Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Maniquíes

Martes 16 de mayo de 2017
LA NACION
0

En una zona de Shanghai que presumimos tiene un intenso tránsito peatonal, una vidriera de dimensiones considerables pareciera reproducir el entorno para el cual se exhibe. Como si fueran mimos que se multiplicaran regularmente, al ver a estos maniquíes asistimos a algo que podríamos llamar "ilusión de movimiento". La ropa es mostrada (o "vendida") a aquellos que pasan por el lugar mediante la imitación del acto que los lleva a encontrarse con esa vidriera. Frente a esa ilusión de movimiento de los inanimados maniquíes se contrapone lo que podríamos llamar la ilusión de inmovilidad de la transeúnte, generada por el fotógrafo. En el instante capturado, la mujer pareciera ser quien imitara la quietud de ese mundo, que es sólo mera simulación. Como encerrada en esos compartimientos estanco que guardan cada maniquí, paradójicamente su ensimismamiento pareciera ser el gesto que concretara el efecto de esa ilusión.

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas