Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Viaje a la China de Tevez: el golf, carne argentina de exportación y una íntima comitiva

Familiares, amigos y hasta su profesor de golf le hacen la vida más placentera en Shanghai, donde reside desde hace cuatro meses, con asados y sin poder conducir

SEGUIR
LA NACION
Miércoles 17 de mayo de 2017
La pasión de los chinos por Tevez
La pasión de los chinos por Tevez.
0

SHANGHAI.- Aquí, en la ciudad más cosmopolita y occidental del gigante asiático, el golf es una vía de escape para Carlos Tevez , que en la comitiva de 19 personas que lo acompañaron cuando llegó a China incluyó a Rubén Llanes, su profesor para los 18 hoyos. La oferta de campos es interesante, con algunos clubes que son exclusivos y requieren una invitación para acceder; otros exigen una membresía que asciende a los 250 euros mensuales y también están los campos públicos. ¿Será esta ciudad escenario del segundo Fuerte Apache Open, como cuando se llevó 50 amigos a Marbella en 2014? Por estos días, los palos y la bolsa están guardados, porque la lesión en su gemelo derecho preocupa.

Tevez se convirtió en un embajador sin credenciales desde que partió al Corinthians en 2005; hasta el presidente Mauricio Macri lo llamó así cuando la Súper Liga de China lo tentó con una oferta sideral para romper el mercado de pases. Shanghai es su nueva residencia, y con los colores azules del Shenhua busca conquistar a un público que descubre en el fútbol una nueva pasión. Todo ocurrió a la velocidad de la luz: la despedida en la cancha el 18 de diciembre pasado, con un triunfo que afirmaba a Boca en la cima del campeonato, el casamiento, la boda en Uruguay, la luna de miel en México y. China, en donde el viernes cumplirá cuatro meses de estadía.

Familia, amigos, el representante, su profesor de golf, son parte del clan Tevez aquí. El DT uruguayo Gustavo Poyet y su ayudante, el argentino Mauricio Taricco; sus compañeros de plantel colombianos Freddy Guarin y Gio Moreno y hasta el cocinero Walter Saavedra, también cafetero, son un segundo equipo en el que puede recostarse para pedir un consejo de primera mano, sin intervención de los intérpretes chinos: Wang Kan, Cao Yi, Zhan Chuan y Xin Hexuan. "No es sencillo al comienzo, cuando un amigo o un periodista se acerca al campo de entrenamientos ninguno logra traspasar la valla sin que exista algún contratiempo. No es mala voluntad, pero quienes están a cargo de la seguridad del complejo no hablan una palabra en español y tampoco en inglés. Entonces es mirarse hasta que aparezca alguien que pueda destrabar el ingreso", explica Saavedra. Los agentes uruguayos Martín Rodríguez y Oscar Varela pudieron confirmarlo, cuando después de variados intentos dijeron "Gus" -como los ingleses llaman a Poyet- y desde la garita de vigilancia sacaron las fotos del plantel de Shanghai Shenhua; los agentes marcaron el rostro del entrenador que actuó como llave.

Alguna vez Tevez pasó concentrado un Año Nuevo, solo en una habitación; por eso quiere a la familia siempre a su lado. Aquí están su esposa Vanesa, sus hijas Florencia y Katie, que asisten a una escuela bilingüe, y el pequeño Lito. "Carlos se rodeó mucho de su familia, que lo acompaña, y eso le da tranquilidad. Sabe que cuando va a su casa, está la gente que quiere y a la que necesita a su lado. Como a todos, al principio cuesta, porque el idioma es una barrera y la comida es muy diferente a la que estamos acostumbrados", relata Poyet, prácticamente un vecino del Apache. "Vivimos bastante cerca, antes de llegar al hotel Ritz-Carlton; si tenés un mapa, sería por donde empieza Nianjing Road West. La zona se llama Jing'an. Es un buen lugar, se puede caminar", agrega el uruguayo.

La exportación de carne argentina a China facilita el menú de Tevez, que tiene como platos preferenciales las milanesas y el pastel de papas. El asado cierra la trilogía. La presencia del chef colombiano ayuda a que los almuerzos, que se realizan en el campo de deportes del club, no se le conviertan en un suplicio. "Nunca vino a pedirme una comida en especial, porque lo que cocino es parte de la dieta alimentaria que deben cumplir los jugadores", explica Saavedra. En ese sentido, Poyet y su staff técnico ayudaron a modificar el plan de comidas, ya que antes de su llegada sólo se servían platos de la cocina china.

La movilidad es un trastorno en Shanghai y el Apache no puede intentar lo que hizo en Londres, cuando en su primer partido con West Ham intentó conducir hasta el estadio. El GPS en inglés y Tevez, de traje, no se llevaron bien. Las tres multas por manejar sin carné que desencadenaron un juicio y las tareas comunitarias -vale recordar la imagen de Tevez con ropa de obrero limpiando un contenedor- fueron experiencias graciosas, para las que no hay lugar en China. "El club te da un chofer, no hay licencia para nadie", dice Saavedra, quien llegó al club de la mano de Guarín. Entre los colombianos, Gio Moreno, que lleva cinco años en la ciudad, es la referencia para todo. "Entiende todo, adentro y afuera de la cancha", dice con una sonrisa Poyet, que apuesta a que en fórmula de ataque con Tevez hagan crecer al conjunto. El capitán luce la camiseta N°10: intentó cedérselo al Apache, pero éste optó por el N°32. "Cuando metió el primer gol me vino a buscar para ensayar unos pasos de cumbia", dice el antioqueño.

Este fin de semana, Shanghai tendrá su clásico citadino, cuando SIPG se mida con el Shenhua. "Veremos si vuelve este partido o el próximo, no nos sirve apurar la recuperación", advierte Poyet, que tiene en Tevez una llave prácticamente sin uso para modificarle el status del equipo. El Apache se recluye en sus allegados, opta por el silencio y espera revertir la imagen de aquí a fin de año. ¿Hay un plan para 2018? "Lo que pase el año que viene, con él y conmigo, no lo sabemos ninguno de los dos", lanza Poyet.

Los 42 millones de dólares que Tevez embolsará por una temporada es una cifra que puede engrosarse si cumple algún requisito y duplicarse si la estrella acepta que el año próximo no ejecutar una nueva mudanza. Porque de cumplir con el 70% del calendario eso le significaría un ingreso adicional de un millón de dólares; la misma cantidad recibirá si el Shanghai Shenhua se consagra campeón y otros US$ 460.000 irán a su cuenta si lidera al cabo la tabla de goleadores

En esta nota:
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas