Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Ralph Haiek: "Yo garantizo los fondos para el cine"

El nuevo presidente del Incaa habló de los ejes de su gestión: apuesta a la modernización y a la transparencia

SEGUIR
LA NACION
Miércoles 17 de mayo de 2017
Ralph Haiek, el nuevo presidente del Incaa
Ralph Haiek, el nuevo presidente del Incaa. Foto: LA NACION / AFV/Santiago Cichero
0

Sobre el escritorio del amplio despacho asignado al presidente del Instituto de Cine y Artes Audiovisuales ( Incaa ) en el tercer piso del edificio de Lima al 300, queda bien a la vista un cartel que circuló muchísimo por las redes sociales durante el último mes: #defendamosalcineargentino. Entre ese escritorio y un living con sofá, dos sillones y mesa ratona se acumulan unos cuantos expedientes escritos y cosidos a mano. Ralph Haiek , presidente del Incaa desde hace una semana (el decreto oficial se publicó el martes 9), va del escritorio al living para conversar con LA NACION por primera vez desde que ocupa esa función. Parece haber elegido deliberadamente el cartel y los anacrónicos expedientes como símbolos de su gestión. "Soy el presidente del Incaa por dos razones: garantizo para el cine los fondos de fomento y garantizo para el Gobierno que los fondos se van a manejar como corresponde", dice sobre el primero. Y recurre al segundo como imagen de lo que querría cambiar durante su gestión. "Hay que modernizar y sobre todo transparentar el funcionamiento del Incaa. Es nuestra obligación al manejar fondos públicos."

-Alejandro Cacetta fue despedido el 12 de abril. ¿Cómo está hoy el Incaa?

-Sigue funcionando como siempre. Tratamos de que no se parara ninguna película y ninguna de nuestras políticas de fomento mientras hacíamos un gran esfuerzo para bajar el tono del conflicto.

-Para usted, lo que ocurre en el Incaa es un conflicto. Para otros es una crisis que todavía sigue sin resolverse.

-El conflicto derivó en crisis cuando entró la política y los prejuicios del sector respecto de los fondos de fomento. Los fondos están. Por ley y porque todas las semanas el Incaa los sigue recibiendo del Banco Nación. Lo que llamo conflicto tiene que ver con algo histórico. Siempre me pregunté por qué el sector audiovisual, que puso tanta vehemencia en la defensa de estos fondos, no hizo lo mismo en cuanto a velar por su buen uso. Este organismo se maneja con expedientes que parecen del siglo pasado, lo cual hace que uno no sepa muy bien dónde está parado. Estamos trabajando hacia adelante en sistematizar el expediente electrónico. Cada productor va a saber dónde está parado en vez de averiguar en qué piso está su expediente y cualquier argentino podrá saber online en qué se usa el dinero público.

-¿Y en cuanto a la transparencia? ¿Hay quiosquitos, maxiquioscos y polirrubros como dijo el ministro Pablo Avelluto?

-Hay irregularidades administrativas. Facturas sin licitar de importes considerables, por ejemplo. Se apartó del Incaa a los gerentes que se consideraron responsables y se están haciendo sumarios internos. Eso sí, prejuzgaría de mi parte si avanzara más de lo que hoy tenemos: una sospecha. El Gobierno investiga, también la Oficina Anticorrupción, y nosotros internamente. Así como el Gobierno no está pensando en tocar los fondos de fomento, el sector de cine tampoco puede usarlos bien por esto de la burocracia. Los fondos están, pero no están bien manejados.

-¿De dónde viene el prejuicio del sector hacia ustedes? ¿Por qué no les creen?

-Habría que preguntárselo a ellos. Yo acepté el puesto de presidente y soy la mejor garantía de que los fondos están y van a estar. El Incaa es autárquico y autónomo, pro principalmente es de los argentinos. Manejamos dinero público y no de un sector. Y lo importante es que ese dinero llegue allí en tiempo y forma.

-¿Qué va a pasar con la Escuela Nacional de Experimentación y Realización Cinematográfica (Enerc), sin rector desde la renuncia de Pablo Rovito?

-Estamos trabajando con el Consejo Académico el llamado a concurso en el menor tiempo posible. Estamos armando las bases. La Enerc es un instituto muy prestigioso, referencia en toda Iberoamérica. Queremos que el nuevo rector sea el mejor administrador, pero que piense la Enerc del futuro. Está bien el cupo para formar 70 directores por año. Pero podemos usar la misma base y la misma plataforma para generar miles de estudiantes que podrían salir de allí con su primer trabajo. El mundo audiovisual democratiza y genera múltiples posibilidades de trabajo calificado en todas las ramas de la industria.

-Eso sugiere una nueva agenda para el Incaa. Apuntar sobre todo a la formación.

-Quiero administrar los sueños y no la escasez. El Incaa debe tener una agenda de producción, una de exhibición y una académica.

-Rovito se refirió a usted de manera muy dura en su carta de renuncia.

-No lo tomo como algo personal, sino como efecto de una renuncia política. Nadie le pidió que se fuera. Ya había terminado su mandato y por el bien de la Enerc debió haber seguido al frente hasta la elección del nuevo rector.

-¿Cuándo tendrá el Incaa su vicepresidente?

-Designarlo es una prerrogativa del Presidente de la Nación. La idea es que salga del mundo del cine.

-¿Cómo quedó su relación con Cacetta?

-Alejandro aceptó a regañadientes el desafío aclarando desde el vamos que no era político. El problema es que éste no es un puesto de la industria, es político. El Gobierno es el que fija la política en el Incaa. Y una agenda: el Incaa debe ser más moderno y transparente. Alejandro tuvo una lenta reacción frente a eso. Si bien vino por la industria, si te toca manejar fondos públicos, tu jefe es el Gobierno. Como comparto 100% esos objetivos estoy acá. No conocía antes a Alejandro, trabajamos bien juntos y cuando se aquieten las aguas seguramente nos vamos a reunir.

En esta nota:
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas