Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Macron presentó un gabinete atípico y de perfecta paridad

Nombró a personalidades del mundo político y de la sociedad civil, con representación de distintos partidos

SEGUIR
LA NACION
Jueves 18 de mayo de 2017
Macron recibió ayer al presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk, en París
Macron recibió ayer al presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk, en París. Foto: Reuters

PARÍS.- El presidente francés, Emmanuel Macron, formó ayer un gabinete totalmente atípico que -fiel a su promesa- respeta una perfecta paridad entre hombres y mujeres, entre personalidades del mundo político y la sociedad civil, y logra un sabio equilibrio entre distintas tendencias políticas.

Con la voluntad de avanzar hacia una recomposición de la vida política del país, este primer equipo fue formado como un virtual gobierno de coalición: ocho miembros de izquierda (seis socialistas y dos del Partido Radical de Izquierda), tres del grupo centrista Modem (de François Bayrou) y dos del partido de la derecha conservadora Los Republicanos (LR), más el primer ministro Edouard Philippe, que también pertenece a esa corriente.

Prácticamente la mitad de los ministros y secretarios de Estado carecen de pasado político y provienen de la llamada "sociedad civil". Macron había anticipado que esos técnicos serían escogidos por su competencia.

Sólo cuatro tienen experiencia ministerial, mientras que el resto son novicios.

El estratégico puesto de ministro del Interior fue confiado al alcalde de Lyon, Gérard Collomb, de 69 años, que fue uno de los primeros socialistas en apoyar la candidatura presidencial de Macron. Tendrá rango de ministro de Estado y ocupará el segundo lugar -detrás del primer ministro- en el orden protocolar.

Otro socialista, Jean-Yves Le Drian (69), que ocupó el Ministerio de Defensa durante los cinco años del gobierno de François Hollande, asumió en el Ministerio de Europa y Relaciones Exteriores. La cancillería cambió su designación para reflejar la marcada vocación europeísta de Macron.

El Ministerio de las Fuerzas Armadas, nueva denominación del Ministerio de Defensa, adoptada en homenaje al general Charles de Gaulle, estará a cargo de Sylvie Goulard (52), diputada centrista ante el Parlamento Europeo. Perfectamente políglota -habla inglés, alemán e italiano-, tendrá la difícil responsabilidad de acelerar el ritmo para poner en práctica una defensa común europea.

El nuevo responsable del Ministerio de Economía será Bruno Le Maire (48), que procede de la derecha, al igual que Gérald Darmanin (34), el más joven del equipo, que tendrá a su cargo las cuentas públicas, es decir, las Finanzas.

Darmanin conmovió a los asistentes en el momento de asumir, al revelar que era nieto de un argelino que combatió en las filas francesas durante la Segunda Guerra Mundial e hijo de una empleada de limpieza que aún trabaja en el Banco de Francia.

La cartera de Justicia será ocupada por el líder del Modem, Bayrou (65), cuyo apoyo antes de la primera vuelta le permitió a Macron ganar las elecciones.

Pero el mayor éxito del nuevo presidente fue lograr la incorporación del famoso militante ambientalista Nicolas Hulot (62) al frente de un gran Ministerio de la Transición Ecológica. Hulot, conocido por su programa de televisión Ushuaia, había rechazado anteriormente los ofrecimientos de los presidentes Jacques Chirac, Nicolas Sarkozy y Fran-çois Hollande.

Por el momento subyugados por el "fenómeno Macron", la mayoría de los analistas interpretaron la formación del nuevo gabinete como un "exitoso ejercicio de equilibrio político" destinado a proseguir el trabajo de erosión de la derecha y la izquierda iniciado por Macron desde que creó su movimiento, hace 13 meses.

Como era previsible, el anuncio fue acogido con fuertes críticas por los líderes de LR, que destacaron que el mandatario sólo designó a tres personalidades del partido.

Conscientes de la profunda división del partido, los dirigentes de la derecha se esforzaron en disimular la crisis interna que estalló después de que un grupo de 170 diputados y alcaldes firmaron anteayer un documento en el que apelan a respaldar la política de "recomposición", de "mano tendida" y de "reconstrucción del país" que propicia el nuevo presidente.

Viejas glorias

También sumido en la crisis, el Frente Nacional (FN), de extrema derecha, descalificó al nuevo gabinete al definirlo como un "reciclado de viejas glorias".

Jean-Luc Melenchon, líder del movimiento de ultraizquierda Francia Insumisa, resumió sus críticas: "Es un gobierno de derecha. Punto".

Según la hoja de ruta fijada por el presidente, el nuevo equipo debe promover rápidamente la ley de moralización de la vida política, profundizar la reforma del código laboral y realizar amplios cambios del sistema educativo, sin olvidar la intensificación de la lucha contra el terrorismo jihadista.

Pero la principal prioridad de Macron y su equipo de gobierno será tratar de alcanzar la mayoría de diputados en las elecciones legislativas del 11 y 18 de junio próximos, imprescindible para aplicar su programa de reformas en los próximos cinco años.

En esta nota:
Te puede interesar