Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Negocios copy-paste: ¿cuál será la próxima cancha de paddle?

La Argentina tiene una larga trayectoria de todo tipo de negocios que a partir del éxito de un pionero, se ponen de moda y viven explosión de la oferta que rápidamente termina con el cierre de locales

Miércoles 17 de mayo de 2017
SEGUIR
LA NACION
0

800

En ascenso

Son las marcas de cerveza artesanal relevadas en el mercado local lo que da cuenta del crecimiento que tuvo la categoría

Foto: JUAN SEBASTIAN AMADEO

¿Cuál será la próxima cancha de paddle? Esta es la pregunta que deberían hacerse los pequeños inversores que cuentan con un capital para abrir un negocio y no saben donde poner la plata.

La Argentina tiene una vasta trayectoria en negocios que de entrada fueron un éxito, rápidamente se pusieron de moda, al poco tiempo se saturó la plaza y no mucho después empezaron los cierres de locales.

La lista incluye desde las canchas de paddle que fueron furor a principios de los 90 hasta los parripollos que arrasaron unos años después, pasando por los videoclubes (un hit ochentoso) y otros más recientes como los sushi bars o las tiendas especializadas en cupcakes. Pero la multiplicación de antecedentes no implica que la historia no vaya a repetirse.

Uno de los candidatos a replicar el fenómeno son las cadenas de hamburgueserías fashion que proliferaron en toda la ciudad en los últimos dos años para preocupación de McDonald's y Burger King. Según un relevamiento del blog especializado Burger Facts, hoy existen más de 40 locales de hamburguesas de alta gama en Buenos Aires, con epicentro en los polos gastronómicos de Palermo y San Telmo.

"La explosión de aperturas de locales de hamburguesas se vivió a fines de 2015, principios de 2016, y ahora si bien se sigue registrando la llegada de nuevos jugadores, el ritmo de inauguraciones mermó. El mercado ya está más maduro e incluso hubo algunos cierres, que se explican tanto por un tema de saturación del negocio como de la propia dinámica de la industria gastronómica. El año pasado fue muy duro y los más fuertes son los que logran sobrellevar las crisis", explica Joaquín Rozas, que se jacta de ser uno de los pioneros en introducir el concepto de hamburguesa gourmet en Buenos Aires con la apertura de Dean & Dennys a fines de 2012, en pleno Palermo.

Tendencia mundial

Otro rubro en la mira es el de las cervezas artesanales. En la Argentina, en la actualidad hay más de 800 marcas de cerveza artesanal y en algunas zonas de Palermo es casi imposible hacer una cuadra sin cruzarse con una cervecería o un bar que ofrece su marca de elaboración propia,

En el sector igualmente, aseguran que el punto de saturación está muy lejos y se basan en el hecho de que hoy las marcas artesanales representan menos del 2% del mercado cervecero argentino contra el 15% que controlan en los Estados Unidos.

"Perfectamente, el mercado se puede multiplicar por cuatro o cinco. Una vez que el consumidor entra al mundo de la cerveza artesanal es muy difícil que vuelva a tomar una cerveza plana y sin matices como la industrial. A diferencias de otras propuestas comerciales lo que genera la cerveza artesanal en el cliente, es un cambio en el hábito de consumo. Esto implica ir hacia sabores mas complejos, mayor diversidad de estilos, armonía con diferentes comidas, aprender del producto. Lo asimilamos a lo sucedido con la transformación del consumo de vinos", asegura Pablo Rodríguez, socio y fundador de Antares, una de las marcas pioneras en el mercado de la cerveza artesanal. "Cuando comenzamos la producción de la cerveza artesanal era algo de los hippies de Bariloche o El Bolsón", explica el empresario.

La capacidad que tienen las hamburgueserías y las cervezas artesanales para evitar una saturación es confirmada por los analistas.

"Tanto los locales de cerveza artesanal como las hamburgueserías son negocios en ascenso y que siguen sumando nuevos jugadores. En algún momento puede haber una saturación, que la van a sufrir aquellos que llegaron tarde o que lo estén haciendo mal, pero no creo que se repita lo de las canchas de paddle, donde hubo una explosión de la oferta y hoy es casi imposible encontrar una. En cambio, más allá de las modas, la gente va a seguir tomando cerveza y comiendo hamburguesas", sostiene Martín Blanco, director de Moebius Marketing, una consultora especializada en alimentos y bebidas.

De la estética a la salud

Otra incógnita es el futuro de los gimnasios especializados en crossfit, una práctica que combina el entrenamiento funcional con algunas técnicas de la preparación física militar.

Crossfit es una marca registrada por la empresa californiananorteamericana CrossFit y para utilizarla los gimnasios de todo el mundo deben cumpliar una serie de normas operativas y pagar una membresía anual de 3000 dólares.

La moda del crossfit desembarcó en la Argentina hace cuatro o cinco años y rápidamente la ciudad se pobló de gimnasios que ofrecían esta práctica. En su mejor momento, llegaron a haber más de 130 gimnasios que operaban con la marca en Buenos Aires y ahora la práctica sigue sumando adeptos en especial en algunas ciudades del interior del país.

"El negocio del crossfit está en baja, aunque más que la práctica de la disciplina lo que se resintió fue el pago de la licencia oficial y muchos gimnasios continúan ofreciendo una actividad similar aunque en muchos casos sin adherir a la marca. Así como pasó con el crossfit hace un par de años, hoy lo que está en alza es el zumba, que son una especie de clase de baile, que hoy se convirtieron en la actividad número uno entre las mujeres argentinas", explica Guillermo Vélez, presidente de Mercado Fitness, una comunidad de negocios especializada en el negocio de los gimnasios.

Vélez además destaca que a pesar de la mayor oferta, el negocio de los gimnasios resiste mucho mejor que otros rubros a la baja del consumo. "El negocio de los gimnasios es un sector muy resiliente a las recesiones, porque se trata de uno de los últimos gastos que corta la gente cuando está en problemas. A esto ayuda que ya no es considerada como una solución estética sino como un hábito saludable."

En esta nota:
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas