Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Boca evalúa si comprará a Centurión, nuevamente lesionado

El atacante se lesionó por tercera vez en el año y se perderá al menos tres partidos; en ese contexto, el club debe definir si invierte en su pase definitivo

Miércoles 17 de mayo de 2017
SEGUIR
PARA LA NACION
0
Ricardo Centurión
Ricardo Centurión. Foto: LA NACION

La entrega de la emblemática camiseta número 10, la que dejaba Carlos Tevez con su partida al fútbol chino, era una muestra del valor que asignaban a Ricardo Centurión. Para el primer tramo de 2017, el que definirá al campeón del torneo que comenzó el 26 de agosto de 2016, Boca necesitaría la mejor versión del atacante, y el futbolista tendría que cumplir con las expectativas para que el club pagase los 6.300.000 dólares que costaba su ficha, propiedad de San Pablo, de Brasil. Pero las lesiones se encadenaron. El desgarro que sufrió el último domingo en el tramo inicial del superclásico lo marginará de, al menos, tres de las seis fechas que le quedan al campeonato.

La primera complicación física ocurrió frente a Banfield, cuando el ex jugador de Racing sufrió una caída que afectó su hombro izquierdo y debió ser reemplazado a los 11 minutos del segundo tiempo. Ese problema clavicular no sólo le impidió completar el primer encuentro oficial del año, sino que además lo dejó afuera del debut en 2017 en la Bombonera. Aquella tarde, en la caída contra Talleres, el equipo sintió su ausencia en el costado izquierdo del ataque.

En el regreso su figura se agrandó, decisiva. Reapareció con un gol a San Martín en el estadio San Juan del Bicentenario, tejió un arranque a pura gambeta para el tanto de Darío Benedetto frente a Defensa y Justicia y expuso su repertorio de habilidad en Liniers, ante Vélez. Esos nueve puntos en tres presentaciones con su participación, que consolidaban a Boca en la cima de la tabla, y un amigable fixture inmediato configuraban un horizonte diáfano. Pero en lo que parecía un camino ameno se creó un frente de tormenta para hacerlo terreno resbaladizo.

"Boca debe esforzarse para que Centurión se quede"
Guillermo Barros Schelotto

En la práctica del día previo al compromiso con Patronato, Centurión padeció un esguince que comprometió el ligamento colateral de la rodilla izquierda. Con el Nº 10 otra vez ausente, Boca no pudo con el conjunto de Paraná ni con Rafaela y cargó con dos empates que abrieron interrogantes. Las dudas se disiparon con la victoria sobre Arsenal.

Adelantándose a los tiempos de recuperación previstos, Centurión reapareció frente a Estudiantes. Tuvo 72 minutos poblados de altibajos antes de ser reemplazado, en precaución por la inactividad competitiva de 21 días. Pero ese resguardo no alcanzó para tenerlo pleno frente a River. Antes de cumplirse los primeros 10 minutos, frenó una carrera y se tomó la parte posterior del muslo derecho. En vano intentó seguir, y debió ser sustituido después del gol de Gonzalo Martínez. Ayer se oficializó el desgarro en el isquiotibial que lo dejará fuera de los enfrentamientos con Newell's, Huracán e Independiente. El receso del segundo fin de semana del mes próximo por el debut del seleccionado de Jorge Sampaoli será un aliado para que reaparezca en la fecha 28, en Mar del Plata, frente a Aldosivi.

Ante las ausencias de Centurión, Guillermo y Gustavo Barros Schelotto, que lo consideran su jugador más desequilibrante, no dieron con un futbolista como para reemplazarlo. Frente a Talleres el elegido fue Oscar Benítez, a quien los mellizos habían dirigido en Lanús. Contra Patronato, Rafaela y Arsenal aparecieron como titulares Nazareno Solís, Fernando Zuqui y el juvenil debutante Gonzalo Maroni, respectivamente.

El doble impacto que generó el choque con River, entre la derrota y el mal funcionamiento, hace que el cuerpo técnico analice no solamente quién será esta vez el sustituto de Centurión (más algunos cambios por bajos rendimientos), sino que incluso puede dar lugar a una modificación del esquema táctico: del 4-3-3, un sello de los Barros Schelotto en los 14 meses que llevan como entrenadores de Boca, al 4-4-2.

Cuando las inconductas de Centurión fuera de la cancha comenzaban a quedar atrás, las lesiones llegaron para jugar su carta. Por un motivo y otro, en el ciclo xeneize del atacante contrastan las luces de su habilidad con las sombras de las ausencias. En medio de ese claroscuro Boca deberá definir si afrontará o no la enorme inversión necesaria para retenerlo. Lo que ocurrirá con el equipo en la definición del certamen será también un elemento decisivo.

En esta nota:
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas