Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Plan Empalme: piden que se aplique junto a los planes provinciales

Los programas sociales nacionales están concentrados en Buenos Aires; podrían firmarse convenios entre jurisdicciones

Martes 16 de mayo de 2017
SEGUIR
PARA LA NACION
Foto: Redes sociales

CÓRDOBA.- Con el objetivo de "federalizar" el impacto del Plan Empalme, que busca la reinserción laboral de los beneficiarios de planes sociales nacionales, especialistas proponen que las provincias se sumen al esquema con programas que ya vienen financiando. Así podrían subsanarse algunas asimetrías geográficas existentes en la distribución de subsidios nacionales.

Un trabajo de los economistas Marcelo Capello, Gerardo García Oro y María Laura Caullo, del Ieral de la Fundación Mediterránea, señala que el Empalme se basa en una distribución preexistente de planes de empleo y asistencia social que no es equitativa entre las provincias, por ejemplo, en función de los niveles de pobreza. Por ejemplo, según el presupuesto en ejecución, el 69% de los recursos del programa "Argentina Trabaja" se aplican en Buenos Aires (34,6% de pobreza y 39% de la población nacional); le siguen con el 10,7% Tucumán (27,7% de pobreza y 3,7% de los habitantes) y con el 3,9%, Ciudad de Buenos Aires (9,5% pobreza y 7% de la población).

De ese programa social hay habitantes de nueve jurisdicciones que no reciben nada: son los de Tierra del Fuego, Santa Cruz, La Pampa, Catamarca, Chubut, Neuquén, Jujuy, Santa Fe y Córdoba. "Si se toman sólo los programas nacionales, hay un sesgo geográfico muy marcado -explica Capello a la nacion-; lo mejor sería sumar lo que ya tienen las provincias, subsidios para los que ya tienen recursos destinados. Así habría una compensación regional".

En materia de empleo, el "Primer Paso" cordobés es el plan provincial más importante. Alcanza a 14.000 beneficiarios (jóvenes de entre 16 y 25 años sin experiencia laboral relevante) en conjunto al "Por mí" (7500 jefas de hogar con hijos a cargo e ingresos familiares por debajo de la línea de pobreza) e insumen unos 750 millones de pesos del presupuesto provincial; tienen, además, cofinanciamiento privado.

Miguel Civallero, secretario de Promoción de Empleo de Córdoba, califica la idea del Ieral como "posible". Enfatiza que la clave del éxito para que se generalicen es la "agilidad administrativa" y, además, la necesidad de ordenar las acciones existentes que, como las de "Entrenamiento para el Trabajo en Empresas" y el "Programa de Inserción Laboral", ya generan incentivos para tomar gente pero con modelos más burocráticos.

"Un procedimiento administrativo ágil que dé seguridad a los empresarios es muy importante", insiste, y señala que la reglamentación del Empalme debe tener en cuenta ese aspecto. Corrientes cuenta también con un programa provincial laboral y hay otras jurisdicciones, como Tucumán, que están por instrumentar iniciativas.

"Para no ratificar y acentuar las distorsiones ya existentes, los programas provinciales deberían contemplarse; sin un verdadero replanteo de la administración de los recursos destinados a empleo y protección social es difícil alcanzar resultados", indica Capello. En esa línea, acentúa que a la informalidad laboral hay que contextualizarla con indicadores sociales como el de la pobreza estructural.

Javier Lindenboim, director del Centro de Estudios sobre Población, Empleo y Desarrollo de la Universidad de Buenos Aires, plantea que habría que reducir el universo de planes sociales alcanzados por el Empalme a los relacionados al mundo laboral.

En diálogo con este medio, sostiene que una "heterogeneidad muy amplia" acrecentará el esfuerzo necesario para "capacitar y reentrenar" a la mano de obra para que se acerque a lo que requieren las empresas.

Capello coincide en que la capacitación es un factor clave para que la iniciativa tenga impacto, a la vez que entiende que por un tiempo -el Empalme se extiende dos años- parte del beneficio debería ser "compartido" entre el empleador y el trabajador. La versión oficial alcanza sólo al empresario.

"Sería un incentivo más para salir de la informalidad ya que en general el primer reingreso al empleo podría ser con un salario bajo", describe.

Te puede interesar

Debido a la veda electoral estas notas estarán cerradas a comentarios hasta el domingo a las 18hs. Muchas gracias.