Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Cómo se forman los huracanes y qué determina su intensidad

El más destructivo que se registró dejó entre 300 mil y 500 mil muertos

Martes 16 de mayo de 2017 • 18:45
Cómo se forman los huracanes y qué determina su intensidad
Cómo se forman los huracanes y qué determina su intensidad. Foto: Archivo
0

Los huracanes, también llamados "ciclones tropicales" según su denominación científica, son tormentas violentas. De acuerdo a su grado de intensidad, pueden generar grandes destrozos: el ciclón tropical más destructivo que se haya registrado ocurrió en 1970 en Bangladesh y dejó entre 300 mil y 500 mil muertos.

Se denomina "huracán", en realidad, a los ciclones tropicales que se forman en el océano Atlántico, o bien en el océano Pacífico lindante a las costas de Centroamérica, cerca del Ecuador.

Pero también se pueden formar ciclones tropicales en las costas de Asia: en ese caso se denominan "tifones". Y también en Oceanía y en las costas de África cercanas al Ecuador: en esos casos se llaman simplemente "ciclones".

Cómo se forman

cerrar

Más allá de los nombres, todos los ciclones se forman de la misma manera.

Los ciclones tropicales se forman en las áreas cálidas cercanas al Ecuador. Básicamente, es un sistema de nubes y tormentas en rotación que generan un "bucle":

Primero, una serie de tormentas eléctricas se acumulan y se desplazan sobre agua cálida.

El aire cálido de la tormenta y de la superficie se combinan y se elevan. Esto genera baja presión en la superficie del océano.

La elevación del aire cálido hace que la presión disminuya a mayor altitud. El aire se eleva cada vez más rápido para llenar este espacio de baja presión, atrayendo más aire cálido de la superficie del mar y absorbiendo aire más frío y seco hacia abajo.

A medida que la tormenta se desplaza, absorbe más aire húmedo y cálido. La velocidad del viento aumenta a medida que el aire es "chupado" por el centro de baja presión.

Los vientos que circulan en direcciones opuestas hacen que la tormenta comience a girar. Cuando estas tormentas se forman al norte del Ecuador, giran en contra de las agujas del reloj. Cuando se forman al sur del Ecuador, giran a favor de las agujas del reloj.

A la vez, a medida que el sistema de tormentas gira más y más rápido, se forma un "ojo" en el centro. El área del ojo de la tormenta es muy tranquila y despejada, con muy baja presión de aire.

Qué determina su intensidad

cerrar

El grado de intensidad de estos sistemas de tormentas está determinado por la velocidad de sus vientos. Cuando los vientos llegan a los 62.7 kilómetros por hora, se lo considera una tormenta tropical. Cuando llegan a los 119 kilómetros por hora, se lo considera propiamente un ciclón tropical.

Los ciclones tropicales generalmente se debilitan al llegar a la tierra. Esto es porque no pueden "alimentarse" más del agua caliente del océano. Sin embargo, generan gran daño hasta que mueren por completo.

Hay cinco categorías de ciclones:

Categoría 1: De 119 a 152 kilómetros por hora. Daño mínimo.

Categoría 2: De 153 a 177 kilómetros por hora. Daño moderado.

Categoría 3: De 178 a 207 kilómetros por hora. Daño extensivo.

Categoría 4: De 208 a 251 kilómetros por hora. Daño extremo.

Categoría 5: De 252 o más kilómetros por hora. Daño catastrófico.

Los más catastróficos de la historia

Destrozos generados en Haití por un huracán en 2016
Destrozos generados en Haití por un huracán en 2016. Foto: Archivo

El ciclón más destructivo de la historia fue registrado en 1970 en Bangladesh, en el sur de Asia. Se trata del ciclón Bhola, que dejó entre 300 mil y 500 mil muertos.

El segundo ciclón más destructivo de la historia fue uno que impactó en India y Bangladesh en 1731. Dejó alrededor de 300 mil muertos. El tercero fue el tifón Haiphong, registrado en Vietnam, en 1881. Dejó caso 300 mil muertos.

En el continente americano, el huracán más destructivo fue el Galveston, registrado en 1900. Impactó en Estados Unidos e islas del Caribe y provocó entre 8 mil y 12 mil muertes. Cuando llegó al continente, era un ciclón tropical de categoría cuatro.

Fuentes: NASA, Centro Nacional de Huracanes de Estados Unidos

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas