Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Los intendentes del PJ se reagrupan para no quedar fuera de las listas

Los grupos Esmeralda y Fénix se mostraron juntos para que el cristinismo no se quede con todo

Miércoles 17 de mayo de 2017
SEGUIR
LA NACION
Los jefes comunales se juntaron ayer en Merlo
Los jefes comunales se juntaron ayer en Merlo.

Se acerca el momento de las definiciones y el PJ bonaerense acelera sus movimientos internos y las fusiones de sus tribus, que buscan exhibir fortaleza para encarar con mejor suerte las negociaciones por las listas. Esa intención explica la foto de unidad que ayer difundieron los intendentes de los grupos Fénix y Esmeralda, dos facciones que hasta hace poco competían entre sí por representar la renovación del peronismo tras la derrota de 2015.

Ahora se juntan para evitar que, en un descuido, el PJ se olvide de ellos a la hora de elegir candidatos.

En Merlo, con Gustavo Menéndez como anfitrión, se reunieron y posaron para la foto los intendentes del Fénix Leonardo Nardini (Malvinas Argentinas), Walter Festa (Moreno), Ariel Sujarchuk (Escobar), Ricardo Curutchet (Marcos Paz) y Santiago Magiotti (Navarro), junto a los Esmeralda Martín Insaurralde (Lomas de Zamora), Fernando Gray (Esteban Echeverría) y Juan Pablo de Jesús (Partido de la Costa). En total, gobiernan sobre tres millones de bonaerenses.

El mensaje de unidad era claro, pero no tanto el destinatario: mientras algunos de los congregados señalaron que el objetivo era dejar en claro la "debilidad" territorial de Florencio Randazzo (que en el conurbano sólo conservaría dos intendentes aliados: Gabriel Katopodis, de San Martín, y Juan Zabaleta, de Hurlingham), otros indicaron que la foto estaba destinada a mostrarle el peso de sus distritos a La Cámpora y, de paso, al matancero Fernando Espinoza, presidente del PJ bonaerense.

Precisamente, una de las ausentes ayer en Merlo fue la intendenta de La Matanza, Verónica Magario, que integró el grupo Fénix pero suena desde hace semanas como posible candidata alternativa para el "cristinismo".

El otro que no salió en la foto fue Mariano Cascallares, de Almirante Brown y miembro del Esmeralda. Los dos representan a otros 2,5 millones de vecinos. Desde sus entornos les quitaron cualquier condimento político a las ausencias.

La foto de los Fénix abrazados a los Esmeralda fue difundida unas horas antes de que, en el centro porteño, comenzara el encuentro entre dirigentes del peronismo bonaerense con las organizaciones puramente kirchneristas que no integran el PJ: Nuevo Encuentro, Miles y Kolina, entre otras (ver aparte).

Los intendentes peronistas temen que La Cámpora y el kirchnerismo duro, con la anuencia de Espinoza, se queden con la mayoría de lugares expectantes de las listas del Frente para la Victoria. Ya lo padecieron durante el gobierno de Cristina Kirchner. De hecho, varios incondicionales de la ex presidenta buscan renovar su banca este año: desde el presidente del bloque del FPV, Héctor Recalde, hasta Diana Conti, pasando por Juliana Di Tullio, Edgardo Depetri, Carlos "Cuto" Moreno y Teresa García. Si el kirchnerismo duro fuerza su permanencia en la Cámara baja, no quedará mucho para repartir.

La foto de los Fénix y los Esmeralda ("F+E", titulaba ayer uno de sus miembros) se da también cuando Randazzo comenzó a dar señales de recuperar aliento y aliados para pelear las PASO del FPV. Entre otros, en los últimos días consiguió el respaldo de dos ex massistas: el diputado y triunviro de la CGT Héctor Daer y el ex jefe de Gabinete Alberto Fernández. Ahora espera una definición de los diputados Felipe Solá y Facundo Moyano.

El ex ministro del Interior y Transporte empezó el trimestre sumando el respaldo de varios sindicatos de peso, pero perdiendo aliados entre los intendentes. Entre ellos, los Esmeralda Insaurralde, Gray, Cascallares y De Jesús. No hay mucho misterio detrás de esas salidas: en un escenario de PASO, Cristina Kirchner domina ampliamente las encuestas entre los votantes del Frente para la Victoria. En el conurbano, arrasa.

Sólo dos de los once intendentes que apoyan públicamente a Randazzo son del conurbano: los mencionados Katopodis y Zabaleta. Junto a Eduardo "Balli" Bucca (Bolívar), o el ex diputado Julián Domínguez, fungen como voceros extraoficiales de un Randazzo que sigue sin hablar en público y evita mostrarse como si estuviera en campaña. El trío de intendentes pretende que el ex ministro visite hoy al padre Pepe Di Paola en la Villa La Cárcova. Habrá que ver si lo convencen.

En esta nota:
Te puede interesar

Debido a la veda electoral estas notas estarán cerradas a comentarios hasta el domingo a las 18hs. Muchas gracias.