Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Cómo fue el show Monster Jam Truck, por primera vez en la Argentina

Las camionetas monstruo, que son furor en el mundo, tuvieron su paso por el estadio Único de la La Plata

SEGUIR
LA NACION
Lunes 15 de mayo de 2017 • 23:09
"Scooby-Doo", uno de los personajes que se lució ayer, en La Plata
"Scooby-Doo", uno de los personajes que se lució ayer, en La Plata. Foto: Santiago Hafford
0

LA PLATA.- Fuerza. Color. Adrenalina. Vértigo. Monster Jam Truck, o las camionetas monstruo furor en el mundo, se presentaron ayer en el estadio Único de La Plata en un show nunca antes visto en el país.

Los espectadores tuvieron la chance de ver a algunas de las más famosas camionetas como "Grave Digger", "Max D" y "Pirates Curse", así como al querido personaje de chicos y grandes "Scooby-Doo", al igual que los favoritos del público latinoamericano "El Toro Loco", "Monster Mutt" y "Zombie".

Todo el Monster Jam Truck, ofreció un show de alto impacto visual: luces, música y fuegos artificiales, coronaron los giros en el aires en 180 grados de las camionetas caracterizadas como personajes animados.

Hubo competición y free style. Piruetas, saltos, giros. Todo con las máquinas que tiene un motor de 1500 caballos y potencia de 7.4 litros. Maquinas que pesan 480 kilos y giran sobre su eje, como si volaran en el cielo.

El show comenzó con la presentación del Zombie, una camioneta blanca, con detalles en rojo y negro que emula a un personaje de terror. Más tarde se presentó Max D y y Pirate's Cruise, una camioneta que emula a un pirata, en el asfalto. Más tarde llegó el turno de Monster Mutt, una camioneta que simula a un perro y luego el famoso Scooby Doo, la máquina elegida por los más pequeños.

A continuación se presentó Grave Digger que emula a un sepulturero, y por último el ovacionado Toro Loco, uno de los preferidos del público Latino.

"Para mi es un sueño estar hoy acá", dijo el joven piloto Mark List, un puertoriqueño de tan solo 27 años. List es hijo de una mujer corredora de rally que lo introdujo en el camino del ruido y la velocidad desde pequeño.

Ayer, en el Estadio Unico el joven piloto estaba exultante. "Para mi es un orgullo y un gran honor representar a la sangre Latina", dijo.

El piloto se enfrentó en el escenario con todos los otros pilotos. Hubo carreras, hubo exhibición.

"Quiero que la piloto de Scooby doo me firme un autógrafo", dijo Ian, de 6 años, que observó el show con su papa su mamá y su muñeco de peluche en honor al camión que da vueltas en el aire durante todo el show.

"Estoy muy agradecida de formar parte de esta compañía", aseguró Bailey Shea, la única mujer, piloto de Scooby doo, que formó parte del show en La Plata. La mujer condujo autos de la Formula ATM en Estados Unidos y, desde hace tres, conduce el famoso y aclamado Moster Scooby Doo.

Uno de los protagonistas de Monster Jam Truck, Grave Digger
Uno de los protagonistas de Monster Jam Truck, Grave Digger. Foto: Santiago Hafford

"Este es un espectáculo familiar. Esto demuestra que tenemos un Estadio multipropósito: es posible hacer el show aquí porque es un estadio al que se le retira el césped, único en Latinoamércia", dijo Matías Sejem, director ejecutivo del Estadio Ciudad de La Plata.

La estructura automotriz de esta espectacular maquinaria al servicio del show de alta producción estuvo ayer a cargo del argentino Ariel Bolero, un santafesino que hace 35 años se fue a vivir a los Estados Unidos y ahora tiene a su cargo la producción artística y la construcción de las carrocerías y los motores de estos gigantes que aplastaron autos y treparon montañas de tierra durante más de dos horas de show.

Los Monster Jam Trucks, no son sólo camionetas 4 x 4: con llantas de 1.60 metros de alto y con un peso de 4.5 toneladas, realizan más de 350 presentaciones cada año alrededor del mundo, con shows llenos de movimientos, saltos.

Son espectaculares máquinas todoterreno modificadas que cuentan con mucha tecnología, tanto en lo que respecta a su motor como en su interior y el resto de la carrocería. Por caso, el motor de puede apagar de forma remota a la distancia en caso que el piloto pierda el control según dijo Bolero a LA NACION. "Tienen muchísima seguridad", aseguró.

Cada Monster Truck, cuesta unos 300 mil dólares, tiene un motor V8 de inyección sobrealimentado con metanol de alto octanaje, lo cual le permite alcanzar 2.000 caballos de fuerza y poder volar hasta 40 metros (14 coches estacionados uno junto al otro).

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas