlo directamente cuando no se trata de mi hijo", concluye.

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Las más leídas