Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

El Centro de Transbordo Flores se abre paso sobre la avenida Rivadavia

Habrá paradores que facilitarán la combinación entre 22 líneas de colectivo, el subte A y el tren Sarmiento; las obras ya ocupan los carriles centrales entre Nazca y Artigas; estará listo a fines de agosto

Miércoles 17 de mayo de 2017
0

El que será uno de los centros de transbordo más grandes de la ciudad empieza a crecer sobre la avenida Rivadavia, en Flores. Las obras ocupan hoy los carriles centrales de la arteria, entre Nazca-San Pedrito y General Artigas-Pedernera. Y llegarán hasta Membrillar-Caracas y Quirno-Argerich en agosto próximo, cuando quedará inaugurado, con una extensión de un kilómetro.

El objetivo de la Ciudad, que impulsa el nuevo nodo de transporte, es ordenar el tránsito en una zona caótica, donde hay embotellamientos y demoras: circulan por allí 22 de líneas de colectivos, además del subte A y el tren Sarmiento, que tiene la estación Flores a una cuadra. Ya lo hizo en otros barrios, con los centros de transbordo Chacarita, Constitución y Pacífico.

El de Flores tendrá dimensiones similares a este último. Si bien había versiones de que la obra sería el puntapié para instalar un Metrobus sobre la avenida Rivadavia, a través de Flores y Liniers, esto fue desmentido por voceros de la Secretaría de Transporte porteña. No obstante, se encargaron estudios de viabilidad de una eventual traza y también de corredores por las avenidas Directorio y San Juan e Independencia-Alberdi. Este último, publicado en el Boletín Oficial, es el que más chances tiene de concretarse.

La obra del futuro centro del transbordo sobre la avenida Rivadavia, en el corazón de Flores
La obra del futuro centro del transbordo sobre la avenida Rivadavia, en el corazón de Flores. Foto: Emiliano Lasalvia

Por los trabajos que ya comenzaron, el tránsito se ve afectado sobre Rivadavia. Según el proyecto del gobierno porteño, también se pondrá en valor el entorno de la plaza General Pueyrredón (conocida como plaza Flores) y se construirán lugares de espera y cruces más seguros. El cambio busca beneficiar a los 55.000 pasajeros que por día circulan por la zona, donde se concretan unos 22.000 transbordos.

"Seguimos apostando a la prioridad del transporte público. Con las obras del Centro de Transbordo Flores vamos a mejorar la calidad de vida de 55.000 personas todos los días. A partir de agosto, van a poder viajar mejor, con lugares de espera más cómodos y cruces más seguros", dijo Juan José Méndez, secretario de Transporte de la ciudad.

Será a fines de ese mes cuando estaría terminada la obra que rediseñará el tránsito en la avenida Rivadavia, que tiene 25 metros de ancho promedio (varía entre 18 y 26 metros). Quedarán dos carriles de circulación por sentido para uso exclusivo de 22 líneas de colectivos, entre las que se enumeran 1, 2, 5, 8, 25, 36, 49, 53, 55, 76, 85, 86, 88, 92, 96, 104, 113, 132, 133, 136, 141 y 163.

La infraestructura

Los paradores ocuparán las cuadras entre Nazca-San Pedrito y Rivera Indarte-Fray Cayetano Rodríguez, mientras que la delineación y la demarcación horizontal continuarán hasta Membrillar-Caracas y Quirno-Argerich. Como ocurre en otros puntos intervenidos, cada uno de los sentidos tendrá dos paradores. Estarán desfasados: dos en la mano hacia al Oeste y dos en la Este. Todos los refugios tendrán asientos, cestos para residuos, iluminación eléctrica nocturna y señalética.

A raíz de la instalación del centro de transbordo, se eliminará el actual giro a la izquierda de la calle Bolivia, que quedará únicamente habilitado para el transporte público. En cuanto al reordenamiento de la ubicación de las paradas de colectivos, desde el Ministerio de Desarrollo Urbano y Transporte informaron que "las ubicaciones definitivas aún se encuentran en proceso de diseño".

En las cuadras de los 1000 metros que abarcará el nodo, los vehículos particulares tendrán entre uno y dos carriles de circulación, ya que -como se dijo- el ancho de Rivadavia cambia y no es constante. En algunos tramos, incluso, el tránsito general compartirá el espacio con los colectivos. También está previsto generar lugares para carga y descarga.

La situación para los autos particulares quedará establecida de la siguiente manera: en sentido Norte, habrá dos carriles entre las calles Fray Cayetano Rodríguez y Artigas; y un carril entre Artigas y Condarco, más un carril de eventual detención y carga y descarga. Entre Condarco y Nazca habrá dos carriles mixtos (buses más tránsito general).

Y en sentido Sur habrá un carril de circulación entre Nazca y Condarco, más un carril de eventual detención y carga y descarga, y habrá dos carriles mixtos (buses + tránsito general) entre Condarco y Fray Cayetano Rodríguez.

La inversión total en la obra será de 91 millones de pesos, según datos oficiales.

Roberto Converti, arquitecto y urbanista, considera que este tipo de iniciativas contribuyen a ciudades más habitables. "Son fundamentales para el ordenamiento del tránsito y la comodidad de los vecinos. En Buenos Aires se está empezando a construir un sistema. Esto termina bien si se vinculan todos los medios de transporte, como tren, subte y colectivos. Y eso se favorece mediante los centros de transbordo. Así, la ciudad está corrigiendo un problema de movilidad que venía de años de atraso."

Ejes de las mejoras

Prioridad al transporte público: Este proyecto permitirá mejorar el servicio de 22 líneas de colectivos.

Mayor seguridad vial con cruces peatonales más seguros, accesibles y cómodos: Se acortarán los tramos con apoyos peatonales intermedios y se nivelarán los cruces para aumentar su seguridad.

Revalorización de las veredas: Se renovarán las veredas y se mejorará el mobiliario urbano de la zona.

Nuevas dársenas: Se colocarán 18 nuevas dársenas para operación de camiones de caudales y de carga y descarga a lo largo de Rivadavia para mantener la calzada de tránsito particular libre de obstrucciones.

Cajones azules: Se ubicarán en las calles transversales a Rivadavia para el ordenamiento general del área.

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas