Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Íconos que Julio Verne creó en el imaginario colectivo

Un recorrido por la difusa frontera entre realidad y ficción que plantea la obra del autor de Viaje al centro de la Tierra

Martes 16 de mayo de 2017
SEGUIR
LA NACION
0
A Verne lo fascinaban los barcos
A Verne lo fascinaban los barcos. Foto: Fundación telefónica

El mar. El cielo. El planeta Tierra. Los animales. Los desiertos de hielo. El mundo submarino. Las máquinas extraordinarias inventadas por el hombre. Los libros. Los instrumentos de navegación. La muestra Julio Verne. Los límites de la imaginación, en el Espacio Fundación Telefónica, invita a grandes y chicos a emprender un fascinante recorrido por el universo creado por el autor francés. Más precisamente, por la frontera difusa entre la realidad y la ficción que plantea en sus obras emblemáticas: Viaje al centro de la Tierra, 20.000 leguas de viaje submarino y La vuelta al mundo en 80 días, entre otras.

Presentada en bloques temáticos, la exhibición no se propone contar la vida de Verne. Explica el curador Miguel Delgado: "No hay una biografía tradicional porque no quisimos enfocarnos tanto en el Verne real, sino en los íconos que creó en el imaginario colectivo y en las ideas de progreso que inspiraron a otros".

La visita comienza en el Gabinete Verne: una invitación a ingresar en la cabeza del autor, que nació en Nantes, en 1828, y murió en Amiens, en 1905. Allí se pueden ver objetos y pantallas con imágenes de medios de transporte y máquinas. También, grabados de la época de libros de naturalistas con datos que aparecen en alguna de sus obras. Sobre una pared se proyecta en tamaño real una filmación realizada en una reserva natural de España: tres jirafas que caminan, comen y se mueven resultan la mayor atracción para los chicos.

Los personajes de Verne también ocupan un lugar destacado en la muestra: el héroe, el aristócrata, el criado, el científico, las mujeres, los chicos y los perros pioneros en viajar a la Luna aparecen retratados en pantallas. Amante de los mapas y de la geografía, el autor describió en sus libros rutas reales para viajes imaginarios. Una gigantografía animada reproduce veinte itinerarios de sus novelas: cada uno representa un título. La única ruta marcada con una línea punteada es la de Viaje al centro de la Tierra. Para los que no leyeron sus libros hay una guía con referencias.

En una vitrina se exhiben instrumentos reales que aparecen en las aventuras de Verne y fueron cedidos por museos argentinos: un sextante, un barómetro, una brújula, un termómetro y un cronómetro. En otra vitrina hay primeras ediciones de sus libros: una de Los hijos del capitán Grant de 1890, prestada por un coleccionista privado; una edición francesa de De la Tierra a la Luna de 1866, y tres ejemplares que pertenecen al acervo de la Biblioteca Nacional, una primera edición de Viaje al centro de la Tierra de 1864, una de 20.000 leguas de viaje submarino de 1872, y una edición alemana de La vuelta al mundo en 80 días de 1874. Un juego entre la realidad y su obra está representado en una serie de fotografías antiguas de sitios reales que aparecen en La vuelta al mundo... Son ciudades que visitó Phileas Fogg en su travesía.

Aunque lo fascinaban los barcos, Verne sólo cruzó el océano Atlántico una vez en su vida. Lo hizo a bordo del transatlántico The Great Eastern, el más grande del mundo hasta la construcción del Titanic. Ese viaje inspiró su novela Una ciudad flotante. Una maqueta, cedida por el Museo Naval, reproduce a escala real uno de esos enormes barcos de vapor. Otra maqueta representa el faro del fin del mundo, de la Isla de los Estados.

La sección denominada Hielo contiene material nunca antes exhibido al público, como fotografías en blanco y negro encontradas congeladas en la Antártida que fueron tomadas por integrantes de la fallida expedición comandada por Ernest Shackleton en 1914. Una imagen a gran tamaño muestra la nave Endurance atrapada en un mar de hielo.

Pero Verne no sólo inspiró a científicos y exploradores: también a los pioneros en la aviación y la investigación submarina. Es por eso que la muestra incluye una reproducción de la primera foto aérea de la historia y de la primera foto subacuática. También hay referencias a los hermanos Jorge y Eduardo Newbery y al militar Hernán Pujato, que le propuso a Juan Domingo Perón la fundación de un poblado estable en la Antártida con el propósito de defender la soberanía argentina sobre el continente helado.

Por último, hay una sección dedicada a la Luna y la iconografía llevada al cine: hay afiches de películas y fotogramas. "Si bien hubo otros autores que escribieron sobre la Luna antes que Verne, se puede afirmar que fue el primero en plantear en su obra un viaje realista mucho tiempo antes del primer viaje del hombre a la Luna", explica el curador.

La muestra, que se puede visitar hasta el 26 de agosto, fue inaugurada en Madrid en 2015. Ésta es la primera vez que sale de Europa y llega a América latina.

Para agendar

Julio Verne: los límites de la imaginación, en Fundación Telefónica (Arenales 1540). De lunes a sábados, de 14 a 20.30. Gratis

En esta nota:
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas