Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Hot Sale en la Casa Rosada: el Gobierno bajó el precio del Tango 01

El mercado no se interesó en el avión y el valor pasó de 2,5 a 1,5 millones de dólares; además, una productora de cine dañó un ala y lo dejó fuera de operación

SEGUIR
LA NACION
Miércoles 17 de mayo de 2017 • 10:05
Foto: Archivo
0

La Casa Rosada también se adhirió al Hot Sale. El Tango 01 bajó de precio. Todo aquel interesado que se quiera quedar con la nave que llevó a los presidentes desde que Carlos Menem lo compró en 1992 deberá pagar 1,5 millones de dólares, un millón menos de lo que se había publicado en septiembre del año pasado. Ofertas de ocasión.

La "promo avión" que ofrece el Gobierno tiene al menos dos motivos: uno el mercado, el otro, la torpeza.

Cuatro fuentes contaron a LA NACION que el avión tiene muy poco mercado. Sucede que el único destino que vislumbra es para carguero. Eso sí, con varias limitaciones ya que la escasa autonomía le impide llegar a Europa sin hacer escala. Pero además, es necesaria un enorme inversión para desarmar el interior y, sobre todo, para colocar las puertas de cargas, que se abren como una rampa por atrás, fundamentales para este tipo de uso.

Cuentan que las certificaciones necesarias para ponerlo en el aire, además de las adaptaciones de la aeronave llevan el costo a no menos de 25 millones de dólares. Pero, por ese costo, el mercado ofrece posibilidades mejores, con aviones más eficientes y cargueros de origen.

Pero hay un tema más que hasta ahora estuvo guardado en el más silencioso secreto. La seducción de varios funcionarios, actuales y pasados, con las cámaras y el mundo del espectáculo son moneda corriente en los despachos oficiales. Sin llegar al extremo de hace pocos días (aterrizó una modelo recientemente separada de un deportista y los llamados para abrirle paso en Ezeiza se sucedieron a velocidad de rayo) hace varios meses ingresó a la Casa Rosada un pedido para poder filmar unas tomas de una película en el avión, parado desde hace meses en el aeropuerto de El Palomar. Para qué armar una escenografía si está el avión de los presidentes tirado en un aeroparque, se habrán preguntado en la laureada empresa fílmica.

Foto: Archivo

El permiso se otorgó sin demasiados reparos y entonces, una de las principales productoras de cine del país llegó con su arsenal de equipamiento al pie del avión. Como sucede en cada set de exteriores, se instalaron camiones, cables, cámaras y trípodes con luces para la ocasión.

La estación militar se vistió de estudio para una ficción. Poco importaron las previsiones que existen sobre las distancias de los instrumentos peligrosos respecto de los aviones. El polémico Tango 01 era la escenografía perfecta.

Todo transcurría a la perfección hasta que una ráfaga de viento desató la emergencia. Una columna de iluminación perdió el equilibrio y se desplomó. Nada que no pueda suceder en una filmación, solo que esta vez en el trayecto hacia el piso, una enorme y pesada lámpara se topó con un ala de un avión.

El golpe fue certero. Pegó de lleno en lo que en la jerga se denomina borde de ataque del ala, justo el frente de esa parte vital del avión. Desde entonces no puede volar. Dos aviadores que conocen la flota de oferta coincidieron en que todos los manuales sostienen que no es recomendable despegar con una falla de ese tipo.

Los pasos que siguen no son simples. En principio, hay que reemplazar esa parte del ala y después, técnicos del fabricante, Boeing en este caso, tendrán que certificar el arreglo en El Palomar para entregar los certificados que correspondan. Dice un funcionario que la reparación correrá por parte de la productora descuidada.

Mientras tanto, en la Casa Rosada decidieron bajar el precio, como se dijo, no sólo por el incidente, que impide despegar, sino también por imperio de un mercado al que no le interesa el producto. La Nación intentó en los últimos dos meses comunicarse con la Secretaría General de la Presidencia que maneja Fernando De Andreis. No hubo caso. Apenas algunos mensajes desde el despacho con escueta información sobre el proceso de compra de un nuevo Tango.

"Por nuestro lado no está trabado. Sólo no se está apurando y si sale un par de meses más tarde de lo que se esperaba hace tiempo, no es problema", respondieron ante la consulta de si se había frenado la compra de una nueva aeronave.

En rigor, lo que sucedió es que sin ofertas por el viejo Tango y con las elecciones en octubre, varios funcionarios no veían con buenos ojos el gasto de algo más de 50 millones de dólares para la reposición del Boeing. Otros dicen que el propio presidente Mauricio Macri decidió esperar y rever la decisión ya que a medida que el expediente sumaba fojas, también sumaba ceros.

Todo parece indicar que al menos hasta octubre, la Presidencia no tendrá avión y las comitivas seguirán en vuelos comerciales. Mientras tanto, al menos queda la esperanza de que aquella filmación en el Tango al menos llegue lejos en los festivales. Quizá un ala de avión valga un Oscar.

En esta nota:
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas