Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Macron muestra su audacia con la designación de un premier conservador

La maniobra busca dividir a la derecha para atraer a los jóvenes

Martes 16 de mayo de 2017
SEGUIR
LA NACION

PARÍS.- En su primer acto de gobierno, el nuevo presidente de Francia, Emmanuel Macron , nombró ayer como primer ministro a Edouard Philippe, alcalde de Le Havre y diputado del partido Los Republicanos (LR) de derecha conservadora, en una clara maniobra destinada a dinamitar el movimiento de origen gaullista.

El nuevo jefe de gobierno, de 46 años, está considerado como heredero del ex primer ministro Alain Juppé, que lidera el ala moderada de LR y se opone a la línea intransigente del partido encarnada por el ex presidente Nicolas Sarkozy.

Las fisuras que aparecieron en la estructura de LR debido a la derrota de su candidato François Fillon en la reciente elección presidencial, amenazan con profundizarse en las próximas horas debido a la posible designación de otros dirigentes de ese partido en el gabinete que será anunciado hoy por el Palacio del Elíseo.

Emmanuel Macron
Emmanuel Macron. Foto: Archivo

En forma simultánea, al menos 24 figuras nacionales de LR firmaron una carta abierta, apelando a su partido a aceptar "la mano tendida por el presidente de la república". Entre los signatarios figuran personalidades de relieve como Nathalie Kosciusko-Morizet (número dos de LR).

La bomba de tiempo colocada dentro de LR con el nombramiento de un primer ministro de ese partido responde exactamente a la estrategia que definió Macron poco antes de ganar las elecciones. En una reunión de su estado mayor, filmada durante la campaña por un equipo de televisión, se lo ve diciendo: "Nunca conseguiremos atraer al estado mayor [de LR]. Es mejor concentrarse en los dirigentes jóvenes. Yo busco desestabilizarlos abriéndole los brazos".

El gabinete que están constituyendo Macron y su nuevo primer ministro comprenderá personalidades de diversos orígenes políticos, incluyendo socialistas que estuvieron en el gobierno de François Hollande, centristas de la línea que dirige François Bayrou y eventualmente algún ecologista.

La designación de Edouard Philippe no constituye una real sorpresa. Su nombre figuraba en primer lugar de la lista de candidatos a ocupar ese cargo hace varios días. También él se sabía favorito: Macron "deberá transgredir para tener éxito en su gestión. Tiene que romper la polarización antigua, cultural, institucionalizada y confortable de la división derecha-izquierda para construir una mayoría de nuevo tipo", teorizó en una de las crónicas que escribió entre las dos vueltas para el diario de izquierda Libération.

Para que pudiera concretarse esa "transgresión" fue preciso crear un polo de gaullistas de sensibilidad humanista y social, capaz de ocupar cargos ministeriales e integrar la futura mayoría macronista en el Parlamento. En esa operación, discretamente negociada en la penumbra, Macron contó con la bendición de Juppé que durante toda su carrera política intentó tender puentes por encima de las divisiones ideológicas.

Apenas 31 horas después de asumir, el nuevo presidente viajó ayer a Berlín, donde se reunió con la canciller Angela Merkel. Ambos dirigentes expresaron su voluntad de trabajar a favor de "una refundación histórica de Europa" y "el refuerzo de la zona euro".

En ese primer intercambio de 45 minutos, Macron y Merkel evocaron la hipótesis de "renegociar los tratados europeos si fuera necesario" y acordaron "definir rápidamente una hoja de ruta" para resolver concretamente los temas que más preocupan a los ciudadanos, como el desempleo, impulsar las inversiones y mejorar la coordinación en materia de política exterior, defensa y seguridad.

"Queremos crear una nueva dinámica", dijo Merkel, mientras que Macron propició "más pragmatismo y voluntarismo" para convencer a los europeos de seguir creyendo en Europa. La nueva dinámica propiciada por ambos comenzará en julio, con un primer consejo de ministros franco-alemán.

En esta nota:
Te puede interesar