Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Lucas Alario se quita presión: "Boca sigue siendo el candidato y, después, San Lorenzo"

El delantero no quiere ilusionarse todavía, pese al resonante triunfo de River y prefiere que su equipo llegue sin tensiones al final

Martes 16 de mayo de 2017
Lucas Alario
Lucas Alario. Foto: LA NACION / Rodrigo Néspolo

Marcar un gol en la Bombonera con la camiseta de River no es para cualquiera. Tampoco lo es convertir en una semifinal y final de Copa Libertadores, en un Mundial de Clubes, en una final de Copa Argentina -por triplicado- y en un superclásico en el Monumental. Pero hay un joven de 24 años que ya logró todo y ahora quiere más. Mucho más. Es Lucas Alario, un nombre que ya es sinónimo de gol en el club de Núñez: alcanzó 39 tantos en 69 partidos oficiales.

El delantero, autor del 2-0, no pudo ni dormir bien ni lavar su camiseta de la adrenalina que le dejó el 3-1 ante Boca. "Dormí poco. Cuesta después de estos partidos, más que nada por la intensidad que tienen. Lo disfruté mucho, pero ahora hay que seguir", cuenta Pipa y agrega, sonrisa de por medio: "La camiseta ni siquiera la lavé, pero me la voy a quedar".

Junto con Sebastián Driussi son las grandes figuras del semestre millonario. Ambos tienen ocho goles y marcaron 16 de los 29 que consiguió River en 14 juegos -10 victorias, tres empates y una derrota-. Pero eso no es todo, ya que vienen siendo letales desde agosto del año pasado, cuando comenzaron a jugar juntos: acumulan 43 goles -Alario suma 22 y Driussi 21- en 36 partidos. Y hay gritos importantes: cinco fueron en finales y cuatro en clásicos.

"Individualmente uno se pone metas. Es muy lindo convertir, pero no sirve de nada si el equipo pierde. En el clásico anterior me había faltado eso. Y cuando ganás y hacés goles, se disfruta más. Y mucho más de visitante", comenta el hombre nacido en Tostado, Santa Fe. "Ganamos el partido que había que ganar para tener posibilidades. El primer tiempo fue muy bueno, dominamos a Boca durante los 45 minutos y hasta pudimos haber marcado algún gol más. Nos golpeó el descuento porque los revivió a ellos, pero en el segundo tiempo salimos con la misma mentalidad. Seguimos con nuestra idea y marcamos territorio".

"Si fuéramos el equipo que mejor juega, hoy estaríamos primeros. Y no lo estamos, así que no lo somos"
Lucas Alario

El atacante profundiza el análisis sobre la victoria: "La clave fue que jugamos mejor que ellos. A pesar de que se dice que los clásicos hay que ganarlos como sea, lo hicimos jugando bien desde el primer minuto. Sabíamos que Boca en su cancha ataca con los dos laterales, y que en sus espaldas había espacios. Trabajamos eso en la semana y por suerte lo aprovechamos. Gallardo es un especialista: nos muestra videos con virtudes y falencias del rival, y tratamos de explotarlo en la cancha. Dimos una muestra de carácter. Nos sentimos cómodos en esta clase de partidos. Si tenemos un objetivo y una idea clara, podemos hacer las cosas bien. Juntos somos mucho más fuertes que solos".

Mientras pasa por un abanico de temas, entre los cuales también pregunta LA NACION, la referencia a Gallardo se volvió ineludible: "Influye mucho mantener el cuerpo técnico, a pesar de que en la Argentina no se da a menudo, es muy importante para seguir una línea de trabajo. Todo se hace más fácil". Y también hace una referencia para su compañero de ataque, Driussi. "Me pone muy contento por Seba que está haciendo un excelente semestre y es el goleador del torneo [15 conquistas]. Y en lo personal también, porque cada vez que me toca jugar y poder convertir, termina beneficiando al equipo. Cada uno sabe lo que tiene que dar. Por mí, que sea él el goleador".

¿En cuanto influye la confianza? En mucho, según el atacante. "Más que nada para la cabeza de uno que es delantero y está para hacer goles. Es importante para seguir por el mismo camino".

Pasó la mitad del agitado mes de mayo, y River ya está clasificado a los octavos de final de la Copa Libertadores -a Perú para jugar pasado mañana con Melgar viajará un equipo alternativo- y a cuatro puntos de Boca, con un partido menos. Pero la cautela sigue presente. "Soñamos con el título porque estamos cerca. Pero el candidato es Boca porque va primero y después San Lorenzo por ser segundo. Nosotros estamos atrás y nos queda seguir sumando y en el cierre ver para qué estamos", reflexiona Alario. Con la misma sutileza que a la hora de definir, el número nueve analiza el presente. No necesita levantar vuelo con la palabra. Lo hace a fuerza de goles. Y de los importantes.

En esta nota:
Te puede interesar

Debido a la veda electoral estas notas estarán cerradas a comentarios hasta el domingo a las 18hs. Muchas gracias.