Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

1941-2017 Francisco Cocuzza: de Ionesco a Discépolo

Martes 16 de mayo de 2017
0

A los 76 años, murió en Santa Fe, su provincia natal, el destacado autor y actor Francisco Cocuzza. Había iniciado su carrera actoral en 1959 en La extraña tarde del Dr Burke, del checo Ladislav Smocek. Un año después hizo Yezidas, creación grupal que presentó, entro otros lugares, en el Teatro Laboratorio de Grotowsky. En 1976 formó parte del elenco de Las sillas, de Eugène Ionesco, en un montaje sumamente recordado.

Una década después, otro trabajo marcó su rumbo: Stéfano, de Armando Discépolo, labor por la cual recibió el premio Molière. Esa obra se presentó en el Teatro Nacional Cervantes y actuaba junto con María Rosa Gallo, Virginia Lago, Miguel Ángel Solá y Pepe Soriano. Hace justamente 10 años volvió al Cervantes, sala en la que había trabajado por primera vez en 1997, para integrar el elenco de Todo verde y un árbol lila, en lo que fue la última puesta del maestro Juan Carlos Gené, quien ya lo había dirigido en Un guapo del 900, en el Teatro San Martín.

En su propio camino y su vínculo con el tango nacieron dos unipersonales: Ser tango, nominado para el Premio ACE 2004 y espectáculo que representó oficialmente a la Argentina en el Festival Internacional de Teatro Hispano que tuvo lugar en Washington, y Yo regreso siempre, obra en la que actuó y se encargó de la dramaturgia. "Yo, que hice obras de repertorio, de clásicos y piezas de Beckett, Ionesco y Peter Handke, siento que puedo lograr ese acercamiento a través de las letras de estos tangos y del grotesco criollo", dijo a Página 12.

En cine participó de Quebracho, La noche de los lápices, La peste y Escrito en el agua, entre otras. Se lo vio además en algunos relevantes ciclos de televisión, como Cosa juzgada, Nosotros y los miedos y El garante.

Sus restos fueron inhumados ayer, en la capital santafecina.

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas